Inteligencia artificial en la cotidianeidad y sin ningún cuestionamiento

Fuente  Jornal De La Universidad de San Pablo


Audio de la entrevista a Fernando Osório (en portugués)


Fernando Osório es docente del Instituto de Ciencias Matemáticas y de Computación (ICMC) de la Universidad de San Pablo.
En la entrevista elogia a Uber, dice que ayudó a crear trabajos también dice:

“Claro que va a causar una recolocación de esas personas, sin embargo quien va a decidir si es desempleo o recolocación es el patrón. La robótica no es la causadora del desempleo, sino que puede serlo la ganancia de algun empresario”.


Después comenta sobre diferentes vehículos sin conductor sobre todo para aquellos vehículos que realizan tareas altamente contaminantes, como en las minas o pulverizando agrotóxicos!

Obvió que no cuestiona para nada si está bien o mal tirar agrotóxicos, por las dudas los llama de defensivos para no enemistarse con sus patrocinadores.

“Asociados con una empresa de implementos agrícolas, el Laboratorio adaptó la tecnologia de percepción visual para que sea aplicada en pulverizadores usados en el campo. “La aplicación de defensivos exige la presencia de una persona cerca para controlar a la pulverización y desviar a la máquina de obstáculos, expondiéndola continuamente a substancias tóxicas”, cuenta el investigador. “Para evitar riesgos a la salud fue desarrollado poe la empresa, junto con la USP, el protótipo de un pulverizador autónomo dotado de visión computacional capaz de reconocer los caminos y evitar daños al equipo”.”

Agencia USP de Noticias


Lo que importa es que no se dañe el equipo, no importa que el ambiente esté todo contaminado…

¿Qué clase de profesionales se están formando?

Sin entender lo que se viene

Siempre me sorprende cuando alguien que creo que tiene una cabeza más abierta elogia a Uber.

Me pasó con el escritor Marcelo Rubens Paiva, un escritor brasileño que defiende posiciones progres cuando comparó a los primeros punks con uber.

Incluso escribió que los primeros punks era una uberización de no se qué…

“Otro aspecto que unió a esta generación [la generación Punk] fue el lema punk “do it yourself” (“hazlo tú mismo”), que hacía posible que cualquier joven, incluso con poca o ninguna habilidad, pasase a actuar en el área de interés. Por lo tanto, quien queria hacer teatro, subia a un escenario; quien queria tener una banda, se conseguía una guitarra, un amplificador, un bajo y una bateria, y tocaba lo suyo con sólo tres acordes; quien queria escribir, trataba de colocar en el papel en libros, diarios o revistas sus impresiones sobre la vida.”

Hay reflejos del Punk en la uberización del mundo dice Marcelo Rubens Paiva

No entiendo qué tiene que ver algo así con Uber, escribí algo sobre eso acá.

El sábado 10 de junio Daniel Link escribió en el diario Perfil:

“En las ciudades civilizadas, cuando uno necesita ir de un punto a otro en auto tiene prácticamente una sola opción, para la cual ya existe un verbo: uberear. Uber ofrece un servicio de altísima calidad, previsible y con un costo que, la mayoría de las veces, equivale a la mitad de lo que un taxi cobraría por el mismo servicio.

El uso es sencillísimo: se elige en el celular el punto de partida y el destino, el auto que uno necesita (para cuántas personas y con cuántos bultos), la calidad del vehículo (normal o lujoso), la calificación del chofer y la música que uno quiere escuchar. Se puede programar un viaje con antelación y no habrá suspensiones. Mientras se espera (no más de tres minutos), se siguen los movimientos del autito cuya patente se conoce en un mapa. Los autos están en impecables condiciones y la ruta no dependerá del capricho del conductor (cuyo nombre también aparece en la aplicación) porque está prefijada.”

Columna de Daniel Link en el diario Perfil

Daniel Link no entiende como funciona el servicio:

” El menor problema puede ser denunciado y uno recibe un crédito inmediato.”

Es obvio que él no sabe toda la presión a la que están sometidos los conductores Uber que si tienen un promedio menor a de 4,5 o 3 quejas pueden ser suspendidos por la plataforma, tampoco sabe que los conductores Uber al poco tiempo adquieren todos los vicios de los taxistas.

