Libro: “Escupamos sobre Hegel”, de Carla Lonzi.

escupamos


PDF online


Les presentamos el libro “Escupamos sobre Hegel”, de la prolífica pensadora italiana feminista Carla Lonzi…. y a propósito de ella, acompañamos algunos conceptos.del escritor Maurizio Lazzarato que recientemente estuvo en córdoba...

“Hay dos cosas que el marxismo no comprendió: las guerras mundiales y los movimientos rebeldes de 1968… Son acontecimientos fundamentales del siglo 20. La Primera Guerra Mundial es importantísima, porque por primera vez toda la sociedad fue integrada a la producción, pero en la producción para la destrucción. El trabajo, la técnica, la ciencia, que debían ser las fuerzas productivas emancipatorias de la humanidad, se convirtieron en elementos de destrucción de la humanidad”.


Dice Carla Lonzi en Escupamos sobre Hegel…

“Por igualdad de la mujer se entiende su derecho a participar de la gestión del poder en la sociedad, mediante el reconocimiento de que aquélla posee la misma capacidad que el hombre. Pero la experiencia femenina más auténtica de estos años nos ha enseñado el proceso de devaluación global en que se encuentra el mundo masculino. Hemos comprendido que, en el plano de la gestión del poder, no concurren capacidades, sino una forma particular de alineación que es muy eficaz. La actuación de la mujer no implica una participación en el poder masculino, sino cuestionar el concepto de poder. Si hoy se nos reconoce nuestra imbricación a título de igualdad es, precisamente, para alejar aquel peligro.”

Jorge Rulli en Trinchera Por La Liberación Nacional

Todavía seguimos sin poder resolver nuestro Destino y reclamando saber de qué se trata

cabildo

Aún no tenemos certeza si las cintas que se distribuian entre la muchedumbre reunida en la Plaza, eran blancas y rojas por los colores de la Junta de Cádiz que reasumía la soberanía en una España ocupada por las tropas napoleónicas, o acaso tal como es muy probable eran blancas y celestes por los colores el manto de la inmaculada, con que se habían identificado en las recientes invasiones inglesas aquellos que lucharon contra los invasores.

Lo que sabemos es que los ánimos estaban caldeados bajo la llovizna tenue de Mayo, que muchos de los presentes en la Plaza llevaban preventivamente armas de puño y que la disposición a un enfrentamiento grave estuvo entre las alternativas posibles…

En esos momentos como en tantas ocasiones de nuestra Historia… el Pueblo quería saber de qué se trataba en los entrecijos del Poder…. No se soportaba más que otros decidieran por el común, y menos a espaldas del común….Todavía la mayoría de esa multitud, se sentían españoles, pero españoles americanos que era muy distinto,,, los padres y abuelos de muchos provenían de la península, pero habia abundante sangre criolla en ellos y la lengua que predominaba en ese Buenos Aires colonial era el guaraní….

Han transcurrido desde entonces más de doscientos años y todavía seguimos sin poder resolver nuestro Destino y reclamando saber de qué se trata…

Digo yo, ¿no será hora ya de que asumamos en nuestro interior y como propias y pendientes, tantas revoluciones y sueños frustrados o inconclusos y comencemos a llevarlos adelante por encima de tanto kiosco y pensamiento ramplón y venedepatria?

Jorge Rulli en Trinchera Por La Liberación Nacional

Nancy Giampaolo: Gran publicidad y pocos resultados Niunamenos: a la medida de todos


“De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social. Si una mujer vive para sí misma, yo creo que no es una mujer o no puede decirse que viva…”

Eva Perón

 

Quizás muchos de nosotros estemos poniendo en duda la existencia de una contraposición real entre kirchnerismo y macrismo, pero los medios de comunicación trabajan incansablemente para que creamos más en la realidad de la “grieta” que en la propia o la de nuestro vecino. Niunamenos, el fenómeno que tuvo el rarísimo “mérito” de ser aplaudido por casi todos los sectores que tienen alguna voz dentro del panorama político local, es un buen hilo conductor a la hora de reflexionar sobre el hecho de estar frente a dos modelos de país con demasiadas similitudes, aunque se presenten como opuestos.

