El descreimiento de una clase dirigente en las posibilidades de un mundo diferente

¿Desarrollo o autonomía?

El Tren Maya y un dilema de las izquierdas latinoamericanas

El debate sobre el megaproyecto del Tren Maya, emprendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México, puede ser leído como la reedición de un viejo e irresuelto problema latinoamericano. ¿Debe América Latina avanzar en perspectivas desarrollistas del capitalismo o, por el contrario, en una concepción que discuta los parámetros ambientales y sociales del llamado «progreso»?

Sigue en: Nuso


Estamos evidentemente en una encrucijada, dado que los legendarios nacionalismos revolucionarios de América latina se contaminaron con el marxismo leninismo de la etapa cubano soviética, y en ese mestizaje perdieron gran parte de su fuerza vital y de su mística, no sólo su originalidad .

En el caso del Peronismo resulta más extremo todavía, porque se enterró el legado mismo que su conductor estableciera, es decir, el de un proyecto nacional que se proponía la comunidad organizada .

Este nuevo peronismo con minúscula se ha llenado de antiguos cuadros del PC que entre los proyectos comunitaristas y libertarios del antiguo peronismo, y un nuevo desarrollismo respaldado por las inversiones de China, no han dudado en rendirse ante una sociedad claramente insectivizada .

El tren Maya de AMLO, como las represas de la Patagonia o la central nuclear que los chinos planifican colocar en Campana, al borde mismo de los grandes conurbanos que rodean a Buenos Aires, son proyectos propios de una supuesta “normalidad “ que suponemos habría colapsado con la actual pandemia del coronavirus.

Que se intenten continuar o reeditar aquellos proyectos, refiere a la venalidad y a la obstinación de una dirigencia política, pero también a su descreimiento en las posibilidades de un mundo diferente y a su ceguera en aceptar los cambios que se multiplican en derredor.

Mientras ellos insisten y redoblan sus esfuerzos en las mismas políticas y en los mismos discursos que condujeron a la catástrofe, resulta evidente que se extiende una enorme necesidad popular de recuperar la autoestima y el arraigo, disponer de alimentos sanos y de mayores espacios verdes donde recrear formas convivenciales de vivir la pospandemia .

Se presiente entonces una colisión a cercano plazo entre las nuevas necesidades de la sociedad y una dirigencia parasitaria que se aferra al pasado .

Esa izquierda progresista es todavía hegemónica e impone sin mayores esfuerzos sus criterios y políticas de Estado . Pero su gobernabilidad ha entrado en crisis y crecen por doquier nuevas luchas libertarias y gestos que anticipan la posibilidad de que nuevos sueños renueven las luchas revolucionarias que el progreneoliberalismo ha logrado diluir en la simulación y los relatos de los últimos 30 años.//

Jorge Rulli

Es hora de tomar conciencia, que el gobierno argentino no tiene la menor idea de dónde está parado, que carece de ideales y no importa la bandería que intente representar

China abandona el duro objetivo de crecimiento, cambia el enfoque de estímulo a empleos

Sigue en: China en América Latina


Los analistas rutinarios prepandemia y los medios informativos , pretenden ver en las nuevas medidas establecidas por China la astucia de escapar a nuevas metas de crecimiento porque no podrían cumplirlas
Se pretende revivir en China, la fábula de Esopo sobre las uvas, y quizà tengan razón . Trinchera prefiere ver en estas medidas económicas que subestiman los términos del PBI y postergan la hegemonia del concepto de crecimiento, un intento de adaptarse a la situación que anticipa la pospandemia .

Tengamos en cuenta que la catástrofe ralentada que se imagina, recién está comenzando. Me da la impresión, que China intenta algún gesto para adaptarse al mundo que viene, y ello destaca y a la vez confunde más la enorme ineptitud que nos caracteriza, el modo estúpido y antinacional en que se maneja la Deuda y la contumacia en pretender continuar sirviendo a los mercados globales con commodities transgénicas.
Es hora de tomar conciencia, que el gobierno argentino no tiene la menor idea de dónde está parado, que carece de ideales y no importa la bandería que intente representar…Como si el Titanic hubiese entrado ya en zona de neblina espesa . Sigan tocando muchachos…que la orquesta no se detenga…

Jorge E. Rulli

Salvar al planeta exige sacrificios así como nos lo exige salvarnos del Covid-19

Podríamos aplastar los medios de vida para evitar el colapso del ecosistema, pero ese sería un último recurso

Financial Times

Tim Harford

El virus nos ha enseñado que nuestra forma de vida es más vulnerable de lo que podríamos esperar

Ciertos ambientalistas han argumentado durante mucho tiempo que se debe terminar con el crecimiento económico por el bien del planeta. El “decrecimiento” está definido de manera concisa por Riccardo Mastini, quien lo defiende, como “la abolición del crecimiento económico como un objetivo social”.

