La argentina oscila entre el rabino Bergman y el rabino Elsztain

rabinobergman


La argentina oscila entre el rabino Bergman y el rabino Elsztain, entre el ridículo y la tragedia de un país neo colonizado por el sionismo.

El poder sionista es totalmente funcional al poder Chino del capitalismo-comunismo de Estado. Depredador de los “recursos” naturales como de los “recursos” humanos.

En éstos términos hablan, nosotros debemos visibilizarlos, descubrirles el juego y el doble discurso permanentemente. Así como actuar en consecuencia..organizandonos en nuestras comunidades, comprender que somos parte de la tierra y que habita lo sagrado en nosotros, alimentándonos con nuestros propios cultivos o el de nuestros vecinos, reciclando y haciendo compostaje, plantar árboles y si son frutales.. mejor para estos tiempos que corren.

Jorge Rulli en Trinchera Por La Liberación Nacional

Neolengua rural: Cuidado del Medio Ambiente=Deforestación, Aviones Fumigadores y “Mosquitos”

Algunas fotos de la revista CREA de Noviembre de 2015 dedicada al Cuidado del Medio Ambiente de donde viene Ricardo Buryaile el ministro de agricultura de Mauricio Macri:


revistacrea2

 


revistacrea1


mosquito


La Revista CREA, Noviembre 2015 online

Sobre la Neolengua en 1984 de George Orwell:

“La neolengua o nuevahabla (Newspeak en inglés) es una lengua artística que aparece en la novela 1984, de George Orwell.

Al final de esta novela aparece un apéndice titulado Los principios de la neolengua donde se explican los principios básicos de la misma. La neolengua no es más que una versión extremadamente simplificada del inglés (aunque en las traducciones de la obra se suele simplificar el idioma al que se traduce para evitar confusión), y es uno de los pilares básicos del régimen totalitario del Partido. El objetivo de crear tal lengua era sustituir a la viejalengua (Oldspeak), es decir, el que para el lector sería el inglés actual, para así dominar el pensamiento de los miembros del Partido, y hacer inviables otras formas de pensamiento contrarias a los principios del Ingsoc (lo que en el libro se conoce como crimen del pensamiento, crimental o ideadelito/ideacrimen, dependiendo del traductor del libro). Por ejemplo, para evitar que la población desee o piense en la libertad, se eliminan los significados no deseados de la palabra, de forma que el propio concepto de libertad política o intelectual deje de existir en las mentes de los hablantes.”

“El vocabulario se divide en tres partes:

  • Vocabulario A: palabras de uso común (comer, beber, árbol). En casi todos los casos las palabras de este grupo coinciden con la viejalengua. Con estas palabras se podrían expresar todos los pensamientos sencillos que no tuvieran contenido filosófico ni político.
  • Vocabulario B: palabras construidas con fines políticos, con el objetivo de dirigir y controlar el pensamiento del hablante. Como ejemplos tenemos buensexo (goodsex) que significa castidad, o bienpensadamente (goodthinkwise), que significa de manera ortodoxa. Otras palabras son más difíciles de traducir al lenguaje común, como por ejemplo doblepensar (véase el significado en el apartado algunas palabras peculiares).
  • Vocabulario C: compuesto exclusivamente de palabras científicas y técnicas, pero redefinidas de manera que estuvieran desprovistas de significados “potencialmente peligrosos”.”

Wikipedia

Algunos Lemas que CREA podría adaptar de los Lemas del Partido de la novela 1984:

Los lemas del Partido son:

“Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza”

En la novela un miembro del Partido Interior, O’Brien, explica su significado, invirtiéndolos.

  • La Guerra es Paz: ya que la guerra provoca que los ciudadanos no se levanten contra el Estado ante el temor al enemigo; de esta manera se mantiene la paz. Por eso O’Brien dice que su verdadero sentido sería: “Paz es Guerra”
  • La Libertad es Esclavitud: pues el esclavo se siente libre al no conocer otra cosa, de este modo; “Esclavitud es Libertad”
  • La Ignorancia es Fuerza: debido a que la ignorancia evita cualquier rebelión contra el Partido, por lo cual “La fuerza es Ignorancia”, concluye O’Brien.

1984 en Wikipedia


Posibles Lemas de Crea:

Cuidado del Medio Ambiente es deforestar.


Actualización:

 


Agricultura Sostenible con Fitosanitarios (o sea con agrotóxicos)

Carolyn Merchant, “Ciencia y Visiones del Mundo”

Una primera traduccion, si quieren mejorarla/revisarla/corregirla, envíenme las correcciones a:
Eduardo_g#riseup.net

Reemplacen # por @


Conferencia de Carolyn Merchant…Si alguien quiere hacerle los subtítulos.


Fuente History.vt

pp. 41-60 en Ecología Radical: La búsqueda de un mundo habitable (New York: Routledge, 1992).

¿La tierra está muerta o viva? Las antiguas culturas de oriente y occidente y los pueblos originarios de América vieron la tierra como una madre, viva, activa, y que responde a la acción humana. Griegos y europeos renacentistas conceptualizaron al cosmos como un organismo vivo, con un cuerpo, alma y espíritu, y a la tierra como madre de crianza con sistemas respiratorio, circulatorio, reproductivo, y excretor. La relación entre la mayoría de los pueblos y la tierra era una ética yo-tú de propiciación antes de hacer una de represa en un arroyo, cortar un árbol, o cavar un pozo para una mina. Sin embargo, durante los últimos trescientos años, la ciencia mecanicista occidental y el capitalismo han visto a la tierra como algo muerto e inerte, manipulable desde el exterior, y para explotar sus beneficios. La muerte de la naturaleza legitimaba su dominio. Las extracciones coloniales de recursos combinados con la contaminación industrial y su agotamiento empujó hoy a toda la tierra al borde de la destrucción ecológica.

LA COSMOVISIÓN ORGÁNICA

El cosmos del mundo renacentista era el de un organismo vivo. Los cuatro elementos (tierra, aire, fuego y agua) que componen al mundo material debajo de la luna, y el quinto elemento (el éter) que hizo a las estrellas y los planetas eran su cuerpo material. El alma era la fuente que animaba al movimiento diario como el sol, las estrellas y los planetas rodeaban a la tierra geocéntrica cada veinticuatro horas. El espíritu, descendiendo de Dios desde más allá de los cielos, mezclado con el éter y el aire ambiente, para ser absorbido por las plantas, los animales y los seres humanos en la superficie de la tierra.

El caracter viviente del organismo mundial no sólo significaba que las estrellas y los planetas estaban vivos, sino que la tierra también fue invadida por una fuerza que da vida y movimiento a los seres vivos en él. La tierra era considerada como una bienhechora, receptiva, femenina enriquecedora. En la antigua tradición, la madre tierra respiraba diariamente, inhalando el pneuma o espíritu de la atmósfera. Su “respiración copiosa” renovaba la vida en su superficie. Los manantiales de la tierra eran semejantes al sistema de la sangre humana; sus otros diversos fluidos eran comparados a la mucosidad, la saliva, el sudor, y otras formas de lubricación del cuerpo humano. Como las aguas en su superficie iban y venían, evaporándose hacía las nubes, y descendía como rocíos, lluvias y nieves, la sangre de la tierra estaba limpia y renovada. Las venas, venillas, arrollos y canales que corrían por toda la tierra, sobre todo en las montañas. Sus humores fluían de las venillas hacía las venas más grandes. En muchos lugares, las venas se llenaron de metales y minerales.