Sin invalidar una causa justa (como toda que condene cualquier clase de violencia -institucional o privada- perpetrada contra el indefenso, sea mujer o no) la mirada crítica es saludable y necesaria, pero ninguno de los promotores de la consigna se ha molestado en abordar nuevas perspectivas para discutir. Pese a que nadie arribó a soluciones palpables, la violencia de género se transformó en un caballito de batalla del que echaron mano todos los grupos políticos, muchísimos intelectuales, artistas y formadores de opinión que no han sabido o querido asumir un debate real. Y los resultados de la falta de profundización, sumados al oportunismo, están a la vista: las estadísticas confirman aquel viejo axioma del periodismo que dice que si se difunde un hecho delictivo enfáticamente, probablemente haya réplicas (como sucedió con los secuestros extorsivos, las salideras y otras tantas olas criminales). Se puede argumentar que lo que aumentó es la visibilización del problema, pero lo concreto es que con toda la prensa y el grueso de la sociedad coreando la consigna Niunamenos no se logró que los casos catalogados como femicidio disminuyeran entre la primera y la tercera marcha efectuadas en Capital Federal. Al contrario, se reportaron más.

En el concepto “violencia contra la mujer” entran demasiados puntos que deberían ser revisados. La ley de acoso callejero, por tomar sólo un ejemplo, da para pensar: ¿por qué la misma sociedad que encomia o, en algunos casos, tan sólo soporta que Marcelo Tinelli lleve adelante un negocio millonario basado en la exhibición del cuerpo femenino en detrimento de cualquier otro aspecto (intelectual, espiritual) censura al tipo que por la calle espeta un “Si te agarro te hago un hijo” a una mujer en minifalda? Una posible respuesta pasa por lo económico: mientras una celebridad rica y poderosa puede burlarse de una mujer por televisión, el pedido de sanción apunta siempre al individuo carente de llegada a cualquier aparato de poder, como si él ejerciera la forma de cosificación más grave. Otra lectura puede ser aún más simple: el poder (mediático, en este caso) nunca actuará contra sí mismo. El culpable, como siempre, será el “tipo de la calle”.

El imperio de lo políticamente correcto

Podría decirse que la soja y la megaminería son pruebas aún más contundentes de la continuidad de un modelo con otro. Pero ni CFK ni Macri, incluidos sus voceros de Página 12, Clarín o La Nación, hablaron ni hablarán seriamente de estos negocios, mientras que el hombre de a pie cae fácilmente en la desidia: después de todo, el campo y las minas están lejos, podemos olvidarlos. Niunamenos, en cambio, apela a la buena conciencia, tiene que ver con el que está al lado o con uno mismo, identifica a una víctima y pretende ayudarla. Quien adhiere a esta causa puede jactarse de tener un objetivo ético y bien intencionado que, como si fuera poco, es furor en todo el mundo.

“Violencia de género” es hoy una frase que ejerce un influjo mágico sobre millones de personas. Se la usa, pero no se la piensa. Lo declamativo ha vaciado de significado a lo que pudo ser una movida verdaderamente ligada a la justicia, ahora disponible en el escaparate del chiquitaje ideológico. Cualquier mujer puede servirse de ella para falsear la verdad, extorsionar o manifestar su enojo con lo masculino, cualquier hombre puede repetirla para adornarse y todos los políticos pueden hacer un uso estratégico desde lo discursivo. Con el pretexto de “concientizar”, tanto los referentes tildados de progresistas como de reaccionarios, promueven la misma idea: la mujer es una víctima potencial del hombre. Su arma es la denuncia, aunque en general caiga en saco roto debido a la escasez de políticas y medidas genuinamente eficaces.