El decrecimiento representa la opinión de que no se pueden lograr reducciones suficientemente marcadas en las emisiones de dióxido de carbono a través de nuevas tecnologías, incentivos de precios o incluso grandes inversiones en sistemas de energía y transporte. Lo único que funcionará es que el crecimiento económico en sí mismo llegue a su fin, de forma permanente.

La pandemia nos está dando una idea de cómo podría ser el final del crecimiento. Entonces, ¿qué lecciones debemos aprender?

Las cuarentenas han suprimido las emisiones de dióxido de carbono, pero menos de lo que podríamos esperar. El sitio web “The climate science Carbon Brief” estima que las emisiones en 2020 probablemente disminuirán en un 5 o 6 por ciento en relación con las emisiones del año pasado. Esa sería la mayor caída registrada.

Lo que podría sorprender es que no es suficiente. Si los recortes se agravaran a esa tasa durante el resto de la década, todavía no alcanzaríamos lo que las estimaciones del Programa del Medio Ambiente de la ONU serían necesarias para restringir los aumentos de temperatura global a 1.5 grados. (Un objetivo de 2 grados sería más fácil: serían suficientes cinco pandemias para la próxima década).

Evidentemente, alcanzar objetivos exigentes sobre las emisiones a través del decrecimiento del crudo sería inútil. La miseria humana sería inmensa.

También lo haría la reacción política. En relación con la lenta crisis del cambio climático, el coronavirus es vívido e inmediato. Está matando gente por miles, todos los días, a menudo en las ciudades más ricas y famosas del mundo. Debería ser fácil lograr que las personas se unan a la idea de hacer sacrificios para derrotar al virus. Sin embargo, todavía hay una minoría ruidosa que se opone a cualquier sacrificio económico. Eso debería poner nervioso a cualquiera de nosotros que se preocupa por la amenaza mucho más difusa del cambio climático.

Las políticas refinadas superan a las crudas. La razón por la que optamos por las dificultades de la cuarentena fue porque no desarrollamos mejores opciones. No teníamos una vacuna, no teníamos mucho en cuanto a tratamientos y, en muchos países, ni siquiera podíamos reunir lo básico como centros de prueba, ratreo de los contactos y equipos de protección para los médicos.

Lo refinado supera también a lo crudo para el cambio climático. Podríamos, por supuesto, destruir los medios de vida para evitar el colapso del ecosistema, tal como los hemos hecho para evitar la muerte masiva por el Covid-19. Pero eso también sería un último recurso, una admisión de que no teníamos alternativa.

De hecho, tenemos muchas alternativas, aunque hemos dudado en utilizarlas: subsidios de investigación para tecnología verde; soporte para las redes inteligentes necesarias para aprovechar la energía solar y eólica cada vez más barata; la fijación de precios del carbono. La última ha sido una venta difícil, políticamente, pero estoy dispuesto a apostar que sondea mejor que una depresión permanente de color verde oscuro.

Por supuesto, si bien muchos ambientalistas asentirían junto con el sentimiento de Greta Thunberg sobre los “cuentos de hadas del crecimiento económico eterno”, la mayoría reconocería que la prioridad no es en realidad reducir el crecimiento del producto interno bruto a cero o menos, sino reducir las emisiones, restaurar ecosistemas naturales y sustentar el florecimiento y las libertades humanas.

Correcto. Sin embargo, si terminar con el crecimiento no es el objetivo, sino el medio para un fin, ¿podría sugerir que no es un medio muy efectivo? “Abolir el crecimiento económico” funciona como un eslogan político radical, pero cuando buscamos palancas políticas para impulsar, nos encontramos volviendo a impuestos, subsidios, inversiones públicas y regulaciones específicas.

Entonces, ¿por qué no dejamos de hablar sobre el decrecimiento y nos centramos en las políticas particulares que podrían abordar la degradación ambiental?

Podríamos encontrar que esas políticas, aplicadas con suficiente vigor para salvar el planeta, tendrían el efecto secundario de detener el crecimiento económico. Lo dudo. Pero la forma de averiguarlo es intentarlo; podríamos estar gratamente sorprendidos de cuán flexible puede ser la actividad económica, y de lo divertido que puede ser para todos mientras respetamos los límites planetarios.

Aquí, nuevamente, la pandemia agudiza el punto. Porque a corto plazo nos hemos dejado pocas opciones, hemos luchado contra el virus con cuarentenas. Las cuarentenas han dañado al crecimiento. Pero no hay “epidemiólogos del decrecimiento” que argumenten que la actividad económica es el objetivo más que el efecto secundario no deseado, y que las vacunas y el rastreo de los contactos son cuentos de hadas que venden los economistas neoliberales.