““El promedio de calificación o estrellas es lo que hace que nosotros sigamos operando, lo que pasa es que la empresa ha empezado a suspender choferes que tengan tres calificaciones malas en un mes o que el promedio sea de 4,5 estrellas”

La Prensa Libre

Algo más que me demuestra la ignorancia de Daniel Link:

“En la ciudad de Buenos Aires, agobiada por las mafias del asfalto, uberear es casi clandestino, la tarifa que se aplica es “dinámica” (es decir, el viaje puede llegar a costar cualquier cosa) y hay que pagar en efectivo porque el Gobierno y la Justicia tomaron partido en favor de los mafiosos. Así estamos: condenados a los taxis, a ese servicio caduco, a la hediondez, a las conductas erráticas, al capricho del conductor y sus opiniones fascistas.”

Columna de Daniel Link, diario Perfil


Y no, no es que sólo en Buenos Aires Uber cobra las tarifas dinámicas las cobra en todos lados, incluso eso generó muchísima bronca cuando la gente necesitaba transportarse con urgencia. Sólo recordar lo que pasó con el Huracán Katrina en Nueva York, con el atentado al café en Sidney, Australia, durante los atentados en Paris, en San Pablo ante un problema con los trenes y así siguiendo.

Suponer que las tarifas dinámicas son una exclusividad de Buenos Aires es no saber mucho sobre Uber.
En el programa de humor brasileño Zorra hicieron un sketch mostrando toda la presión a la que están sometidos los conductores y su búsqueda por agradar a los viajantes:


Si no puede ver el video en el blog, vealo donde está alojado el video


Me pregunto:

  • ¿Saben cómo trabajan los conductores Uber?
  • ¿Investigaron un poco sobre qué pasa con esa empresa?
  • ¿Pensaron sobre qué pasaría si en su profesión se vieran obligados a tamaña competencia desleal?

Y muchas cosas más, no es difícil encontrar relatos que cuestionan seriamente a esta aplicación, en este humilde blog colgué a varios artículos.


Un periodista trabajó como conductor Uber en San Pablo y vió que muchos de los vicios de los taxistas se reproducen en los conductores Uber

Si no lo puede ver en el blog, vealo donde está alojado el video


Pero algunos intelectuales están viendo cierto aliento en la nuca con todas estas nuevas plataformas que precarizan los trabajos y que alteran a algunos mercados (para peor).

De un post del blog de Guillermo Schavelzon :

El gran depredador. El avance, a cualquier costo, de algunas empresas, es tan vertiginoso como la velocidad con que nos están arrastrando a la jungla. Lo increíble es que el final, pareciera no ser otra cosa que su propia destrucción. Pienso en los ingenieros que están diseñando los robots que reemplazan a los operarios en las fábricas de automóviles, robots que en pocos años ya no necesitarán ingenieros, porque se diseñarán a sí mismos. A esto quiero referirme, a lo que se anuncia como un gran avance, y parece todo lo contrario. Como lo que llaman “economías colaborativas, donde la “colaboración” consistente en que unos trabajan casi por nada, y otros se llevan casi todo.

Lo de Amazon no es neoliberalismo, ni capitalismo, ni libre mercado: es depredación. Son empresas que avanzan a una velocidad muchísimo mayor que las leyes que las regulan, que llegan siempre después del estrago. La “regulación”, tan mala palabra en los regímenes económicos vigentes, solo llega cuando ya es tarde (en el mundo del libro, y en el de la banca también). Las leyes antimonopolio existen desde 1890, se sancionaron para que los estados protegieran a la parte débil, los ciudadanos, evitando que un player o dos, fijen las leyes del mercado, imponiendo precios y condiciones, y en el caso del libro, selección de contenidos también.

Son leyes que, aunque siguen existiendo, se ha relajado al máximo su aplicación, pese a que la cuestión de los monopolios nunca fue tan determinante como en la era digital. Valiéndose siempre de un lenguaje encubridor (“economías colaborativas”), las corporaciones informáticas nos están colando verdaderos cárteles, que acaban con el negocio inmobiliario, el del taxi, el reparto de mercancías, y decenas de actividades que daban trabajo a la gente, con salarios de una mínima dignidad.