Los hombres que hoy asesinan, golpean, insultan, difaman, agreden y ningunean a las mujeres, son hijos de mujeres a las que no se responsabiliza de haberlos educado mal porque probablemente hayan sido víctimas de abusos a su vez. El medio social que enmarca todo esto es mucho más complejo de lo que los integrantes del Pro o el FPV aceptan públicamente, circunscribiendo el tema a una suerte de batalla entre los géneros. Sistemáticamente se soslayan las variables económicas, culturales, psicológicas y filosóficas que vienen detrás. Los dos polos de la “grieta” (tanto los referentes políticos como sus votantes) redujeron las soluciones a hashtags, marchas, notas en los diarios, performances, obras artísticas de todo tipo y grupos de facebook, sin disparar al acuerdo tácito entre policía y sistema judicial para dejar “tranquilas” a las víctimas reales o autoproclamadas, sin que unas u otras tengan una protección verdadera y comprobable después de hacer sus denuncias.

La falta de cuestionamientos o de un análisis profundo está relacionada a un blindaje mediático que excede la temática de género y plantea verdades parciales como si fueran dogmas. Del otro lado, la ingenuidad de miles de argentinos que se aferran a algo que parece estar por encima de las peleas entre los bandos aparentemente enfrentados que gobiernan, sin sospechar que el resultado último es la desunión de las masas. “Divide y reinarás” dijo el siempre vigente Maquiavelo. Una sociedad segmentada por género, preferencia sexual, nivel económico, nivel cultural, franja etaria, etnia, religión, moda y hasta marca de celular facilita a sus gobernantes la identificación de pequeños grupos que son potenciales “nichos” de mercado, aptos para enfrentarse y controlarse unos a otros. De ese modo, la idea de discutir con sinceridad términos como Pueblo, Nación o Patria, queda cada vez más lejos. Que las mujeres se concentren bajo un lema cuyos argumentos parecen diseñados para soslayar las causas culturales, sociales, políticas y económicas de la violencia, es otro síntoma más de una época en la que la libertad se pregona en la medida en que se pierde.

Trinchera Por La Liberación Nacional

María Argeri:Llevamos alrededor de cuarenta años de posmodernidad aplicada y cincuenta de proyectada

‘El pene es el causante del cambio climático’ deja en ridículo la ciencia feminista

Si el físico Alan Sokal dejó al aire las vergüenzas del posmodernismo, un filósofo y un matemático han hecho lo propio con los estudios de género.

Libertad Digital


Texto de María Argeri para Trinchera Por La Liberación Nacional

Un texto para Trinchera de María Argeri:

“Llevamos alrededor de cuarenta años de posmodernidad aplicada y cincuenta de proyectada. No se trató de un cambio filosófico como sostienen algunos científicos sociales –ya que la filosofía es reflexión con seriedad y método-, y mucho menos de un cambió histórico, sino de una manipulación de los juegos del lenguaje.

Manipulación de juegos de lenguaje cuyo objetivo era quebrar todas las normas y todas las certezas con la finalidad de que la globalización se impusiera rápida, sin traumas individuales y sin resistencias sociales que asumieran la forma de luchas revolucionarias. Había que pasar de un mundo regulado por las leyes de los Estados nacionales soberanos, al dominio de los mercados bajo la lógica de las finanzas globales.

La posmodernidad es discurso. Palabras en el aire. Creaciones de ficción. Ficción de cambio histórico que ocurre a velocidades supersónicas. Es dar rienda suelta a las subjetividades individuales e individualistas, en cualquier alocada proyección, ya que todo vale, siempre que no vincule las palabras con la realidad. Es lanzarse a las profundidades de las incertidumbres. Es abrir la puerta a la destrucción de todo orden, de toda certeza, de toda vinculación social que dure en el tiempo. Es cambiar las revoluciones, las barricadas y sindicatos por lo que acontece en el ombligo de cada persona.