El virus nos ha enseñado que nuestra forma de vida es más vulnerable de lo que podríamos esperar. Nos ha enseñado la importancia de hacer sacrificios ahora para prepararnos para riesgos predecibles en el futuro. Incluso puede habernos recordado que conducir al trabajo, o volar al otro lado del mundo para una reunión, no siempre es necesario, y de las alegrías de caminar o andar en bicicleta por calles tranquilas.

Estas lecciones pueden ayudarnos a lidiar con la amenaza del cambio climático que aún se cierne sobre nosotros. Pero mis amigos en el movimiento ambiental deberían tomar una lección más en serio: si el decrecimiento es la única solución que podemos encontrar para nuestros problemas, quizás no hayamos buscado lo suficiente.

Financial Times

Sobre Chile, “Crecimiento Económico”, Indicadores Macroeconómicos y el debate Hayeck-Thompson

Hilo de Fernando L’Ouverture sobre la revolución industrial y el bienestar (o no) que se logró.



Ví este comentario de un respetado economista y pensé:

“Este seria un buen motivo para un hilo didáctico más”.

¿Uds. conocen el debate de E.P. Thompson y Friederich Hayek???

El año era 1963. el historiador inglés, E.P. Thompson publicaba un libro llamado “The making of English working class” (traduzido como “La Formacion De La Clase Obrera En Inglaterra”). En él, Thompson hace una crítica directa a Hayek y otros economistas que…
… entre 1945 a 1963, empezaron a presentarse trabajos de econometria buscando demostrar que la Revolución Industrial fue “buena” para el pueblo inglés. El consumo aumentó, el patrón de vida se diversificó… Al final, ¿Cuál es el problema de la Revolución Industrial?
Muchos historiadores anteriores cuestionaban a la Revolución Industrial, eran los llamados catastrofistas. Pero a partir de Hayek y otros, había datos objetivos para legitimar que la Revolución Industrial era algo bueno. Más calorias ingeridas, crecimiento demográfico…
Lo que Thompson hizo en su trabajo (en especial el capítulo 1, del libro 2, “Explotación”) fue tomar otras fuentes de la época y decir: ok, las personas comían más, ganaban más, consumiam más… Pero no estaban más felices! ¿Por qué?
Esto, infelizmente, no consigue explicarlo ningún economista. Para muchos de ellos, la observación empírica es la mera compilación de datos estadísticos y cualquier cosa fuera de esto ya se transforma en “anti-científico”.
Por medio del estudio del folklore, Thompson destacó que el aumento en el consumo llevó a diferentes percepciones de los trabajadores.

Algunos lamentaban tener que empeazar a comer pan negro que pan blanco. O ingerir papas en la dieta para no morirse de hambre.
Otros gastaban de forma desmedida y agarraban su salario y se atiborraban comiendo carne y, cuando se les terminaba el salario, tenían que andar mendigando (en 1957, Richard Hogart constató la persistencia de esa tradición en Inglaterra).
Al final desde, desde Adam Smith, la economia siempre fue una ciencia enfocada en la colonización del deseo de los pobres. Si el deseo huye de los cálculos estadísticos, se transforma en irracionalismo en el argot economés.
(si creen que estoy exagerando, comparen el ensayo de Thompson, “La economia moral de la multitud” con los capítulos en que Smith compara los saqueos en los mercados a la caza de brujas)
En fin, los economistas tienen todo el derecho de reclamar que la realidad no se adapta a sus esquemas. Pero en vez de reclamarem de anti-cientificismo, podrían leer otras ciencias humanas, como la Historia o la Antropologia. Tal vez, con eso, ellos consiguiesen entender…
…los límites de sus “infalibles” esquemas.

Dedico este hilo a @demori , que hizo la indagación mas básica de cualquier ciencia. ¿Si nuestros pré-requisitos teóricos no representan a la realidad, no necesitamos cambiarlos?
Cualquoer cosa diferente de esto. 🙂

Fernando L’Ouverture


Este hilo en formato PDF


El libro: Thompson Edward Palmer – La Formacion De La Clase Obrera En Inglaterra


El ensayo: La Economía Moral de La Multitud de E.P. Thompson están en scribd (que incómoda que es esa plataforma!)
Se lo puede descargar colocando la dirección donde está alojado:“https://pt.scribd.com/doc/219487972/Thompson-La-Economia-Moral-de-La-Multitud”
En:
https://www.scrdownloader.com/
Creo que lo dejó bajar porque es un archivo pequeño, archivos más grandes no se pueden bajar desde esa plataforma (o por lo menos yo nunca lo conseguí!)

Pobreza cero sin crecimiento económico!- No lo pueden ni siquiera imaginar o plantear!