Empresas que, en lugar de seguir contratando lobistas en el congreso de Estados Unidos, se compran, como hizo Amazon, el Washington Post.

blog de Guillermo Schavelzon


Es importante que desde diferentes lugares se empiece a cuestionar a repensar sobre estas plataformas, sobre regular a estas empresas depredadoras.

Lo que no deja de entristecerme es cuando algunas personas, que consideraba con una cabeza diferente, hacen un elogio totalmente acrítico hacía Uber u otras plataformas de este tipo.

Suponer que las tarifas dinámicas son una exclusividad de Buenos Aires es no saber mucho sobre Uber.

Qué pasará cuando Amazon les diga a Marcelo Rubens Paiva o a Daniel Link qué es lo que tienen que escribir o le rechazan un libro porque el misterioso algoritmo les dice que no…

Es una pena que si desde una onda progre se lo ve a Uber como algo deseable habrá muchos otros siguiendo este ejemplo y se hace más difícil repensar o cuestionar a toda esta modernidad.


En The Guardian se preguntan qué otro escándalo más tendremos que esperar para dejar de usar esta aplicación?


Parece que la cultura de trabajo dentro de Uber no era muy saludable para las mujeres.

Director de Uber se toma licencia por tiempo indeterminado

La firma de Holder, Covington & Burling LLP, y otro bufete, Perkins Coie, fueron contratados para investigar en forma independiente luego que una exempleada reveló acoso sexual rampante dentro de Uber.

Susan Fowler publicó un blog en febrero en el que expuso detalladamente el acoso sexual durante un año que trabajó en Uber. Denunció a un directivo que le hizo propuestas indeseadas el primer día de trabajo, y se le dijo que sería regañado, pero nada más, debido a su “elevado rendimiento”.

Los investigadores de Holder realizaron más de 200 entrevistas con empleados y exempleados, entre ellos algunos que conocían las denuncias de Fowler, según las recomendaciones del bufete.

Luego del blog de Fowler, Uber realizó cambios en recursos humanos e instaló una línea telefónica para recibir denuncias de los empleados. La semana pasada, la empresa despidió a 20 personas, entre ellas algunos directivos, por recomendación de Perkins Coie. Esta firma investigó 215 denuncias de acoso sexual, bullying y represalias por denunciar problemas. Otras 57 quejas estaban siendo investigadas.

El Nuevo Herald

¿Qué tan bajo tiene que caer Uber antes de que dejemos de usarlo?

The Guardian

De reclamos por acoso sexual a la adquisición de los expedientes médicos de una víctima de violación, la reputación de Uber va de mal en peor – pero con poco efecto en su balance final.

Este es un patrón que se está volviendo claro: una historia de noticias revela que Uber se ha involucrado en un comportamiento ilegal, poco ético o simplemente grosero. Uber jura a medias que es una excepción, o que está en el pasado, o que en realidad de todos modos es la ley la que está mal. Todo el mundo expresa su indignación, argumentando que esta es seguramente la historia que le pondrá fin a Uber al hacer que sus clientes / inversionistas / empleados lo abandonen en masa. Y Uber continúa creciendo y consolidándose en la vida de millones de clientes.

Podías verlo esta primavera, cuando Uber sumergió en un escándalo de acoso sexual de la que todavía está tratando de salir. Primero un empleado, luego un goteo, luego una inundación, se presentaron con alegaciones de que el ambiente de trabajo de la compañía era hostil a las mujeres, y que a los de RR.HH. sencillamente no les importaba.

El CEO de Uber, Travis Kalanick, anunció una investigación externa, pero cuatro meses más tarde la descartó despidiendo a 20 personas , y justificando a casi 100 otras quejas, en una reunión de todo el personal.