La posmodernidad no fue el resultado de un cambio gradual histórico. Desde siempre, en cualquier civilización, han cambiado primero las relaciones sociales, económicas y políticas, posteriormente algunos intelectuales, mirando al pasado, analizaban esos procesos y les daban un nombre. Así pasó con la llamada modernidad. Primero empezó a acontecer en el transcurso de dos o tres siglos, después hubo quiénes la analizaron y le pusieron nombre a los cambios ya sucedidos en el pasado. Por ejemplo, en el siglo XIX, le dieron el nombre de “Renacimiento” a las transformaciones ocurridas en Italia entre los siglos XIV y XV. Es decir, primero aparecían las mutaciones, los cambios y posteriormente algunos los analizaban y les colocaban un nombre.

En cambio, la posmodernidad no sigue ese curso, opera al revés. Primero se la piensa, se la delinea, y después se la pone en marcha. Sus teóricos, funcionales a los amos de la globalización, la describen mientras la viven y la propician. De allí que una de sus consecuencias, a escala general, haya sido perder la analítica científica. La posmodernidad es una profecía autoanunciada pero en el instante. Mientras se la anuncia se la hace acontecer. En ese camino las palabras se despegan de las cosas y de las relaciones sociales. El lenguaje es un juego de puras ficciones. Es como vivir dentro de una novela que primero vamos escribiendo sus capítulos y a los pocos segundos, horas, meses y años los vamos viviendo. El soporte técnico para realizar este embrollo de lenguajes y de ruptura con el mundo real ha sido la cibernética, la informática y la inteligencia artificial. Una excelente confluencia que permite a los humanos despegarnos de la naturaleza y de nuestra estructura física. Todo es posible ahora en las realidades virtuales.
Ahora bien, podemos preguntarnos qué pasó. Si analizamos esos procesos bien podría suponerse que la humanidad, por lo menos, ha enloquecido y perdido el sentido de realidad. Pero tampoco podemos decir que los teóricos posmodernos estén locos, ya que la locura se viven en el mundo de lo real, jamás en la virtualidad. Para eso los posmodernos han inventado la “sola y pura cultura”. Nada hay fuera de la cultura. Pero la cultura posmoderna –a diferencia de ese entramado espiritual que solían describir los antiguos antropólogos- no conforma un orden, sino un juego de palabras, de imágenes, de libres invenciones. La cultura posmoderna no cohesiona pueblos, ni países, existe en la pura indefinición, en la liquidez de todos los vínculos. Y la principal máquina de inventar cultura son los medios. De allí que lo material y lo social se evaporaron y pasaron a jugar en un universo llamado “”construcciones imaginarias”. Pero construcciones imaginarias, no ya como marcos ideológicos y ficciones que siempre han estado presentes en todas las sociedades humanas, sino construcciones imaginarias de un absoluto inexistente que se auto remueve todo el tiempo, segundo a segundo. De allí que en esos planos nada pueda ordenarse, nada pueda cambiar, nada pueda revolucionarse.

¿Para qué y por qué se encaró este callejón sin aparente retorno? La respuesta es sencilla. Algo enunciamos en el primer párrafo. Era imperioso desarmar los efectos no deseados del Estado moderno y de la industrialización. Había que quebrar los poderosos sindicatos, desarticular los Estados nacionales y todas las instituciones sólidas de ese modelo como los ejércitos de leva, la educación pública formadora de mano de obra, la seguridad social, los partidos políticos y por tanto la soberanía territorial. Mientras, al mismo tiempo, se derrumbaban aquellas instituciones que venían del pasado y eran persistentes: la familia ampliada, la vida campesina y las sociabilidades pueblerinas. El eje espiritual de la posmodernidad es la incertidumbre. Seres lanzados a la nada. No se puede prever futuro, ni durabilidad en los vínculos. El entretenimiento en el propio ombligo es el reflejo de que ya no existen obligaciones, responsabilidad, analítica científica, convivencia duradera en el tiempo y mucho menos proyectos del común”.