La parte final del artículo: ¿Cuánto tiempo lleva llegar a la pobreza cero?- Daniel Schteingart, Guido Zack y Federico Favata:


A modo de cierre

Crecer al 2,5% per cápita anual implicaría, dado el crecimiento demográfico de Argentina (1% anual), que la economía en su conjunto crezca al 3,5% cada año. No se trata de una “tasa china”, pero tampoco es una cifra baja. Teniendo en cuenta el historial de Argentina de las últimas cuatro décadas, crecer al 3,5% por año sería algo para estar más que conformes. Pero para que ello sea posible, hacen falta dos cosas fundamentales, una más del corto plazo y otra del mediano-largo.

En el corto plazo, es imposible crecer si existe tanta volatilidad macroeconómica. De este modo, el primer objetivo del gobierno que asuma en diciembre tendrá que ser poner toda la artillería en estabilizar la macro, lo cual implica como condición necesaria (pero no suficiente) acuerdos sociales entre los distintos actores (trabajo y capital) para aplacar las muy altas expectativas inflacionarias que tiene hoy la economía.

Pensando en el mediano y largo plazo, es imposible pensar en crecimiento sostenido si Argentina se topa a cada rato con la restricción externa, esto es, con la falta de dólares. Y para que ello no ocurra es fundamental exportar, exportar y exportar cada vez más y, en ciertos sectores en donde hay capacidades, ahorrar dólares sustituyendo mejor importaciones. Nada de ello se puede lograr sin una política productiva, científica y tecnológica activa alineada con una política macroeconómica que apunte a bajar la volatilidad cuanto antes.”

¿Cuánto tiempo lleva llegar a la pobreza cero?- Daniel Schteingart, Guido Zack y Federico Favata


Los autores son gente joven (está bien ponerlo en masculino ya que son todos hombres) y, pareciera, que no escucharon hablar de Greta Thunberg ni del cambio climático.

Crecer al 3,5% durante 25 añoss es crecer (1,035)^ 25= (1,035 la tasa de crecimiento elevado a la 25, la cantidad de años propuestos)= 2,3632, esto quiere decir un crecimiento del 136,32 %!! en 25años!

¿A costa de qué será ese crecimiento?

En el artículo mencionan a China:

“uno más reciente, China desde los años ’70, cuando era un país muy igualitario pero con el grueso de la población siendo pobre. Hoy China es mucho más desigual que hace 40 años, pero la mayoría de la población mejoró su situación absoluta, aunque algunos lo hicieron a un ritmo mucho más vertiginoso, dando así lugar a una sociedad mucho más estratificada.”

¿Cuánto tiempo lleva llegar a la pobreza cero?


Un costo que no se menciona en el artículo:

“Cinco de las 10 ciudades más contaminadas del mundo están en China. La República Popular se ha convertido en una fuente de problemas medioambientales (baja calidad del aire, escasez de agua potable, deforestación) y en protagonista del cambio climático global.

El ascenso de China como poder económico es uno de los grandes asuntos de la última mitad del siglo XX. Veinticinco años de reformas han dado resultados sorprendentes: cientos de millones de chinos han salido de la pobreza. La economía del país continúa creciendo a un ritmo del ocho-12 por cien anual y, a finales de 2005, China se convirtió en la cuarta economía más grande y en la tercera nación exportadora del mundo, después de Estados Unidos y Alemania.
Este crecimiento apenas ha tenido en cuenta el medio ambiente. A siglos de degradación y contaminación medioambientales, se añade una industrialización sumamente rápida durante el último cuarto de siglo que ha contribuido a que los índices de contaminación del aire y del agua sean los más altos del mundo, así como a una fuerte degradación de la tierra y a una serie de retos emergentes en relación a los recursos.
El problema medioambiental más evidente en China es la contaminación del aire. Casi dos tercios de las ciudades del país no cumplen con los niveles de calidad exigidos. Según el viceministro de la Administración para la Potección Medioambiental del Estado (SEPA, en sus siglas en inglés), Pan Yue, cinco de las 10 ciudades más contaminadas del mundo están en China. La lluvia ácida afecta a un cuarto del país y a un tercio de la tierra agrícola, disminuyendo la producción, erosionando edificios y propiciando problemas respiratorios. La calima regional hace que el 70 por cien de las cosechas produzcan entre un cinco y un 30 por cien menos de lo que podrían hacerlo. Según un informe de Clifford Loonan publicado en 2004 en el South China Morning Post, el 75 por cien de la población de las 340 ciudades de China estudiadas respira aire impuro.”

China: el coste de un modelo de desarrollo


Menos mal que los autores nos avisan que ese crecimiento no sería posible en la Argentina!