El escándalo de acoso sexual ha sido uno de los incidentes más dañinos para la compañía, pero de ninguna manera el único – ni siquiera el único que lo golpeó esta primavera. En marzo, se reveló que la compañía había “greybaleado” [Greyball era el programa que usaba Uber para que sus conductores zafaran de posibles controles policiales] a las fuerzas de la ley, ocultando a sus vehículos de ellas en un esfuerzo para zafar de los intentos para atrapar conductores en las ciudades donde la aplicación está prohibida. Una semana después, la compañía anunció que ya no usaría la herramienta.

Más tarde ese mes, se reveló que la compañía había reveló que habían violado las normas de Apple en un esfuerzo por combatir el fraude en China, manteniendo un registro de dispositivos específicos que eran reinstaldos. Tim Cook fue a ver a Kalanick personalmente a Cupertino para regañarlo con el fin de detener a Uber en su violación de las reglas.

A lo largo de todo esto, Uber también se ha enfrentado a escándalos gemelos en su división de automóviles sin conductor, una parte de la firma que Kalanick ve como existencialmente importante para su futuro. En primer lugar, lanzó un programa de pruebas en San Francisco sin el permiso para hacerlo, forzándolo a retirar el programa y trasladarlo a Arizona – pero no antes de que uno de sus automóviles sin conductor fuese filmado pasando una luz roja.

Uber afirmó que el incidente fue “error humano”, pero también se produjó en febrero cuando se reveló que el coche había estado bajo el control a través de IA [inteligencia artificial] en ese momento – el único error “humano” fue que la persona que supervisaba a la IA no se dio cuenta de que estaba a punto de violar la ley e intervenir.

Luego, Uber entró en una larga y costosa batalla legal con la compañía de autos sin condutor de Google, Waymo, por las acusaciones de que un ex empleado de Waymo había robado secretos comerciales cuando se había unido a Uber. La demanda sigue en curso, pero Uber ha despedido al empleado en cuestión.

Y nada de esto ni siquiera toca las cuestiones generalizadas del papel de Uber en la creación de una nueva forma de trabajo precario, lo que lleva a sus trabajadores – no, legalmente, empleados, y por lo tanto que no pueden exigir cosas como pago por enfermedad, vacaciones o seguridad laboral – luchando por sindicalizarse y luchar por sus derechos.

A lo largo de todo esto, el hashtag #DeleteUber ha burbujeado. Primero se desplegó en febrero, cuando Uber fue acusada de aplastar una protesta contra los impedimentos para quienes viajan a Estados Unidos   al desactivar las tarifas variables que las encarecían en los lugares cercanos al aeropuerto JFK de Nueva York, y ha resurgido cada vez que otro surge otro escándalo. Sin embargo, los números involucrados parecen pequeños, y no ha habido ninguna indicación de que sirvió para afectar a la empresa para nada.

En su lugar, Uber ha entrado en esa parte rara del mercado, junto a compañías como Ryanair y Sports Direct, donde el desagrado es ahora una parte asumida de la marca. Claro que a algunas personas les gusta la empresa. Pero muchas no lo hacen, pero también saben que es más barata que la competencia.

La pregunta para los clientes de Uber con cada nuevo escándalo ya no es “esto es malo”, “esto es odioso” o incluso “esta es una empresa a la que puedo seguir apoyando moralmente”. Simplemente es “estoy lo bastante sorprendido por esto para cambiar mi punto de vista por uno peor”. Y Uber ha llegado al escenario donde aparentemente no hay nada bajo que pueda llegar a sorprenderle a la gente. En cierto sentido, es indestructible.

Tal vez el último escándalo – los informes de que un ejecutivo de Uber de alguna manera adquirió la historia clínica de una cliente de la india que había sido violada por uno de los conductores de la compañía, y los compartió con otros ejecutivos, incluyendo a Kalanick, para poner en duda su afirmación e incluso apuntar a un competidor – es algo que shockeará a los partidarios de Uber, y sus apáticos clientes, en dejar de usar esa aplicación.

Pero ya, las ruedas están girando. El ejecutivo ha sido despedido. Arianna Huffington, miembro del consejo de Uber y magnate de los medios de comunicación, ha dicho que Kalanick está creciendo como persona -como prueba cita el hecho de que ahora medita en la sala de lactancia de la compañía– y está “en el lugar para tomar buenas decisiones ahora”. Una elección en el Reino Unido, y un director del FBI testificando contra el presidente en los EE.UU., está moviendo la agenda de noticias. Pronto, el próximo escándalo se producirá, y comenzará de nuevo.