 

 María Argeri para Trinchera Por La Liberación Nacional

LAS DERIVAS Y LOS DESAFIOS DE UNA GENERACIÓN QUE SUFRIERA LAS INFLUENCIAS TARDÍAS DEL SETENTISMO

santiago

¿Otra generación sacrificada? ¿Otra generación frustrada?… ¿tal vez mal encaminada….?
No pudo acaso esa generación joven de los años del retorno de la Democracia y de la etapa posterior del menemismo, sustraerse a la seducción de las memorias setentistas…
Lamentablemente, muchos fracasados que no derrotados, de aquellos años terribles de extravíos seguidos de masacres, lograron reproducir en esa generación joven muchas de sus propias penosas confusiones….
Como si la historia fuese una pesada losa tal como alguna vez dijera Marx, o una piedra con la que no pudiera dejar de volverse a tropezar, cuando en cambio para nosotros fuera siempre una guía, un camino que debíamos seguir…
Cuanto habrémos polemizado con esos chicos del FANA de la Facultad de Agronomía de la UBA en los finales de los años noventa, cuando todavía podía modificarse el curso del modelo de la sojización compulsiva que se implantaba al galope de los acontecimientos, cuando todavía la confusión ideológica entre la propiedad y el uso de la tierra perduraba en una izquierda crónicamente despistada, pero cuando todavía no se habian inventado los silos bolsas y cuando los pooles de siembra eran todavía una novedad, cuando la cátedra de Agronegocios del negro Ordoñez en la FAUBA no llevaba sino un año o dos de formación de cuadros para los Agronegocios, cuando solo teníamos aprobada la Soja RR y no treinta o más eventos transgénicos tal como ahora, en gran medida gracias al progre camporismo….
Pero no habia caso, ellos eran pibes sanos de clase media, buenos pibes preocupados por una sociedad profundamente injusta, pero estaban cautivos por gente como Walter Formento que les enseñaba marxismo leninismo, en realidad les enseñaban a escaparse de la realidad crucial del momento y en el largo plazo tal como hoy se comprueba en el mundo global, a integrarse por izquierdas al Capitalismo…
Hoy, veinte años después, paradójicamente ese mismo personaje asesora al triunvirato progresista de la CGT, que por otra parte, continúa ignorante de un modelo en que la mitad de la población argentina carece de mayores opciones que el cartoneo o el asisencialismo….
Y los pibes del FANA de agronomía, estudiantes jóvenes influenciados por aquella izquierda jamás nos creyeron en aquellos años decisivos, y cuando les pedimos dialogar nos reclamaron sentarnos en una mesa redonda con Gustavo Grobocopatel o con Héctor Huergo para debatir sobre la llamada Revolución Verde, porque querian escuchar las dos campanas…
Querían escuchar las “dos campanas” para luego decidir qué hacer o en qué posición quedarse….
¿Las dos campanas? Cómo vamos a sentarnos con los que estaban implementando un modelo genocida, les dijimos….
Y para ellos desde ese momento fuimos simplemente sectarios y excluyentes… se cerraron a nuestras demandas y prefirieron escuchar al gordo Grobo… y continuar estudiando marxismo……
Los revolucionarios fracasados de los años setenta lograron de esa manera reproducir en ellos sus costados más penosos… y el lider del MOCASE fue el ex cura Estrapassón y en las asambleas campesinas volvieron a colgarse retratos del Roby Santucho…y la lucha campesina fue el parque temático de Quimilí…. y cada ingeniero o Sociólogo que se recibía, tal como el mendocino Montón, jefe de la CLOC, la corrdinadora campesina de América del Sur, podia optar entre laburar en una multinacional del agronegocio o ser un posible lider campesino…. hasta que al final, unos y otros se encontraron en las mismas Mesas de Diálogo del Obispo Lozano en Añatuya y firmaron acuerdos manifestando que la sojización y la agroecología campesina podian coexistir, que ellas no eran incompatibles.. y todos comieron perdices en el Movimiento Evita con grandes retrátos de Néstor y Cristina, diciéndose como nos dijera alguna vez Grabois, que el modelo de la Soja GM lamentablemente no podía cambiarse, pero que se le podian comer los bordes tal como lo harían las colonias bacterianas….. .
Y ahora estamos más allá de los extravíos y de los simulacros, estamos experimentando sus consecuencias directas que son el macrismo y el Gobierno de los empresarios y la deuda externa, los unos y los otros sintiéndose derrotados que penosamente todavía no fracasados, los campesinos por supuesto librados a su suerte…. es la hora del llanto y del rechinar de dientes, la hora de los reproches y del examen de conciencia…
Quizá podamos retomar caminos de lucidez y de conciencia, tal vez podamos no ser necesariamente bomberos tal como ocurre con la mayoría de los antiguos incendiarios, y podamos por el contrario hallar modos de actuar más dignos, modos que implican necesariamente una cierta reflexión y podamos tratar de comprender lo sucedido, librarnos de los falsos liderazgos, reconocer y recuperar el imprescindible respeto supremo y total a la gente de pueblo y saber que el propio rol no es el de vanguardia iluminada o de mera ayudantía a la pobreza, sino el de riesgo y sobretodo el de servicio a la comunidad……..