Acercándonos a la Argentina está el ejemplo de Brasil y de los gobiernos de Lula/Dilma:

“De este modo, la lucha por la igualdad no puede depender de nuestro modelo de crecimiento económico mundial, del cual Brasil, India y China son solo las puntas más histéricas, porque quieren crecer muy rápido. El modo como el mundo está andando no puede continuar porque se basa en una idea de que el crecimiento puede ser infinito, cuando sabemos que vivimos en un mundo finito, con recursos finitos. Entretanto, nunca vi a nadie decir: “El crecimiento va a tenerse que parar aquí”. Vas a ir preso si dices eso en cualquier lugar del mundo. Yo no creo que Brasil tenga que parar de crecer, en el sentido de crecimiento cero. Lo que Brasil necesita, como el mundo necesita, es una redistribución radical de la riqueza. Cuanto más redistribuyes, menos necesitas crecer, en el sentido de aumentar la producción. La economía capitalista está fundada en el principio de que vivir económicamente es producir riqueza, cuando la cuestión realmente crítica es redistribuir la riqueza existente.”

“Pero hoy yo diría que hay dos posiciones dentro de la izquierda. Una posición que podríamos llamar “crecimentista”, centralista, que cree que la solución es tomar el control del aparato del Estado para implementar una política de depauperación del pueblo brasileño, en la cual el tema del medioambiente no tiene ninguna importancia. Dilma llegó a cometer aquel famoso lapsus en Copenhague (en diciembre de 2009 cuando era ministra de la Casa Civil del gobierno Lula) al decir: “El medioambiente es, sin duda alguna, una amenaza al desarrollo sostenido”. Un lapsus. No era lo que quería decir, pero lo dijo. Esa izquierda tiene cero de sensibilidad ambiental. Podría percibir que otra manera de decir “ambiente” es decir “condiciones materiales de existencia”. La falta de alcantarillado en la favela es problema ambiental del mismo modo que deforestación en la Amazonia es problema ambiental. No es de otro modo, es del mismo modo. Pero, para esa izquierda, aire, agua, plantas, bichos no son parte del mundo. Son personas totalmente antropocéntricas, que ven el mundo a disposición de los hombres, para ser dominado, controlado y esclavizado. Esa izquierda, que es la izquierda de Dilma, es una izquierda vieja, en el sentido de que es una izquierda que, en realidad, piensa como si 1968 no hubiera ocurrido. Es alguien con una especie de nostalgia de la Unión Soviética.”

“De dónde va a venir, entonces, el dinero para mejorar la vida de los pobres? Solo de un sitio. De la naturaleza. Entonces sobreexplotas, quemas los muebles de casa. Aumentó el dinero disponible para dar una migaja a los pobres. El pastel creció. No es por azar que Delfim Neto (ministro de Hacienda en el período llamado “Milagro Económico Brasileño”, en la dictadura cívico militar) sea un gran consejero de Lula. Primero es preciso crecer para luego distribuir. Se está creciendo, está dando renta a los pobres, pero ese dinero no está saliendo del bolsillo de los ricos. Está saliendo de la naturaleza. De la selva destruida. Y del agua que estamos exportando a China bajo la forma de buey, de carne y de soja. Nos estamos comiendo el patrimonio para no tocar el bolsillo de los ricos. Y de este modo, Dilma sale paseando con Kátia Abreu (senadora del PMDB, representante del negocio agrario y la principal líder de la bancada ruralista del Congreso) y concede “Bolsa Familia”. ¿Cómo Dilma consigue al mismo tiempo dar “Bolsa Familia” y hacer la vida de Kátia Abreu cada vez más fácil? El dinero tiene que salir de algún lugar. No está saliendo del empréstito internacional, está saliendo del empréstito natural. Ese empréstito no se puede pagar, Cuando la naturaleza venga a cobrar, estaremos fritos. ¿Y de qué modo está cobrando la naturaleza? Sequía, tifones, huracanes, inundaciones… Y a Brasil aún no llegó la peor parte. ”

Diálogos sobre el fin del mundo


Los autores son jóvenes, la foto de Daniel Schteingart parece la de alguien joven, ¿cómo no pueden poner a la naturaleza en su ecuación?, ¿Es tan deficiente su formación?

El reto para todos es, salir de la pobreza sin crecimiento!

Si para salir de la pobreza se plantea crecimiento el costo ambiental que se nos vendrá encima nos hará a todos todavía más pobres!

Imaginemos una Argentina con menos pobres y con menos crecimiento, ese es el desafío, el resto es legitimar este modelo y el fin del mundo para muchos, tal vez para los mas ricos no, pero para muchos si!

Bolivia: «No es la economía, estúpido»

En este artículo de la revista Nueva Sociedad se analiza las Evonomics la política económica de los gobiernos de Evo Morales en Bolivia.

Si busco crec, para ver cuántas veces aparece crecer, crecimiento, etc. en el artículo encuentro que aparece 24 veces.