La tierra, como los seres humanos, tenía incluso su propio sistema excretor. La tendencia de la tierra para romper el viento era la causa de los terremotos y una manifestación de la indignación de la madre tierra ante los seres humanos que extraen sus entrañas. Las entrañas de la tierra estaban llenas de canales, cámaras de fuego, agujeros de gloria, y fisuras a través de las cuales se emiten fuego y calor, algunos en forma de exhalaciones volcánicas ardientes, otras como fuentes de agua calientes. La capa delgada de tierra en la superficie de la tierra era su piel. Los campesinos europeos nutrían la tierra, realizaban danzas rituales, y regresaban sus regalos para asegurarse la continua fertilidad. Los árboles eran trenzas de la madre tierra. Su cabeza estaba adornada con flecos y rizos que la industria maderera esquila y borra.

Una analogía utilizada comúnmente era la de que existía entre la capacidad de reproducción y el cuidado de la mujer y la capacidad de la madre tierra para dar a luz a piedras y metales dentro de “su” vientre a través del matrimonio con el sol. Para la mayoría de las culturas tradicionales, minerales y metales maduraban en el útero de la madre tierra, las minas eran comparadas con su vagina, y la metalurgia era la aceleración humana del nacimiento del metal que vivía en el útero artificial del horno – un aborto del ciclo de crecimiento natural del metal antes de su tiempo. Los mineros ofrecían esta propiciación a las deidades de la tierra y el mundo subterráneo, realizaban sacrificios ceremoniales, y observaban la limpieza estricta, la abstinencia sexual, y el ayuno antes de violar el carácter sagrado de la tierra viviente por cavar una mina. Esto suponía una enorme responsabilidad para los herreros en la precipitación del nacimiento del metal a través de la fundición, fusión, y golpeando con el martillo y el yunque; que a menudo se le concedía el estatuto de un chamán en rituales tribales, y se pensaba que sus herramientas mantenían poderes especiales.

La imagen de la tierra como un organismo vivo y madre cuidadosa servía como una restricción cultural que restringía las acciones de los seres humanos. Uno no mataría fácilmente a una madre, cavaría en sus entrañas por oro, ni mutilaría su cuerpo. Mientras la tierra se conceptualizó como viva y sensible, podría ser considerado una violación de una conducta ética humana llevar a cabo actos destructivos en su contra. De la misma manera, los sistemas de creencias culturales de muchas tribus de indios americanos tuvieron durante siglos un comportamiento que sutilmente guiaba al grupo hacia la naturaleza. Smohalla de las Tribus de la Cuenca de Columbia expresó las objeciones de los Aborígenes hacía las actitudes europeas a mediados de los años 1800.


Me pides que are la tierra! ¿Debo tomar un cuchillo y romper los pechos de mi madre? Luego, cuando me muera ella no me va a llevar a su seno para descansar.

Me pides que excave en busca de piedras! Debo cavar bajo su piel por sus huesos? Luego, cuando me muera no podré entrar en su cuerpo para nacer de nuevo.

Me pides que corte el césped y haga heno y lo venda, y que sea rico como un hombre blanco! Pero, ¿cómo me atrevo yo a cortarle el pelo a mi madre?

Tales imágenes que se encuentran en la literatura de una cultura podían desempeñar un papel normativo dentro de ella. Controlar las imágenes operaba como restricciones éticas o como sanciones éticas – como “deberes” sutiles o “no deberes.” Así, como las metáforas descriptivas e imágenes de la naturaleza del cambio, una restricción del comportamiento se puede cambiar por una sanción. En el curso de la revolución científica se estaba produciendo un cambio en la imagen y la descripción de la naturaleza. Hoy, la cosmología orgánica, experimentada de alguna forma en casi todos los pueblos del mundo de todos los tiempos, ha sido reemplazada. (1)

EL SURGIMIENTO DEL CAPITALISMO

En el siglo XVI, en la medida que los estados feudales de la Europa medieval estaban desapareciendo, una nueva fuerza dinámica emergió que destrozó la forma de vida premoderna y las limitaciones orgánicas contra la explotación de la tierra. Originada en las ciudades-estado de la Italia del Renacimiento y difundiéndose hacia el norte de Europa se expandía inexorablemente la economía de mercado, intensificando las tendencias medievales hacia relaciones capitalistas y los modos de producción capitalistas del comportamiento económico. Como el comercio se aceleraba en toda Europa occidental, estimulado por el descubrimiento europeo y la explotación de las Américas, la producción para la subsistencia comenzó a ser sustituida por la producción más especializada para el mercado. Se propagó el uso del dinero proporcionado no sólo un medio uniforme de intercambio, sino también un depósito de valor confiable, facilitando la acumulación abierta. La inflación generada por el crecimiento de la población y la inundación de oro americano aceleró la transición desde los modos económicos tradicionales a los modos de organización económicos racionales que lo maximizaba. El crecimiento de las ciudades como centros de producción, del comercio y artesanía creó una nueva clase de empresarios burgueses que les suministraron a los ambiciosos monarcas los fondos y la experiencia para construir fuertes estados nacionales, socavando el poder de la nobleza terrateniente de base regional.

La economía medieval había estado basada en fuentes orgánicas y renovables de energía – madera, agua, viento y los músculos de los animales – la economía capitalista emergente se basa en energía no renovable – carbón – y metales inorgánicos – hierro, cobre, plata, oro, estaño, mercurio y – el refinado y procesamiento de lo que en última instancia dependían aún más y agotan los bosques. A lo largo del siglo XVI, las operaciones mineras se cuadruplicaron como el comercio de metales expandidos, teniendo inmensa peaje como bosques fueron cortados para hacer carbón y las tierras despejadas convirtieron en pastos de ovejas para la industria textil. Construcción naval, esencial para el comercio capitalista y la supremacía nacional, junto con el vidrio y la fabricación de jabón, también contribuyó a la denudación de la cubierta forestal antigua. Las nuevas actividades alteradas directamente la tierra. No sólo fueron sus bosques talados, pero pantanos fueron drenados y los pozos de las minas fueron más profundos.

Las nuevas empresas comerciales e industriales mostraban que las limitaciones culturales antiguas en contra de la explotación de la tierra ya no dominaban. Si bien el marco orgánico fue durante muchos siglos lo suficientemente integrador para anular el desarrollo comercial y la innovación tecnológica, la aceleración del cambio económico en toda Europa occidental comenzó a socavar la unidad orgánica del cosmos y la sociedad. Debido a que las necesidades y objetivos de la sociedad en su conjunto estaban cambiando con la revolución comercial, los valores asociados a la visión orgánica de la naturaleza ya no eran mas aplicables; por lo tanto, la plausibilidad del marco conceptual en sí lenta, pero continuamente, estaba siendo amenazada. En los siglos XVI y XVII, la tensión entre el desarrollo tecnológico en el mundo de las acciones y las imágenes orgánicas que controlaban al mundo de la mente se habían vuelto demasiado grandes. La antigua visión del mundo era incompatible con las nuevas actividades. (2)

CIENCIA EXPERIMENTAL

Durante el siglo XVII, el marco orgánico, en el que la imagen de la Madre Tierra era un freno moral en contra de la explotación de la naturaleza, fue sustituido por una nueva ciencia experimental y una visión del mundo que veía a la naturaleza no como un organismo, sino como una máquina – muerta, inerte, e insensible a la acción humana. Francis Bacon (1571-1626), siguiendo las tendencias que habían ido evolucionando a lo largo del siglo pasado, abogó por el dominio de la naturaleza para el beneficio humano. Comparó a mineros y herreros cuyas tecnologías extrían a los minerales para las nuevas actividades comerciales con los científicos y tecnólogos que penetran en la tierra y le dan forma a “ella” con el yunque. El nuevo hombre de ciencia, escribió, no debe pensar en que la “inquisición de la naturaleza está en cualquier parte de interdtando o prohibiendo.” La naturaleza debe ser “obligada a dar servicio” y hacerla “esclava”, “restringirla” y “moldearla” por las artes mecánicas. Los “buscadores y espías de la naturaleza” estaban para descubrir sus parcelas y secretos. (3)