Jorge E. Rulli Trinchera Por La Liberación Nacional


Hérnán J. Trebino del INTA prohibió el uso de la palabra agrotóxico en su institución.


Carta Abierta a Hernán J. Trebino de Manuel “Maño” Vera

Estimado Hernán, te escribo desde el corazón, porque si lo hiciera desde la razón otros serían los términos. Te escribo también desde el lugar de la memoria. Esa memoria que cada tanto y hoy especialmente a muchos les molesta. Y justamente estoy mirando las fotos que tenemos en común, fotos de hace 30 años ya. Las de las pasantías en Santiago del Estero y las del FANA, las listas, las consignas.

Luchamos y trabajamos para cambiar la mirada “pampena” y para convencer que era necesario construir una Facultad que pudiera mirar también a las Economías Regionales, a los campesinos y darles respuestas a sus complejas y silenciadas problemáticas …. Luchábamos -en síntesis- por una “Nueva Agronomía”, tal el lema de nuestra bandera. ¿Te acordás?
Y en ese repasar en la memoria miro una foto en la que estás sentado en el patio de un rancho campesino haciendo una encuesta y otra en dónde aparecés junto a nuestro desvencijado colectivo en medio del monte santiagueño. Siempre con tus infaltables “pantalones de gimnasia” como se decía en aquella época. Me aterra pensar que toda esa naturaleza que nos maravillaba, nos enseñaba y nos comprometía esté hoy arrasada por las topadoras que preludian el horroroso desierto verde de la soja.
Esa “soja” con la que conscientemente simplificamos e incluimos al agronegocio, a las multinacionales, a los pools de siembra, a los jueces y comisarios corruptos y cómplices, a las guardias blancas que amenazan y asesinan campesinos para quedarse con sus tierras; a la falsa y ostentosa “tecnología de punta” que impacta con su particular “precisión” contra pueblos y escuelas con el sofisticado veneno.

Me subleva pensar qué habrá sido de esas familias campesinas cuyo rancho y cuyo calor nos fueran ofrecidos humildemente y con el cual estrechamos un vínculo sagrado, un abrazo de militancia y compromiso.

Ese volver porfiado e incisivo de la memoria que interpela, que refresca puntualmente lo que prometimos y lo que hicimos, nos reclama: en qué momento de la secuencia nos perdimos….

¿En qué momento tus mishi ñawi (ojos de gato, como te decían las viejas quichuistas santiagueñas, te acordás?) se olvidaron de lo que vieron? ¿En qué momento te llenaste de títulos, postítulos, cargos y descargos, prestigio, auto y propiedades y te vaciaste de toda esa realidad y necesidad que pudimos tocar con las manos, leer con el corazón y afirmar desde la razón y la ciencia? ¿En qué momento tomaste la decisión de volverte el burócrata (uno de esos Dinosaurios de INTA) que supimos criticar, combatir y denunciar? ¿Te consumiste acaso dentro de un grueso y gris Curriculum? ¿Te convertiste en una gris página de catálogo y de diccionario técnico?