“Quizá sea tiempo de aceptar que el estilo «holandés» de expansión económica, con todas las características que hemos anotado, es inevitable para economías que, como la boliviana, se basan en la explotación de recursos naturales no renovables. No hay razones para creer que aquello que ha sucedido una y otra vez a lo largo de la historia vaya a cambiar radicalmente en el futuro. Admitir esta realidad y, por tanto, la persistencia de este tipo de crecimiento, ha sido una de las ventajas del gobierno, que explotó la necesidad nacional de «vivir de los recursos naturales» a su favor. Esta, y no otra, es la principal fortaleza del llamado «Modelo Económico Social Comunitario Productivo». Simultáneamente, la debilidad de este ha sido seguir con docilidad el designio extractivista, sin tratar de aprovechar los recursos que la extracción proporciona para diversificar gradualmente la economía y superar su dependencia, aunque hay que reconocer que este no es un objetivo sencillo de lograr. Sin embargo, no cabe duda de que este modelo, con sus múltiples errores, logró establecer una línea de crecimiento que se extendió al periodo de la «posprosperidad», lo que plantea, sin duda, un desafío a sus críticos.”

Nueva Sociedad


Todo este crecimiento tiene un costo monstruoso!



Gudynas: Bolivia no lee de forma adecuada los impactos brutales del extractivismo

El secretario ejecutivo del CLAES señaló que el caso boliviano demuestra que frente a la caída de los precios de las materias primas, el Gobierno en lugar de intentar diversificar su economía buscó volverse más extractivista.

Noticias Fides


Expertos: Política ambiental de Evo vulnera 5 acuerdos internacionales

Una investigadora ambientalista y un experto en derecho internacional señalaron que las políticas y normas ambientales impulsadas por el Gobierno de Bolivia, que propiciaron el incendio en la Chiquitanía, vulneran al menos cinco convenios, tratados y principios internacionales, por lo que sugieren cambiar estas normativas internas.

De acuerdo a la investigadora del Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib) Georgina Jiménez y al experto en derecho internacional Nick Fromherz, los hechos que vulneran estos pactos son el Decreto Supremo 3973 de quemas controladas, la afectación sobre las áreas protegidas, la responsabilidad regional ambiental y el trato a pueblos indígenas.

Entre los tratados y convenios de conservación del medioambiente que podrían haber sido vulnerados están el tratado de Cooperación Amazónica, el Acuerdo de París y todo el cuadro sobre el cambio climático, el

Convenio sobre Especies Migratorias, el Convenio sobre Diversidad Biológica, y el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales (Acuerdo de Escazú).

Georgina Jiménez aseguró que Bolivia tiene “serios” incumplimientos en materia de derechos relacionados al medio ambiente, territoriales y colectivos de los pueblos indígenas que viven en las zonas afectadas por los incendios.

“Hay incumplimiento de todo tipo y se incumplen los derechos humanos. Se vulnera el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y mucho más. Por los incendios, que son negligencia voluntaria, que esos incendios que en un momento sólo fueron focos de calor, hoy son una catástrofe”, aseguró.

Los Tiempos


Y García Linera, el viceprecidente de Bolivia no defrauda!

Linera defiende el extractivismo e insta a la industrialización

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, calificó de “irresponsables” a los candidatos presidenciales que proponen eliminar el extractivismo. Cuestionó sobre el destino de más de 170 mil personas que viven de esta actividad económica.

El extractivismo representa el 13 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que García Linera ratifica la postura de defensa, pero acompaña con el desafío de la industrialización.

“Sólo irresponsables que quieren destruir Bolivia pueden proponer algo así”, aseveró el Vicepresidente. Además, comparó el extractivismo con la práctica de extracción del carbón que Alemania no logra abandonar.

Los Tiempos

Decrecimiento no es recesión! ¿Que es? Federico Demaria en TVE


¿Por qué crecimiento que debería significar progreso y bienestar tiene consecuencias tan indeseables?

Federico Demaria en ‘Para todos la 2’ TVE sobre el libro ‘Decrecimiento: un Vocabulario para una Nueva Era’ (Icaria, 2015):
“Crecimiento es mas de lo mismo; Recesión es menos de lo mismo; Decrecimiento es simplemente diferente!”

Crecen las inversiones; aumentan las ventas de coches; se estiman al alza las previsiones de consumo para esta navidad; mejora el crecimiento del PIB… son noticias

que, según opinan algunos, deberían alegrarnos. Al lado de titulares como estos, tenemos que aumenta el número de parados, que crecen las desigualdades económicas y

sociales, que cada vez hay más especies en peligro de extinción… ¿Por qué un crecimiento que debería significar progreso y bienestar tiene consecuencias tan

indeseables? ¿Hay solución?