El vientre de la naturaleza, argumentó Bacon, alberga secretos que a través de la tecnología le podrían ser arrebatadas para usarlas en la mejora de la condición humana. Antes de la caída de Adán y Eva no había existido la necesidad de poder o de dominarla, debido a que se habían hecho soberanas sobre todas las demás criaturas. Sólo “cavando más y más en la mina del conocimiento natural,” creía Bacon, podría la humanidad recuperar ese dominio perdido. La naturaleza colocada en esclavitud a través de la tecnología serviría a los seres humanos. Aquí la “naturaleza recibe órdenes del hombre y trabaja bajo su autoridad.” El método de la ciencia no debía ser realizado mediante el desarrollo de nociones abstractas como las de los escolásticos medievales, sino más bien a través de la instrucción del entendimiento “que puede en verdad diseccionar a la naturaleza.” “Por el arte y la mano del hombre”, la naturaleza debía ser “forzada a salir de su estado natural y ser presionada y moldeada.” De esta manera “el conocimiento humano y el poder humano se juntan como uno solo.” (4)

Así Bacon, en una audaz imágen sexual, se refirió a las características claves del modelo del método experimental – limitando a la naturaleza al laboratorio, disecciondándola con la mano y la mente, y penetrando en los secretos ocultos de la naturaleza – el lenguaje todavía hoy lo utiliza para alabar a un científico: ” hechos concretos “,” mente penetrante, “o argumentos” seminales “. Las restricciones contra la minería de la tierra se convirtieron sutilmente en autorizaciones para la explotación y “violar” a la naturaleza para el bien humano. (5)

El desarrollo de la ciencia como una metodología para la manipulación de la naturaleza, y el interés de los científicos en las artes mecánicas, se convirtieron en un importante programa durante la segunda mitad del siglo XVII.

Otros filósofos se dieron cuenta incluso con más claridad que la que tenía Bacon sobre las conexiones entre la mecánica, los oficios, los intereses comerciales de la clase media, y el dominio de la naturaleza. Los científicos se pronunciaron a favor de la “masterización” y la “administración” de la tierra. El filósofo francés René Descartes escribió en su Discurso del método (1637), que a través de conocer el arte de los artesanos y las fuerzas de los cuerpos pudimos “convertirnos en los dueños y poseedores de la naturaleza.” (6)

John Dury y Samuel Hartlib, Ingleses Baconianos y organizadores del Colegio Invisible (ca. 1645), relacionaron el estudio de las artes y oficios al aumento de la riqueza. Los miembros de la primera sociedad científica de Inglaterra, la Royal Society (fundada en 1660), estaban interesados en la realización de las propuestas de Bacon de dominar la naturaleza a través de la experimentación. Joseph Glanvill, el filósofo Inglés que defendió el programa de Bacon en su Plus Ultra (1668), afirmó que el objetivo de la filosofía natural era “ampliar los conocimientos mediante la observación y la experimentación… Para que la naturaleza sea conocida, puede ser dominada, gestionada , y utilizada en los servicios de la vida humana “. Para Glanvill, la anatomía, era “más útil en la vida humana”, ya que “tiende [ía] poderosamente a la evisceración de la naturaleza, y a la revelación de las fuentes de su movimiento.” En la búsqueda de los secretos de la naturaleza, nada era más útil que el microscopio en la búsqueda de “los secretos de la naturaleza no se encuentran en las mayores masas, sino en esos pequeños hilos y manantiales que son demasiado sutiles para la grosería de nuestros sentidos sin ayuda.” (7)

En sus Ensayos Experimentales (1661), el científico Inglés Robert Boyle distingue entre simplemente saber en contraposición con dominar la naturaleza en la apenas velada metáfora sexual: “Algunos hombres sólo se preocupan en conocer la naturaleza, otros desean mandar en ella” y “para traer la naturaleza para que sea útil a sus fines particulares, ya sean de salud o riquezas, o voluptuosidad “. (8)

El método experimental desarrollado por los científicos del siglo XVII se vio reforzada por el auge de la filosofía mecánica. Juntos reemplazaron las maneras “naturales” más antiguas de pensarla con una nueva y “natural” forma de ver, pensar y comportarse. La transformación desde un organismo a una máquina entusiasmó a las mejores mentes de su tiempo durante un período lleno de ansiedad, confusión, e inestabilidad en las esferas intelectuales y sociales.

LA VISIÓN MECANICISTA DEL MUNDO

La concepción mecánica de la naturaleza se enseña ahora en la mayoría de las escuelas occidentales aceptándosela sin discusión en nuestro día a día, la realidad de sentido común – una realidad en la que la materia está formada por átomos, los colores se producen por la reflexión de las ondas de luz de diferentes longitudes, los cuerpos obedecen a la ley de la inercia, y el sol está en el centro de nuestro sistema solar. Esta visión del mundo es un producto de la revolución científica del siglo XVII. Ninguna de sus suposiciones eran el punto de vista del sentido común de nuestros homólogos del siglo XVI. Antes de la revolución científica, la mayoría de la gente común asumía que la Tierra estaba en el centro del cosmos, que la tierra era una madre afectuosa, y que el cosmos estaba vivo, no muerto.

Como modelo unificador para la ciencia y la sociedad, la máquina ha permeado y reconstruido la conciencia humana tan totalmente que hoy casi no cuestionamos su validez. La naturaleza, la sociedad, y el cuerpo humano se componen de piezas atomizadas intercambiables que pueden ser reparadas o reemplazadas desde fuera. La “solución tecnológica” repara a una falla ecológica, nuevos seres humanos reemplazan a los viejos para mantener el buen funcionamiento de la industria y la burocracia, y las intenciones de la medicina cambian un corazón enfermo por uno fresco, descartando al viejo.

La eliminación del animismo, de los supuestos orgánicos sobre el cosmos constituyó la muerte de la naturaleza – el efecto de mayor alcance de la revolución científica. Debido a que la naturaleza es ahora considerada como un sistema de partículas muertas, inertes movidas por fuerzas externas en lugar de inherentes, el marco mecánico en sí podría legitimar la manipulación de la naturaleza. Por otra parte, como marco conceptual, el orden mecánico había asociado un marco de valores basados en el poder, totalmente compatible con las direcciones tomadas por el capitalismo comercial. (9)

La cosmovisión mecánica emergente se basa en suposiciones sobre la naturaleza consistentes con la certeza de las leyes físicas y el poder simbólico de las máquinas. Aunque muchas filosofías alternativas disponibles (aristotélica, estoica, gnóstica, Hermética, la magia, naturalista, y animista), la ideología europea dominante pasó a ser gobernada por las características y el poder experiencial de la máquina. Los valores sociales y realidades sutilmente guían las decisiones y caminos hacía la verdad y la certezas tomadas por los filósofos europeos. Los relojes y otras de las primeras máquinas modernas del siglo XVII se convirtieron en modelos subyacentes de la filosofía y la ciencia occidental.