Vos como todos nosotros y más que nadie deberías acordarte que alguna vez levantamos las voces como estudiantes porque la elevamos junto a la voz del pueblo y que al Pueblo NADIE LO MANDA A CALLAR..

No hablo desde la bronca, hablo desde la tristeza que me causa tu presente de censor de tus colegas y apuntador de las multinacionales de la muerte. Sé que tuvimos nuestras discusiones y chispazos, cambios de pareceres que nunca disminuyeron mi estima y mi afecto. Las hermandades que se forjan al calor de esas pequeñas hazañas que hicimos son fuertes y profundas como raíces de quebracho. Pero esto me deja fulminado como un rayo. Ojalá, pienso, podamos discutirlo cara a cara para desearte –pedirte- que puedas volver –que volvamos- a esas fuentes. Porque nunca es tarde para volver a través de la memoria, que es clara y generosa.

Con el mismo miedo que tengo a volver a Santiago a explicarle a esa gente nuestro fracaso como profesionales y sociedad que no pudo construir una “Nueva Agronomía” que la incluyera, confío en que aún estemos a tiempo, porque de esos montes de profundo aprendizaje nació -y aún canta en esas chacareras que tanto festejábamos- la noble Resistencia.

Manuel “Maño” Vera Facebook de Manuel “Maño” Vera

La reunión del último martes o sea del día de ayer 16 de Mayo, ha sido la más participativa

fotoeltoro

Foto del evento en El Toro Bar do Bar

La reunión del último martes o sea del día de ayer 16 de Mayo, ha sido la más participativa, expusieron todos cuántos tenían algo que decir, no solo sobre el Peronismo sino sobre sus propias actividades y particularmente volcando opiniones en cuánto a lo que se debería hacer….

Se insistió en trabajar en redes e ir motivando que aparezcan nuevos nucleamientos rebeldes, se expresó que existen muchos y que deberían irse conectándo.

Se dijo que habría que levantar la vara, o sea dar el ejemplo de alzar banderas y objetivos honorables, dado que son muchos los que tienen los ojos puestos en esta actividad y se trata de ir generando frente al desánimo y al desaliento generalizado, mayores ambiciones en función de poder rescatar una tradición revolucionaria….

El Volver a Perón que nos proponemos, hoy implicaría la contestación y una creciente movilización, y ello debería expresarse en las paredes, en el uso de la palabra indignada y de la pluma como propaganda y como testimonio de una mayor lucidez y de la anticipación de un tiempo por venir. Se debatieron diversos modos de generar debates a propósito de que alguno de los compañeros intentaron comprometer a dirigentes de ATE para que se escucharan otras campanas y ellos se negaron rotundamente a la posibilidad de que alguien hechara dudas sobre la persona de Cristina. . a tal grado de enajenación y de espítu faccioso se ha llegado…

Se dijo que, no obstante ello habia que insistir, que es posible que existan otros espacios como el del Club del Encuentro en Tigre donde se nos invitó, en que se acepte escuchar cuestiones que tienen que ver con la recuperación del sentido común y con el rescate de la tradición revolucionaria del Peronismo. Se quedó en rumiar estas ideas cada uno de los presentes y en multiplicar el esfuerzo. Que cada reunión quincenal permita compartir novedades de extensión de la rebeldía peronista y de la profundización de los debates para recuperar la identidad que extraviamos o que nos tergiversaron…

Trinchera Por La Liberación Nacional

Jorge Rulli en “Los Protagonistas”


Programa “Los Protagonistas” de Bernardo Elffman


Audio de la entrevista:

Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página


Grupo en Facebook: Trinchera Por La Liberación Nacional


Hoy, 16 de Mayo, Charla Debate con Jorge Rulli en El Toro Bar do Bar en Parque Chacabuco a 9 cuadras de la estación Primera Junta en Caballito.

eltoro

Más información sobre la Charla-Debate del 16 de Mayo