Puede que sí. La solución nos la presentan en el libro “Degrowth: a vocabulary for a new era” (“Decrecimiento: un vocabulario para una nueva era”). Lo han editado

Giacomo D’Alisa, Giorgos Kallis y Federico Demaria, que nos acompaña hoy en el plató. Los tres son miembros del colectivo Research & Degrowth e investigadores del

Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Decrecimiento: un vocabulario para una nueva era (Icaria Editorial, Abril 2015)
http://www.icariaeditorial.com/conten…
En ingles: vocabulary.degrowth.org

“Sí podemos decrecer” (Eldiario.es)
El Colectivo Research & Degrowth presenta en este artículo 10 propuestas para lograr la prosperidad sin crecimiento económico
http://www.eldiario.es/ultima-llamada…

Mas info:
Facebook: Research & Degrowth
https://www.facebook.com/researchandd…

Twitter: @R_Degrowth
#decrecimiento #degrowth #degrowthvocabulary

Del canal de Federico Demaria en youtube

 

¿Por qué ‘Game of Thrones’ era sobre ecomodernismo?

Por Chris Giotitsas & Vasilis Kostakis

Se podría decir que Game of Thrones tenía que ver con el cambio climático, pero la serie de HBO dio un giro a esta narrativa al presentar una solución tecnológica de último minuto que salvó mágicamente el día, el planeta y la existencia.

!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SPOILERS ADELANTE !!!

Game of Thrones era probáblemente sobre el cambio climático. El propio George RR Martin confirmó que de hecho hay “un gran paralelo”. Quizás ese todavía sea el caso en los libros (tendremos que esperar hasta que complete su historia), porque la serie de HBO ciertamente rompió esta narrativa.

Presumiblemente, el mensaje aquí es: no hay necesidad de detener nuestras pequeñas disputas ante una amenaza cataclísmica, una solución de último minuto aparecerá mágicamente. Si bien esa podría ser una crítica injusta hacía un programa que de hecho se especializó en las disputas humanas, es otro ejemplo de la cultura pop que refuerza una idea peligrosa. A cualquier peligro existencial que podamos enfrentar como especie, lo podemos resolver a través de nuestra magia del mundo real: ¡tecnología!

Esta creencia de que eventualmente los avances tecnológicos resuelven nuestros problemas es tan poderosa hoy como siempre. ¿Cómo no podría serlo? Ante un problema como el colapso planetario, que nos obligaría a alterar completamente la forma en que existimos como sociedad, ¡es más fácil simplemente esperar pasivamente esa parte inevitable de tecnología que salvará al crecimiento económico!

Uno podría imaginar que este desarrollo en el show fue forzado debido al deseo de los creadores de pasar a otros proyectos. Debido a que hasta el momento en que el problema masivo se resuelve instantáneamente, el programa parecía estar construyendo una narrativa que dependía de que los humanos actuaran juntos y realizaran cambios radicales en su comportamiento para poder sobrevivir. Por lo tanto, lamentablemente se perdió la oportunidad de señalárselo a millones de personas que asistían al programa.

Desde la daga de Arya Stark hasta las computadoras personales y los teléfonos inteligentes, los artefactos tecnológicos llegan a los usuarios que a menudo ignoran el historial de producción de esos artefactos. ¿Quién los produjo? ¿A qué costo social y ambiental? ¿Cómo se transformó la naturaleza en el lugar donde se encontraron los materiales de un determinado artefacto tecnológico? La capacidad de abundancia tecnológica que algunas personas experimentan está vinculada a la escasez experimentada por muchos.

El ecomodernismo argumenta que los problemas de escasez y degradación ambiental pueden abordarse utilizando tecnologías más eficientes. Ha sido un tema de debate en  ecología política y en este blog. El ecomodernismo pasa por alto las consecuencias de las mejoras de eficiencia. La paradoja de Jevons es un hallazgo atribuido al economista del siglo XIX Stanley Jevons. Ilustra cómo las mejoras de eficiencia pueden llevar a un aumento absoluto del uso de recursos.

Por ejemplo, la invención de motores de trenes más eficientes permitió un transporte más barato que catalizó a la revolución industrial. Sin embargo, esto no redujo la tasa de uso de combustibles fósiles; más bien, lo aumentó. Las tecnologías más eficientes usan menos energía y, por lo tanto, cuestan menos, lo que a menudo nos alienta a usarlas más, lo que resulta en un aumento neto en el uso de energía. Aunque desde la década de 1970 los avances tecnológicos han sido significativos, tanto el uso global de energía como el uso global de materiales se ha triplicado.

En una famosa cita, la prolífica escritora Ursula K. Leguin dice:

“Vivimos en el capitalismo. Su poder parece ineludible. Lo mismo era el derecho divino de los reyes. Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los seres humanos. La resistencia y el cambio a menudo comienzan en el arte … “.