No sólo eran suposiciones filosóficas del siglo XVII sobre el ser y el conocimiento infundidas por las estructuras físicas fundamentales de las máquinas las que se encuentran en la experiencia cotidiana de los europeos occidentales, sino que estos presupuestos eran completamente consistentes con otros de las características de la máquina La posibilidad de controlar y dominar la naturaleza. Estos supuestos subyacentes sobre la realidad de la naturaleza se han convertido hoy en las directrices para la toma de decisiones en la tecnología, la industria y el gobierno.

Las siguientes suposiciones acerca de la estructura del ser, el conocimiento y el método hacen posible la manipulación humana y el control de la naturaleza.

  1. La materia se compone de partículas (supuesto ontológico).
  2. El universo es un orden natural (principio de identidad).
  3. El conocimiento y la información pueden ser abstraídas del mundo natural (supuesto de independencia del contexto).
  4. Los problemas pueden ser analizados por partes que pueden ser manipulados por las matemáticas (supuesto metodológico).
  5. Los datos sensoriales son discretos (supuesto epistemológico). (10)

La nueva concepción de la realidad desarrollada a mediados del siglo XVII compartió una serie de supuestos con los relojes, la adaptación de las fábricas, y la multiplicación de la fuerza de las máquinas se habían convertido en una parte importante de la vida económica europea diaria. En primer lugar, compartían la suposición de que la naturaleza ontológica se compone de componentes modulares o partes discretas conectadas con un nexo causal que transmite el movimiento en una secuencia temporal de parte a parte. Las teorías corpusculares y atómicas revivieron en el siglo XVII con la hipótesis de una estructura de partículas de la realidad. Las partes de la materia, como partes de máquinas, estaban muertas, pasivas, e inertes. Los movimientos aleatorios de los átomos se reorganizan para formar nuevos objetos y formas de ser por la acción de fuerzas externas. El movimiento no era inherente a los corpúsculos, sino una cualidad primaria de la materia, puesta en la máquina mundana por Dios. En la filosofía de Descartes, el movimiento se inició con la creación del mundo y se sostenía de instante en instante en el tiempo creado; para el físico Inglés Isaac Newton (1642 1727), el nuevo movimiento en forma de “principios activos” (“causa de la gravedad, la fermentación, y la electricidad) se añadió periódicamente para evitar que la máquina del mundo no autónoma decayera. Para el filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), el reloj universal era autónomo – no necesitaba de insumos externos, una vez creado y puesto en marcha. La ontología de esta ciencia clásica del siglo XVII, modificada por conceptos de energía, se ha convertido en el marco del sentido común occidental de la realidad.

La segunda suposición compartida entre las máquinas y la ciencia del siglo XVII era la ley de la identidad, la idea de que A es A, o de la identidad a través del cambio. Esta hipótesis de un orden racional en la naturaleza se remonta al pensamiento de los filósofos Parménides de Elea (fl. 500 aC) y Platón (siglo cuarto antes de Cristo) y es la sustancia del primer principio de Aristóteles de la lógica. En términos generales, es la suposición de que la naturaleza está sujeta a un comportamiento del tipo legal y, por lo tanto, que el dominio de la ciencia y la tecnología incluye a aquellos fenómenos que pueden reducirse a reglas ordenadas predecibles, reglamentos y leyes. Eventos que pueden ser así descritos, pueden ser controlados por la simple identidad de relaciones matemáticas. Fenómenos que “no se pueden prevenir ni reproducirse a voluntad … [están] esencialmente más allá del control de la ciencia.” (11)

La dependencia estructural formal de este método matemático a las características de las artes mecánicas estaban muy bien articuladas por Descartes en su Discurso del Método (1636)): “Sobre todo yo estaba encantado con las matemáticas, debido a la certeza de sus manifestaciones y la evidencia de su razonamiento, pero no entendía su verdadero uso y creía que estaba sólo al servicio de las artes mecánicas, estaba asombrado que, viendo cómo eran firmes y sólidos sus fundamentos, ningún edificio más elevado haya sido creado como acto seguido “. (12)

El principal ejemplo de la ley de identidad de Descartes era el que la conservación de la cantidad de movimiento se mide por la cantidad de materia y su velocidad, m | v |. A finales del siglo XVII Newton, Leibniz, los matemáticos ingleses Christopher Wren y John Wallis y el físico holandés Christiaan Huygens contribuyeron a la corrección de la ley de Descartes con precisión para describir el impulso (mv) como el producto de la masa y la velocidad en lugar de la velocidad y la energía mecánica (mv2) como el producto de la masa por el cuadrado de la velocidad. Las máquinas cotidianas eran modelos de máquinas ideales gobernadas y descritas por las leyes de la estática y las leyes relacionales de la conservación de la energía mecánica y el momento. La forma o estructura de estas leyes, basadas como estaban en la ley de identidad, fue por lo tanto un modelo del universo. Aunque la conversión de la energía de una forma a otra, y en particular, la conversión de movimiento mecánico en calor no se entiende completamente hasta el siglo XIX, el impacto de las leyes del siglo XVII eran, sin embargo, para la mayoría de los filósofos naturales, modelos de la transferencia y la conservación del movimiento especulándose que existía en el mundo ideal de los átomos y los corpúsculos.

El tercer supuesto, la independencia del contexto, se remonta a la idea de Platón de que sólo las cantidades y la independencia del contexto pueden presentarse en la modelización matemática. En la medida en que el cambiante mundo imperfecto de la vida cotidiana participa de la mundo ideal, que puede ser descrito, predecido, y controlado por la ciencia al igual que la máquina física puede ser controlada por su operador humano.La ciencia depende de una realidad estructural rígida, limitada y restrictiva. Esta visión limitada de la realidad es, sin embargo, muy potente, puesto que permite la posibilidad de controlar cualquier fenómeno predecibles, regularlo, y someterlo a las normas y leyes. La asunción del orden es por lo tanto fundamental para el concepto de poder, y ambos son parte integral de la visión científica del mundo moderno. (13)

Aunque el plan de Descartes para reducir la complejidad del universo a un orden estructurado era amplio, él descubrió que el problema que Aristóteles había percibido en el método de Platón era inherente a su propio esquema. Ese problema era la dificultad intrínseca, si no la imposibilidad, de abstraer exitosamente la forma o la estructura de la realidad de la maraña de su material, el contexto del medio ambiente físico. Las estructuras no son, de hecho, independientes de su contexto, como este tercer supuesto afirma, sino que está integralmente ligada a ellos. De hecho, Descartes se vio obligado a admitir que “la aplicación de las leyes del movimiento era difícil, debido a que cada cuerpo es tocado por varios otros, al mismo tiempo …. Las reglas presuponen que los cuerpos son perfectamente duros y separables de todos los demás. .. y no se observa esto en el mundo “. La enorme complejidad de las cosas de este modo inhibe el análisis en términos de elementos simples. (14)

El método de descripto por Descartes con mucha precisión la cuarta o la suposición metodológica de que los problemas se pueden dividir en partes y la información a continuación, puede ser manipulada de acuerdo con un conjunto de reglas y relaciones matemáticas. Sucintamente, su método supone que un problema se puede analizar en partes, y que las partes pueden simplificarse mediante la abstracción de ellas del complicado contexto ambiental y luego manipularse bajo la guía de un conjunto de reglas.
Su método consistía en cuatro preceptos lógicos:

  1. “…No aceptar nunca cosa alguna como verdadera que no la conocieses evidentemente como tal, es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención y no admitir en mis juicios nada más que lo que se presentase a mi espíritu tan clara y distintamente, que no tuviese ocasión alguna de ponerlo en duda.”
  2. “… Dividir cada una de las dificultades que examinase en tantas partes como fuera posible y como se requiriese para su mejor resolución.”
  3. “…Conducir ordenadamente mis pensamientos, comenzando por los objetos más simples y fáciles de conocer para ascender poco a poco, como por grados, hasta el conocimiento de los más complejos, suponiendo, incluso, un orden entre los que no se preceden naturalmente.”
  4. “… Hacer en todas partes enumeraciones tan completas y revistas tan generales que estuviese seguro de no omitir nada.”