Uber está usando inteligencia artificial para cobrar lo máximo posible

Vice

Ahora, más que nunca, investigadores y críticos de la empresa temen lo que la compañía usa para trazar perfiles de sus clientes.

En las últimas semanas, funcionarios de Uber alegaron que la empresa estaria cobrándoles a sus clientes indebidamente y dejando de repasar ese dinero ae sus conductores. En respuesta a estas acusaciones, el último viernes [19/5], Uber confesó usar, en un artículo publicado por Bloomberg, un software capaz de calcular cuanto los clientes estarían dispuestos a pagar por determinado viaje.

Esta revelación confirma las sospechas de críticos como Ryan Calo, de la Universidad de Washington, y Alex Rosenblat, del Instituto de Investigación D ata & Society, ambos de los Estados Unidos. Los dos escribieron un artículo preocupante en el que afirmaban que Uber utiliza datos de sus clientes para actuar de forma depredadora — elevando los precios de los viajes en base a los ingresos promedio de sus clientes, por ejemplo.

El nuevo sistema de estimación de precios de Uber no se encaixa exatamente na teoria dos dois pesquisadores, mas o resultado final é o mesmo. Em resumo, o Uber usa dados relacionados a certas rotas para oferecer a seus clientes diferentes preços com base em seu destino final.

Esto no es exactamente lo que Uber está haciendo con lo que llama “precio basado en los trayectos”, pero el resultado final puede ser el mismo. Básicamente, Uber utiliza todos los datos que tiene sobre el comportamiento del cliente a lo largo de rutas particulares en una ciudad determinada para ofrecer a diferentes clientes tarifas basadas en dónde van. Para entender como este sistema afecta a grupos menos favorecidos, un trecho del artículo publicado por Bloomberg:

[Daniel Graf, jefe de Productos de Uber] afirmó que la empresa utiliza técnicas de aprendizaje automático para estimar cuanto determinados grupos estarían dispuestos a pagar por un viaje. En resumen, Uber calcula la propensión de sus clientes a pagar más por un cierto viaje en determinada hora del día. Un ejemplo: a un pasajero viajando desde un barrio rico a otro barrio de similar nivel se le puede cobrar un valor mayor que alguien viajando hasta una parte más pobre de la ciudad, aunque la demanda, el tránsito y la distancia sean las mismas.

Esto significa que las personas ricas pueden terminar pagando más por un viaje, en promedio, en caso de que ellas se desplacen diariamente, digamos, del centro de la ciudad a un barrio de clase media alta. Por otro lado, las tarifas de clientes de bajos ingresos también pueden ser multiplicadas en el caso de que ellos viajen frecuentemente de un barrio periférico hacía otro. Es importante aclarar que, según Uber, estos cálculos no tienen en consideración información sobre clientes específicos, sino sobre grupos demográficos.

“Uber ya justificó mucho su crecimiento con la idea de que seria un complemento al transporte público”, dijo Rosenblat por teléfono. “Si la conclusión fuera que ellos pueden cobrar más de habitantes de áreas carentes, esto contradice el relato original de Uber.”

Uber ha forjado alianzas con el sector de transportes de varias ciudades estadounidenses; en la pequeña ciudad canadiense de Innisfil, por ejemplo, la empresa ofrece, actualmente, el único servicio de transporte subsidiado. Sin embargo, cuando cuando la administración del transporte público es de responsabilidad de un municipio, el cálculo de las tarifas se basa en el equilibrio entre precios accesibles y el costo de mantenimiento del servicio, y no en la búsqueda desenfrenada por ganancias.

“¿Cómo pueden los usuarios estar seguros de que Uber no decidió que ellos, especificamente, dben pagar más?