Conferencia de Ursula K. Le Guin cuando recició la medalla de la Fundación Nacional del Libro por su Contribución Distinguida a Las Letras Estadounidenses

El arte, y especialmente la ciencia ficción y la fantasía, tienen el poder de desafiar creencias arraigadas y explorar imaginarios radicales, que pueden inspirar la acción. Lamentablemente, sin embargo, la serie Game of Thrones no pudo cumplirlo.

Vasilis Kostakis es profesor en TalTech y profesor asociado en Harvard. Está coordinando el proyecto Cosmolocalism.eu . Chris Giotitsas es investigador en TalTech y miembro principal del laboratorio P2P .

El derretimiento de pequeños glaciares podria agregarle 25 cm al nivel del mar hasta 2100

glaciar

El glaciar Kennicott sale de las montañas Wrangell en Alaska. Una nueva revisión de la investigación sobre los glaciares descubrió que ellos en todo el mundo perderán hasta el 36% de su masa para 2100, lo que provocará un aumento de casi 25 cms. del nivel del mar.

 Eurek Alert

Una nueva revisión de los datos sobre la investigación de los glaciares pinta una imagen de un planeta futuro con mucho menos hielo y mucha más agua. Se prevé que los glaciares de todo el mundo perderán entre el 18% y el 36% de su masa para 2100, lo que provocará un aumento de casi 25cmss del nivel del mar.

La revisión es la comparación global más completa de simulaciones sobre los glaciares jamás compilada.

“El mensaje claro es que hay pérdidas masivas sustanciales en todo el mundo”, dijo la autora principal, Regine Hock, del Instituto Geofísico Fairbanks de la Universidad de Alaska.

La pérdida anticipada de hielo varía según la región, pero el patrón es evidente.

“Tenemos más de 200 simulaciones por computadora, y todas dicen lo mismo. Aunque hay algunas diferencias, eso es realmente consistente”, dijo Hock.

Este es el único esfuerzo integral y sistemático hasta la fecha para comparar los modelos de glaciares a escala global y sus proyecciones. El documento es parte de GlacierMIP, un proyecto internacional para comparar la investigación de glaciares para comprender los cambios en ellos y sus contribuciones al aumento del nivel del mar a nivel mundial.

El estudio de Hock comparó 214 simulaciones de glaciares de seis grupos de investigación en todo el mundo y “todos ellos pintan el mismo cuadro”, dijo Hock.

Estos grupos vincularon sus propios estudios a más de 25 modelos climáticos utilizando una gama de escenarios climáticos. Estos escenarios se basan en varias trayectorias diferentes para las concentraciones de gases de efecto invernadero y las condiciones atmosféricas adoptadas por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, denominadas vías de concentración representativas, conocidas por los científicos como RCP. Actualmente, el planeta se está moviendo hacia las estimaciones más altas de las concentraciones de gases de efecto invernadero.

Hock y el ex investigador postdoctoral del Instituto Geofísico Andrew Bliss, junto con otros autores, examinaron los datos y los resultados de estos estudios para trabajar hacia un método coordinado para comprender la pérdida de hielo.

Ellos examinaron los cambios masivos de más de 200,000 glaciares en todo el mundo, totalizando un área igual al tamaño de Texas. El estudio no incluye las vastas capas de hielo en Groenlandia o la Antártida, cuyo comportamiento es diferente al de los glaciares de montaña y terrestres y que requieren métodos de modelados únicos.

Los resultados indican que los glaciares más pequeños podrían desempeñar un papel mucho más importante en el aumento del nivel del mar de lo que los investigadores habían pensado previamente. La mayoría de las investigaciones se han centrado en las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, debido a su tamaño y prominencia, pero el efecto de los glaciares más pequeños es significativo.

“Confirmamos que son realmente importantes contribuyentes en el aumento del nivel del mar”, dijo Hock.

Por ejemplo, los 25,000 glaciares de Alaska perderán entre el 30% y el 50% de su masa para fines de este siglo. Una vez que lo hagan, Alaska, además de Groenlandia, será el mayor contribuyente mundial del nivel del mar en el hemisferio norte.

“A nivel mundial, hay casi 25 cms. de aumento en el nivel del mar en 2100 solo desde los glaciares más pequeños, aunque muchos piensen que solo la Antártida y Groenlandia contribuyan”, dijo Hock. “Pero estos glaciares relativamente pequeños en el mundo tienen un impacto enorme”.

El artículo fue publicado en el Journal of Glaciology.


El artículo ‘GlacierMIP – A model intercomparison of global-scale glacier mass-balance models and projections‘ fue publicado en el Journal of Glaciology y se puede  accedeer a él aqui.


Mientras tanto, en la Argentina, los economistas se peocupan con el crecimiento y con el aporte de la minería, como hace Australia, como un ejemplo a seguir