En opinión de Descartes, este método era la clave del poder sobre la naturaleza, estos métodos de razonamiento utilizados por los geómetras “me hizo imaginar que todas esas cosas que caen bajo el conocimiento del hombre podrían muy probablemente ser mutuamente relacionadas de la misma manera “. Siguiendo este método, “no puede haber nada tan remoto que no podamos llegar a ella, o recóndita que no podamos descubrirla.”

El método de Descartes dependía de la manipulación de la información de acuerdo con un conjunto de reglas: “Comenzando con las más simples y generales (preceptos), y haciendo de cada verdad que he descubierto una regla para ayudarme a encontrar a otras, – no sólo llegué a la solución de las muchas preguntas que había considerado hasta ahora como más difíciles, sino… yendo más lejos, era posible resolverlas “. De la misma manera, la operación de una máquina depende de la manipulación de sus piezas de material de acuerdo con un conjunto prescrito de operaciones físicas.

Descartes hizo gran hincapié en el concepto de un plan o la forma de ordenar esta información, elaborando sus ejemplos desde problemas prácticos de planificación de la ciudad: “Esas antiguas ciudades que, originalmente eran simples aldeas, se han convertido con el transcurso del tiempo en grandes ciudades, están por lo general mal construidas, en comparación con aquellas que son regularmente diseñadas desde un llano por un topógrafo que es libre de seguir sus propias ideas “. Él deseaba que sus nuevas ideas se “ajustaran a la uniformidad de un esquema racional.” (15)

En su De Cive [De Cive: Elementos Filosóficos Sobre El Ciuddano], escrito en 1642, Hobbes había abogado por la aplicación de este método de análisis para la sociedad:

    “Una cosa se conoce mejor a partir de aquello que la constituye. Ya que como sucede en un reloj mecánico o en cualquier otra máquina algo más complicada, que sólo se puede conocer cuál sea la función de cada pieza y de cada rueda si se desmonta y se examina por separado la materia, la forma y el movimiento de cada parte, de igual manera, al investigar el derecho del Estado…”. (16)

La quinta hipótesis compartida por la ciencia del siglo XVII y la tecnología de las máquinas era la suposición de que todos los datos sensoriales son atómicos. Los datos son recibidos por los sentidos como partículas diminutas de información. Esta suposición acerca de cómo se recibe el conocimiento se articuló más explícitamente por Hobbes y los empiristas británicos John Locke y David Hume. Según Hobbes, los datos sensoriales surgen de los movimientos de la materia, que afecta a nuestros órganos de los sentidos, directamente en el caso del gusto y el tacto, o indirectamente, a través de un medio material, como en la vista, oído y olfato. Estos datos sensoriales pueden ser manipulados y recombinados de acuerdo a las reglas de la libertad de expresión: “Pero la invención más noble y rentable de todas las demás, era la de la expresión, que consiste en nombrarlas o denominarlas y conectarlas mediante el cual los hombres registran sus pensamientos… sin la cual no habría existido entr los hombres ni república, ni sociedad, ni contrato, ni paz “. (6) Las palabras son abstracciones de la realidad; las frases o pensamientos son conexiones entre palabras: “. La manera cómo el discurso sirve para el recuerdo de la consecuencia de las causas y efectos, consiste en la imposición de nombres y la conexión entre ellos” La naturaleza no se puede entender a menos que se analice primero en partes de las que la información se pueda extraer como datos de los sentidos: “Por lo tanto, nadie puede concebir nada, sino que debe concebirlo en algún lugar y dotado de cierta magnitud determinada, y que pueda dividirse en partes.” (17)

Para Hobbes, la mente en sí es un tipo especial de máquina – una máquina de cálculo similar a las construidas por el matemático escocés John Napier (1550 1617), el filósofo y matemático francés Blaise Pascal (1623-62), Leibniz, y otros científicos del siglo XVII. La razón no es más que sumar y restar o calcular. “Cuando un hombre razona, no hace nada más que concebir una suma total, a partir de la adición de sus partes, o concibe una resta, de la sustracción de una suma de otra, lo cual, si se puede hacer por medio de palabras, es la concepción de la consecuencia de los nombres de todas las partes, al nombre del conjunto;. o de los nombres de todo y una parte del nombre de la otra parte ” “En suma, en lo que importa para decir hay lugar para la suma y la resta, también hay lugar para la razón, y cuando éstas no tienen lugar, la razón no tiene nada que ver …. La razón no es otra cosa… que un ajuste de cuentas, que se suma y resta “. (18) Este punto de vista se manifiesta en la teoría de la información del siglo XX que, según el filósofo Martin Heidegger, es “el acuerdo por el que se ponen todos los objetos en la forma, como para asegurar la dominación del hombre sobre la tierra entera e incluso los planetas.” (19)

La nueva definición de la realidad de la filosofía y de la ciencia del siglo XVII fue, por lo tanto, coherente y análoga a la estructura de las máquinas. Las máquinas (1) se componen de partes, (2) dando una información particular sobre el mundo, (3) se basan en el orden y la regularidad, (realizan operaciones en una secuencia ordenada), (4) operan en un dominio definido con precisión limitada de la del contexto total, y (5) nos dan poder sobre la naturaleza. A su vez, la estructura mecánica de la realidad (1) se compone de partes atómicas, (2) se componen de bits de información discretos extraídos del mundo, (3) se supone que funcionan de acuerdo con las leyes y las normas, (4) se basan en la libertad del contexto abstrayéndose del complejo y cambiante mundo de la apariencia, y (5) se definen de manera que se nos dé la capacidad máxima para la manipulación y el control sobre la naturaleza. (20)

LA DOMINACIÓN DE LA NATURALEZA

Sobre la base de estos cinco supuestos acerca de la naturaleza de la realidad, la ciencia desde el siglo XVII ha sido ampliamente considerada como libre de valores, de un conocimiento objetivo, independiente del contexto del mundo exterior. Además, como Heidegger argumentó, la filosofía occidental desde Descartes ha estado fundamentalmente preocupada por el poder. “La esencia de la tecnología moderna radica en encuadrarla;” es decir, en la revelación de la naturaleza con el fin de hacerla una “reserva permanente”, o almacén. “La física, de hecho, como teoría pura”, escribió, “configura a la naturaleza para exhibirse” de tal manera que “atrape” eso “como un orden calculable de fuerzas.” (21)

Tanto el orden y el poder son componentes integrales de la concepción mecánica de la naturaleza. Tanto la necesidad de un nuevo orden social e intelectual y los nuevos valores del poder humano y la máquina, combinados con las tradiciones intelectuales antiguas, entraron en la reestructuración de la realidad en torno a la metáfora de la máquina. La nueva metáfora reintegró los elementos dispares del yo, la sociedad y el cosmos rotos en pedazos por la Reforma Protestante, el auge del capitalismo comercial, y los primeros descubrimientos de la nueva ciencia.