“Cobramos diferentes tarifas en base a las elecciones de nuestros clientes para que así podamos atender a más pasajeros a un precio accesible”, dijo un vocero de Uber en un comunicado enviado por email. “Los pasajeros siempre sabrán el costo de un viahe antes de pedir un Uber, y los conductores, además de recibir un pago consistente con su desempeño, siempre sabrán cuanto paga cada pasajero y cuanto es descontado por Uber en cada viaje”.

Teniendo en consideración las anteriores transgresiones de Uber, como la polémica herramienta “Greyball”, que usaba datos de pasajeros para despistar a los agentes de trânsito, Rosenblat afirma que Uber puede usar su nuevo sistema de precios para aumentar las tarifas de clientes específicos, y no sólo las tarifas de cualquier viaje que pase por cierta ruta.

“Uber definitivamente tiene un historial de uso información personal para trazar el perfil de sus clientes”, dijo Rosenblat. “¿Cómo pueden los usuarios estar seguros de que Uber no decidió que específicamente ellos deben pagar más?”

Hasta ahora, la palabra de Uber es nuestra única garantia.

San Pablo, Brasil: Pasajeros de Uber relatan desde robo a asedio por conductores de la aplicación

Folha de São Paulo

THIAGO AMÂNCIO
DANIEL CASTRO
PAULO GOMES
DE SÃO PAULO

14/05/2017

Noche de mayo de 2016, zona oeste de São Paulo. Jéssica toma un Uber para llevarla a una casa nocturna. Durante el viaje, el conductore le dice que es linda, intenta convencerla a cenar con él, le dice que se van a casar y, horas después de dejarla en su destino, se queda alli, en la puerta de la casa nocturna, esperándola salir.

Mañana del mismo mes, aeropuerto de Guarulhos. Evandro llega en un vuelo internacional y llama a un Uber para llevarlo a su casa. Iniciado el viaje, el conductor atiende a una llamada y le pregunta si no hay problemas en buscar a un pariente que necesita resolver un problema por el trayecto. El “familiar” entra en el auto y, armado, anuncia un secuestro relámpago.

Estas son algunas de las acusaciones a conductores de la aplicación registradas en denuncias policiales del Estado de São Paulo. Folha analizó las 1.120 denuncias en las que aparece la palabra “Uber”, hechas entre enero de 2015 y febrero de 2017 y obtenidas por esta nota por medio de la Ley de Acceso a la Información.

De estas, 684 tenían relación directa con la aplicación, que domina cerca de 90% de este tipo de servicios en la ciudad.

La mayor cantidad de denuncias se refiere a robos, hurtos y secuestros relámpago (319), conflictos con taxistas (153) o accidentes de tránsito (135). En la mayoria de los casos, los conductores de la aplicación fueron víctimas de crímenes. La municipalidad estima en cerca de 50 mil el número de autos de aplicación que circulan por la ciudad.


conductorautor

Denuncias donde el conductor fue el autor: Accidentes de tránsito, Amenazas, Conflictos con el pasajero, conflictos con taxistas, lesión corporal, otros.


conductorfuevictima


Hay, sin embargo, uma serie de quejas por crímenes practicados por los profesionales que dirigen para la empresa, aunque sea un servicio anunciado como seguro para los usuarios por la posibilidad de rastrear el recorrido e identificar al conductor. Uber dice mantener diferentes medidas de prevención.

OTRO LADO

Cuestionada sobre las denuncias contra sus conductores, Uber informa que todos pasan por un “extenso chequeo de antecedentes penales”.

La compañía destaca como medida de seguridad la herramienta de compartir en tiempo real del trayecto del viaje. “Todas son rastreadas por GPS, y el usuario siempre puede compartir el trayecto.”

Líder en el mercado en São Paulo, Uber da como ejemplo como medida preventiva la exigencia de que el usuario que opte por el pago en efectivo informe su número de documento -para cohibir llamados de posibles asalto a sus conductores.

Ya la Secretaria Estadual de Seguridad Pública de São Paulo dice que “la actuação de las policías siempre tiene en consideración la nueva dinámica adoptada por criminales que actúan por medio de aplicaciones de transporte, actividad reciente en el país”.

Sobre los casos relatados en el artículo, la Secretaría informó que ambos siguen en investigación, excepto el de Larissa, que no quiso darle seguimiento. Ya Uber dijo que no identificó a ningún viaje en las circunstancias relatadas por Evandro, víctima de secuestro relámpago.