La dominación de la naturaleza depende igualmente de lo humano como operador, que deriva de un énfasis en el poder y en el humano como gerente, que deriva de la presión sobre el orden y la racionalidad como criterios para el progreso y el desarrollo.

La operación eficiente resulta de la disposición racional ordenada de los componentes de un sistema. El marco mecánico con sus valores asociados de poder y control sancionó la gestión de la naturaleza y la sociedad. La gestión de los recursos naturales depende de la prospección del estado de los recursos existentes, y la eficiente planificación de su uso sistemático y la buena reposición a largo plazo de quienes los utilizan. (22)

CIENCIA NEWTONIANA

El mundo en el que vivimos hoy nos fue legado por Isaac Newton. A pesar de los avances del siglo XX en la relatividad y la teoría cuántica, nuestra realidad común occidental es el mundo de la física clásica. El legado de Newton fue la brillante síntesis de la mecánica terrestre de Galileo y la astronomía copernicana-kepleriana. Fundamental en la generalidad, describe y se extiende por todo el universo. La física clásica y su estructura de la filosofía le hace creer a nuestra conciencia en un mundo compuesto de partes atómicas, de cuerpos inertes que se mueven con velocidad uniforme a menos que sean forzados por otro organismo a desviarse de su camino en línea recta, de objetos que se ven reflejados por la luz  desde la variación de las frecuencias, y de la materia en movimiento responsable de todas las ricas variaciones en colores, sonidos, olores, sabores y toques que apreciamos como seres humanos. En nuestra vida cotidiana, la mayoría de nosotros aceptamos estas enseñanzas como ayudas, sin reflexionar muy críticamente sobre sus orígenes o valores asociados.

El problema que la mecanización del mundo planteó para la generación posterior a Descartes y Hobbes fue el tema de la “muerte de la naturaleza.” ¿Si los últimos principios eran la materia y el movimiento? ¿Cómo fue para la primera generación de los mecanicistas?  o ¿incluso para la materia, el movimiento, el espacio vacío, y la fuerza? ¿cómo empezó para Newton? esto dejó sin resolver la cuestión central de explicar el movimiento de las formas de vida en un cosmos muerto. Como muchos otros, Newton no estaba satisfecho con la solución dualista de Descartes, que reduce al ser humano a un fantasma en el engranaje cuya mente podría hacer cambiar la dirección, pero no iniciar el movimiento corporal, y clasificar a los animales como meras máquinas bestia.

Sin embargo, como la más poderosa síntesis de la nueva filosofía mecánica, Los Principlos Matemáticos de la Filosofía Natura de Newton personificaron al mundo muerto como resultante del mecanismo. A lo largo de la compleja evolución de su pensamiento, Newton se aferró tenazmente a la característica distintiva de mecanismo – el dualismo entre la pasividad de la materia y la externalidad de la fuerza y actividad. (23)

El mecanismo eliminó de la descripción los conceptos naturales de jerarquía espacial, valor, propósito, armonía, calidad, y la forma central de la antigua descripción orgánica de la naturaleza, dejando sólo las causas materiales y eficientes – materia y fuerza. El movimiento no era un proceso orgánico, sino un estado temporal de la existencia de un cuerpo en relación con el movimiento o reposo de otros cuerpos. Las tendencias a la matematización del pensamiento newtoniano que no hizo hincapié en el proceso de cambio, sino en la resistencia al cambio, la conservación del movimiento de un cuerpo, y los planetas y satélites como esferas ideales y fuentes puntuales de fuerza gravitacional eran manifestaciones de preocupación de los filósofos mecánicos ‘con la idealización geométrica, la estabilidad, la estructura, la existencia, y la identidad, en lugar de ser un flujo orgánico, el cambio, el devenir, y el proceso. El mecanismo de la primacía del proceso fue sustituida por la estabilidad de la estructura.

Completamente compatible con esta reestructuración del cosmos como materia pasiva y fuerza externa fue la división de la materia en partes atómicas separadas por espacio vacío. El libro de la naturaleza ya no estaba escrito en símbolos, signos y firmas, sino en caracteres corpusculares. El análisis atómico de la materia, en última instancia se convirtió en un ejemplo para la división atómica de datos, problemas y acontecimientos a escala global. (24)

Las especulaciones de Newton sobre la estructura atómica como se presenta en la edición 1713 de los Principia y las consultas a las ediciones de 706 y 1717 de Opticks se convirtieron en la base para los filósofos experimentales del siglo XVIII, que deseaban completar la tarea de reducir los fenómenos conocidos a leyes simples que –como la ley de la gravitación –  cuantificarían otras ciencias, química, eléctrica, y las observaciones térmicas, mecánicamente. Por otra parte, su marco conceptual, hacía hincapié en la fuerza externa y la materia pasiva dividida en componentes reorganizbles que podría proporcionar una sutil autorización para la dominación y manipulación de la naturaleza necesaria para el desarrollo económico progresivo. Si finalmente se elimina el marco religioso que prevé un cuidado constante de Dios y la consecución de la gracia humana, como lo fue en el siglo XVIII, las posibilidades de arrogancia intelectual hacia la naturaleza se fortalecerían. (25)

La visión mecanicista de la naturaleza, desarrollada por los filósofos naturales del siglo XVII y basada en una tradición matemática occidental que se remonta a Platón, sigue siendo dominante en la ciencia hoy en día. Este punto de vista asume que la naturaleza se puede dividir en partes y que las partes se pueden reorganizar para crear otras especies del ser. Los “Hechos” o bits de información se pueden extraer del contexto ambiental y reorganizanrde acuerdo con un conjunto de normas sobre la base de las operaciones lógicas y matemáticas. Los resultados pueden ser probados y verificados para volver a presentarlos a la naturaleza, el último juez de su validez.

El positivismo lógico del siglo XX, base para el conocimiento científico, supone que sólo dos tipos de declaraciones conducen a verdades sobre el mundo natural: matemáticas ( o expresiones lógicas) de la forma a = a, y declaraciones empíricamente verificables. El formalismo matemático proporciona el criterio de racionalidad y seguridad, la naturaleza del criterio de validez empírico y la aceptación o el rechazo de la teoría. Las ciencias naturales se han convertido en el modelo para el conocimiento.

El enfoque mecánico a la naturaleza es tan fundamental para la física del siglo XX como lo fue para la ciencia newtoniana clásica. El siglo XX -de la física todavía ve al mundo en términos de partículas fundamentales – electrones, protones, neutrones, mesones, muones, piones, Taus, theta, sigmas, pis, y así sucesivamente. La búsqueda de la partícula de unificación definitiva, el quark, continúa atrayendo los esfuerzos de los mejores físicos teóricos.

La ciencia moderna supone que es ampliamante objetiva, libre de valores, con un conocimiento libre de contexto del mundo exterior. Cuanto mayor sea el grado en que las ciencias puedan reducirse a este modelo matemático mecanicista, más legítimas se conviertirán estas ciencias. Por lo tanto la jerarquía reduccionista de la validez de las ciencias propuesto primero en el siglo XIX por el filósofo positivista francés Augusto Comte es aún ampliamente asumida por intelectuales, las ciencias más matemáticas y altamente teóricas ocupan la posición más venerada. (26)

CONCLUSIÓN

Entre 1500 y 1700 ocurrió una transformación increíble. Un punto “natural” de vista sobre el mundo en el que los cuerpos no se movían a menos que fueran activados, ya sea por un motor orgánica inherente o una “fuerza” “contra natura” superpuesta , fue sustituida por una “ley” no experiencial no natural que los cuerpos se mueven de manera uniforme a menos que sean obstaculizados. La percepción de “natural” de una tierra en un cosmos geocéntrico finito fue reemplazado por el sentido común “hecho” “no natural” de un universo infinito heliocéntrico. Una economía de subsistencia en la que se intercambiaban recursos, bienes, dinero o trabajo por los productos básicos fue sustituida en muchas áreas por la acumulación ilimitadas de ganancias en un mercado internacional. La naturaleza  viviente animada murió, mientras el dinero inanimado muerto estaba dotado de vida. Cada vez más el capital y el mercado supone que los atributos orgánicos de crecimiento, fuerza, actividad, embarazo, debilidad, decadencia y colapso, oscurecen y mistifican las nuevas relaciones sociales subyacentes de producción y reproducción que hicieron el crecimiento económico y el progreso posible. La naturaleza, las mujeres, los negros y los trabajadores asalariados se establecieron en el camino hacia un nuevo estatus “natural” y como recursos humanos para el moderno sistema mundial. Tal vez la última ironía en estas transformaciones fue el nuevo nombre dado: racionalidad. (27)

Aunque el análisis mecanicista de la realidad ha dominado al mundo occidental desde el siglo XVII, la perspectiva organicista de ninguna manera ha desaparecido. Se ha mantenido como una importante tensión subyacente, con variaciones superficiales como el romanticismo, el trascendentalismo americano, los Filósofos Alemanes Naturales, y la filosofía temprana de Karl Marx. Los principios básicos de la visión orgánica de la naturaleza han vuelto a aparecer en el siglo XX en la teoría del holismo de Jan Christiaan Smuts, el proceso filosófico de Alfred North Whitehead, el movimiento de la ecología de la década de 1970, y el holomovimiento de David Bohm (véanse los capítulos 3 y 4 ). Algunos filósofos han sostenido que los dos marcos son fundamentalmente inconmensurables. Otros argumentan que una reevaluación de la metafísica y valores subyacentes históricamente asociados con la cosmovisión mecanicista puede ser esenciales para un futuro viable. (28)

Los principios básicos de la visión orgánica de la naturaleza han vuelto a aparecer en el siglo XX en la teoría del holismo de Jan Christiaan Smuts, la filosofía proceso de Alfred North Whitehead, el movimiento de la ecología de la década de 1970, y holomovimiento de David Bohm (véanse los capítulos 3 y 4 ). Algunos filósofos han sostenido que los dos marcos son fundamentalmente inconmensurables. Otros argumentan que una reevaluación de la metafísica y valores subyacentes históricamente asociados con la cosmovisión mecanicista puede ser esencial para un futuro viable. (28)

La cosmovisión mecanicista continúa hoy como la ideología legitimadora del capitalismo industrial y su ética inherente de la dominación de la naturaleza. El pensamiento mecanicista y el capitalismo industrial se hallan en la raíz de muchos de los problemas ambientales discutidos en el Capítulo 1. La ética egocéntrica asociada con esta visión del mundo, sin embargo, ha sido cuestionada por la ética ecocéntrica del movimiento ecologista (ver Capítulo 3) y la propia visión del mundo por la ecología profunda (véase el capítulo 4).

NOTAS:

1.Carolyn Merchant, The Death of Nature: Women, Ecology, and the Scientific Revolution (San Francisco: Harper and Row, 1980), pp. 1-6; Smohalla, quoted on p. 28.

2.Merchant, Death of Nature, pp. 51, 63, 67, 5.

3.Francis Bacon, “The Great Instauration (1620) in Works, ed. James Spedding, Robert Leslie Ellis, and Douglas Devon Heath, 14 vols. (London: Longman’s Green, 1870), vol. 4, p. 20; Bacon, “The Masculine Birth of Time,” ed. and trans. Benjamin Farrington in The Philosophy of Francis Bacon (Liverpool, Eng.: Liverpool University Press, 1964), p. 62; Bacon, “De Dignitate et Augmentis Scientiarum” (written 1623) in Works, vol. 4, pp. 287, 294.

4.Bacon, “Novum Organum,” Part 2, in Works, vol. 4, pp. 247, 246; Bacon, “Valerius Terminus,” in Works, vol. 3, pp. 217, 219; Bacon, “The Masculine Birth of Time,” trans. Farrington, Philosophy of Francis Bacon, p. 62; Bacon, “The Great Instauration,” Works, vol. 4, p. 29.

5.Merchant, Death of Nature, p. 171.

6.Rene Descartes, “Discourse on Method (1637),” Part 4, in E.S. Haldane and G.R.T. Ross, eds., Philosophical  Worksof Descartes 2 vols. (New York: Dover, 1955), vol. 1, p. 119.

7.Merchant, Death of Nature, pp. 187-88; Joseph Glanvill, Plus Ultra (1668) (Gainesville, Fla.: Scholar’s Facsimile Reprints, 1958), quotations on pp. 9, 13, 56.

8.Robert Boyle, Works, ed. Thomas Birch (Hildesheim, W. Germany: Olms, 1965), vol. 1, p. 310.

9.Merchant, Death of Nature, p. 193.

10.Merchant, Death of Nature, pp. 227-8.

11.Merchant, Death of Nature, pp. 228-9.

12.Descartes, “Discourse on Method,” in Philosophical Works, vol. 1, p. 85.

13.Merchant, Death of Nature, pp. 229-30.

14.Descartes, “Principia Philosophiae (1644),” in Oeuvres, ed. Charles Adam and Paul Tannery (Paris: Cerf, 1897-1913), principle 53, p. 93.

15.Descartes, “Discourse on Method,” in Philosophical Work, 93, 87, 89, quotation on p. 92.

16.Thomas Hobbes, “De Cive” (written 1642) in English Works (reprint edition, Aalen, W. Germany: Scientia, 1966), vol. 2, p. xiv.

17.Hobbes, “Leviathan,” in English Works, vol. 3, quotations from Chap. 4, pp. 18, 20; Chap. 3, p. 17.

18.Hobbes, “Leviathan,” (1651) in English Works, vol. 3, Chap. 5, pp. 29, 30.

19.Martin Heidegger, Der Satz vom Grund, quoted in Hubert Dreyfus, What Computers Can’t Do (New York: Harper and Row, 1972), p. 242, note 16.

20.Merchant, Death of Nature, p. 234.

21.Heidegger, The Question Concerning Technology (New York: Harper and Row, 1977), pp. 21, 23.

22.Merchant, Death of Nature, pp. 234-5.

23.Merchant, Death of Nature, pp. 275-6.

24.Merchant, Death of Nature, pp. 277-8.

25.Merchant, Death of Nature, p. 279.

26.Merchant, Death of Nature, pp. 290-1.

27.Merchant, Death of Nature, p. 288.

28.Merchant, Death of Natuure,pp. 288-9.


Como ejemplo de algo de esta imagen de la naturaleza como una máquina, como algo muerto :

“El campo es una fábrica a cielo abierto de alimentos, telas y biocombustibles”.

Naomi Klein La señora No Logo y el Papa ecologista ‘”La encíclica es un punto de inflexión histórico”.” Entrevista a Naomi Klein

La Repúbblica

FEDERICO RAMPINI, la Repubblica

NUEVA YORK. La sacerdotisa de la antiglobalización se reúne con el Papa Francisco: nasce uma santa alianza en nombre de la salvación del planeta.
Naomi Klein foi invitada al Vaticano los días 2 e 3 de julio para hablar en una conferencia internacional que el Pontifício Consejo Justicia y Paz dedicará a la encíclica Laudato si’.