Las principales competencias de Uber, Cabify y 99 tienen políticas semejantes de seguridad, con algunas diferencias.

99 le permite al conductor deshabilitar el medio de pago en efectivo en cualquier momento. Ya Cabify hace reuniones de personal con los candidatos a conductores y exige exámenes toxicológicos. En otros países, realiza exámenes para entender los valores y la personalidad del conductor, dice Daniel Velazco-Bedoya, director general de la empresa en Brasil.

La medida aún no existe en el país porque, de acuerdo con la compañía, no fue encontrada una asociación con la proveedora del test.

La evaluación del conductor por el usuario también es un mecanismo de control de la calidad -los conductores necesitan tener un promdeio 4,6 (en una escala de 1 a 5) para seguir en Uber, por ejemplo. “Aqui las personas tienen pena de evaluar mal”, dice Velazco-Bedoya. “Necesitamos que esto sea hecho de manera adecuada, una evaluación crítica. [Diciendo] si el conductor tenía una dirección agresiva, si fue invasivo.”

Sugerencias para los pasajeros

Verifique si el modelo, color y chapa del auto y foto del conductor coinciden con lo informado en la aplicación.

Espere que el conductor lo llame por su nombre (no lo llame primero) para ver si es el auto correcto.

Chequee si hay más de una persona en el vehículo antes de entrar.

En caso de mujeres, para escapar del asedio

Pida por conductoras mujeres, si existiera esta opción.

Al hacer el pedido, mande foto de la pantalla con los datos del conductor para conocidos.

Comparta el trayecto con amigos o parientes.

Si se da cuenta de algo raro, llame o finja estar llamando para alguien y avise donde está.

“Quedé muy afectada”, cuenta Jéssica (nombre ficticio), 24, sobre el caso de asedio que sufrió. El conductor insistió en mantener contacto con la muchacha, la llamaba con insistencia y llegó a telefonearla al trabajo y amenazarla.

“Tueve que salir acostada en el banco de atrás en el auto de un director de la empresa”, cuenta, sobre los días de miedo. Destituido de Uber, el conductor ya respondia en la Justicia por una acusación de violación.

En el caso de Evandro Luiz Feres, 50, fueron horas de terror en Uber. Los criminales lo forzaron a que les de las claves de la cuenta y sacaron todo el límite (R$ 1.300 u$s 400), además de quedarse con todas las pertenencias que él traia en su valija, como cámera, tablet, notebook y celulares.

Circularon con él por aproximadamente cinco horas. “Decian que me iban a matar, queriam que llamara a mi familia”, dice Feres.

En otra ocasión, la fotógrafa Larissa de Souza, 24, pidió que un auto de la aplicación la buscase en el pet shop con su perro, de raza pug.

“Cuando llegó y bajo la ventanilla, djo: ‘Agitado, no?’ [sobre el animal]. Le dije que lo llevaba en mi falda. Después de dejarme, arrancó con el auto y me lo tiró encima”, afirma Larissa.

En todos los casos, el trauma llevó a un distanciamiento de la aplicación. “Quedé un poco en shock”, dice Larissa. “Llamas y no sabes quien viene. Pero después de un tiempo lo volví a usar.”

Ya Jéssica migró de servicio. Evandro volvió a los taxis. “Fue la primera y última vez. Y hablo mal del servicio para todos.”

Especialistas están de acuerdo que la inseguridad no es exclusiva de alguna aplicación y niegan que el taxi sea un modo de transporte más seguro.

“Incluso es capaz que la empresa haya perdido el control. Pero eso tampoco lo hace la municipalidad”, dice Coriolano Camargo, presidente de la Comisión de Derecho Digital de la OAB-SP [Colegio de Abogados].

José Aurélio Ramalho, presidente del Observatorio Nacional de Seguridad Viaria, dice que las aplicaciones ofrecen más seguridad. “No necesitás andar con efectivo, se paga con tarjeta, el trayecto es monitoreado por mi y por quien yo más quiera compartirlo.”

Para el director presidente del Foro Brasileño de Seguridad Pública, Renato Sérgio de Lima, la reglamentación del servicio necesita “tener en cuenta también la seguridad de la población”. El alcalde João Doria (PSDB) ya dijo que ordenó apretar en la fiscalización.

Aplicaciones rompehuelgas: El caso Uber y 99 Taxi en Brasil.

reformalab

“El trabajador va a poder negociar con el patrón” [sin pasar por un sindicato] Ironía por la reforma laboral que aprobó la comisión del congreso de Brasil ayer tomado de este tweet


El 28 de abril las centrales sindicales convocaron a una huelga general en Brasil. Entre otras cosas se cuestionan la reforma laboral aprobada en comisón por diputados y la propuesta de reforma previdenciaria que se está negociando.

Más allá de que uno le crea a los sindicatos y partidos que convocan a la huelga hay un hecho inédito y es que, ante el acatamiento de la huelga por parte de los sindicatos del transporte, aplicaciones como Uber o 99 (esta involucra a taxis) hayan hecho un acuerdo con la municipalidad de San Pablo para transportar gente.

Es un hecho que debería hacernos pensar en lo que hacen estas aplicaciones, a quién responden, recuerdan cuando Trump lanzó sus normas que hacían mucho más difícil el ingreso a extranjeros a EE.UU. y los taxistas de Nueva York convocaron a una huelga contra esa medida y Uber salió a quebrarla algo similar está pasando en Brasil.

Hay mucha gente que apoya por antipatía a los taxistas a Uber, es bueno que repensemos, si somos trabajadores, a quienes responden estas aplicaciones.


O Estado de São Paulo
SÃO PAULO – Usuarios iniciaron una campaña de boicot a las aplicaciones Uber y 99Taxi, que hicieron un acuerdo con la Municipalidad de São Paulo para transportar gratis a sus funcionarios este viernes, 28, durante la huelga general contra las reformas Laboral y de la Previdencia, propuestas por el gobierno Michel Temer (PMDB).

Un evento en Facebook ya tiene más de 8,2 mil usuarios apoyando al boicot ya que, según ellos, las empresas colaboran para “desmovilizar a lo trabajadores que reivindican derechos fundamentales como el derecho a la jubilación y a la protección del trabajo”. Ellos les piden a las personas que desistalen las aplicaciones de sus celulares y no los usen durante este viernes.

“El derecho a la huelga de los trabajadores de la municipalidad debe ser respetado. Los funcionarios están siendo presionados a no adherir a la huelga y la acción de la empresa contribuue a la desmovilización”, dice la descripción del evento.

Además del acuerdo con la municipalidad, las dos empresas anunciaron también que oferecerán descuentos a los pasajeros durante el día de la huelga. El Sindicato de los Metroviarios de São Paulo informó que está en estado de huelga y debe adherir a la paralisación, conductores y cobradores de ómnibus prometen no retirar los vehículos del garage y los ferroviarios de la Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos (CPTM) ya confirmaron la huelga.

En nota, 99 informó que “va a estar al lado de todos los brasileños que elijan moverse” este viernes. “Independientemente de su destino, sea para ir al trabajo, a las manifestaciones, llevar a alguien al hospital, o a cualquier otro lugar”, dijo en nota la empresa.

Sobre el acuerdo con la municipalidad, dijo que decidió “extender el beneficio” a todos los brasileños, ofreciendo dos viajes por un valor de hasta R$ 20 [u$s 6,70].

En nota, Uber también va a ofrecer dos viajes de R$ 20 para quien opte por la modalidad pool (de auto compartido) en los horarios pico (de 7h a 11h y 16h a 20h). “Dado el altísimo tránsito esperado en São Paulo este viernes, la forma como Uber puede ayudar a la ciudad es incentivando a quien fuera a moverse a compartir un auto”, dijo la empresa.


Pobres contra pobres, los sindicatos en Brasil son tan mierda como en la Arentina, el gobierno Temer es una recontra mierda en el medio está la gente comun ya defraudada por el PT de Lula-Dilma y ahora sufriendo con tantas reformas terribles por parte de un gobierno y un congreso no legítimo.