Klein, canadiense, autora de No Logo, La Doctrina del Shock e Una rivoluzione ci salverà [Una revolución nos salvará] (Ed. Rizzoli), es una de las pensadoras mais influyentes de los movimientos ambientalistas, del tercer mundo, de desafío al liberalismo. Sus ideas atrayeron a lo largo del tiempo o Occupy Wall Street, a los indignados y a Podemos. La entrevistamos mientras está pronta para partir para Italia: feliz con la oportunidad, entusiasta de la encíclica.

¿ Qué te gusta del documento papal sobre los cambios climáticos?

Es una verdadera transformación, una ruptura histórica, con implicaciones importantes: tanto políticas como económicas. El Papa Francisco heca una lectura radical de la emergencia ambiental, en el sentido literal de la palabra: va a las raíces de la crisis. Él decidió llamar por el nombre al motor desencadenante: el modelo económico, un capitalismo basado en el lucro a corto plazo. Es una encíclica para estudiarla y digerirla bien. Vivimos en una cultura que quiere simplificar todo. El modelo son las famosas “listicles” de Buzzfeed. La tentación es la de resumir: las 10 cosas que el papa dice sobre el ambiente. No, el papa abraza la complejidad, y sus mensajes son complejos.

Su libro más reciente, Una revolución nos salvará, es considerado el más optimista de su trilogia. Por lo tanto, ¿es posible salvarse y salvar el planeta?

Parti de donde había quedado en mi libro anterior, La Doctrina del Shock, esto es, del hecho de que este sistema económico – basado en la dictadura del lucro individual – usa las crisis para enriquecer todavía más a las elites. Los cambios climáticos no son una excepción. El huracán Katrina y aquello que, desde entonces, pasó en Nueva Orleans son una manifestación de esto: un sistema económico brutal explotó el desastre para promover todavía más las privatizaciones, un agravamiento de las desigualdades. Es el escenario que nos muestran las películas hollywoodianas de mayor éxito popular, de Mad Max a Juegos Voraces: un futuro de violencia, brutalidad, desigualdades cada vez más feroces. El desafio es imaginar como podemos cambiar este futuro. Este es el tema de mi último libro. No soy optimista en el sentido ingenuo. No asumo como obvio que el escenario mejor va a pasar. Me conecto justamente al espíritu de la encíclica papal, que aborda a los valores culturales y morales dominantes. Nuestro sistema de valores actual no nos prepara para cooperar entre nosotros para la salvación colectiva.

Sos severa contra dos de las recetas adoptadas en el pasado para enfrentar los cambios climáticos: las megacúpulas internacionales de Kyoto en adelante; y los sistemas de regulación de las emisiones a través de un mercado, el llamado “cap and trade”, o sea, el intercambio de cotas de emisión.

El límite de las megacúpulas es el mismo límite de los gobiernos. Si ellos no tienen la fuerza de tomar ciertas decisiones a nivel nacional, ¿por qué deberiam comportarse de forma diferente sólo porque se reúnen juntos en una cúpula? Las elites todavía están inmersas en la ideologia neoliberal, no tienen la fuerza para oponerse a las multinacionales de la economia de carbono. Mira el ejemplo de Barack Obama, que hace bellos discursos sobre el ambiente, pero, después, le da a Shell el permiso de perforar en el Ártico, porque decirle no seria muy difícil. Sobre el sistema “cap and trade”, él también es un síntoma de la falta de voluntad de reglamentar a las empresas. Se creo un mercado de las emisiones de carbono que genera nuevas oportunidades de ganancias y también muchos fraudes, en vez de establecer simplemente limitaciones por ley. Este sistema fue impuesto por los Estados Unidos a una Europa recalcitrante. Los europeus capitularon en los tiempos de las negociaciones sobre el Protocolo de Kyoto (en Alemania, Merkel era ministra del Medio Ambiente en aquella época), con el fin de obtener que los Estados Unidos firmaran aquel tratado. Y después los norteamericanos tampoco lo firmaron.

Vos indicas que las novedades más positivas emergieron a nivel local.

Si, la movilización de los ciudadanos a partir de abajo, en algunos casos, forzó a los políticos a decirle “no” a los intereses del capitalismo de carbono. Un ejemplo reciente de Nova York: el gobernador Andrew Cuomo quizo autorizar la extracción de gas y petróleo con la tecnologia del fracking, pero los movimientos contrarios lo obligaron a prohíbir a esta técnica peligrosa y perjudicial. Otro ejemplo interesante es el fuerte movimento antinuclear en Alemania, que, después de la tragedia de Fukushima, forzo al gobierno Merkel a acelerar la transición hacía las energias renovables: hoje, ellas ya proporcionan a 30% de la demanda alemana.

Uno de los temas levantados por el Papa Francisco en Laudato si’ es la necesidad de repensar nuestras democracias, junto con los valores éticos que guian nuestras elecciones cotidianas: como consumidores y como ciudadanos.

Si, el tema de la democracia es central. Un ejemplo de atentado a la democracia: una multinacional sueca apelo contra Alemania, acusandola de violar sus derechos, cuando Berlin decidió abandonar la energia nuclear. Las democracias nacionales, incluso aquellas que funcionan mejor, pueden ser amenazadas por los nuevos tratados de libre comercio con las cláusulas a favor de las grandes empresas. Una de las cualidades de esta encíclica papal es su abordaje holístico, que une ambiente, economia, política. Son dimensiones inseparables. Mientras, al contrario, cuando hay una crisis económica, ella es enfrentada por compartimientos estancos. FIjate la crisis de la zona del euro: los cortes en los presupuestos públicos se tornaron el pretexto para reducir el apoyo a las energias renovables, relanzar las perfuraciones marítimas, penalizar los transportes públicos, aumentando sus tarifas. Cuando hablamos de los daños causados por la euroausteridad, regularmente nos olvidamos de esto: el daño al ambiente.

El modelo neoextractivista y la paradoja latino-americana. Entrevista especial a Bruno Milanez

Fuente Revista IHU Unisinos

“La propuesta del nuevo código mino [en Brasil] no es una ‘novedad’ brasileña; simplesmente copiamos (con algo de atraso) a otros países da América Latina”, señala el ingeniero.

El momento económico denominado “posneoliberal”, que se ve en América Latina, es caracterizado por la “llegada al poder de gobernantes que se dicen progresistas que buscaron, en algunas áreas, una ruptura con algunas de las premisas del período neoliberal como, por ejemplo, aquellas relativas al papel del Estado”.

Sin embargo, el actual momento político y económico “puede ser caracterizado por la continuidad de otras políticas del período anterior; entre ellas la búsqueda de una mayor inserción en el mercado internacional”, advierte Bruno Milanez en entrevista concedida a IHU On-Line por e-mail.

En este escenario en que hay una disputa se puede ver si hubo más cambios o continuidades, la pauta de la minería es central para percibir lo que el ingeniero denomina de la ‘paradoja latino-americana’. De acuerdo con Milanez, la minería ha sido responsable por la “inserción” de los países latino-americanos en el escenario internacional y, en el caso de Brasil, contribuyó para equilibrar la balanza comercial. Por otro lado, se hacen más graves las implicaciones sociales y ambientales. “El impacto más obvio es la destrucción del paisaje y el desplazamiento compulsivo de las pesonas. Como los proyectos precisan ser en gran escala para ser competitivos internacionalmente, ellos vienen implantándose en el interior del país, luego, muchas comunidades rurales son removidas de sus propiedades. Además, la extracción y el beneficio exige cantidades significativas de agua, lo que genera todavía más conflictos”, señala.

De acuerdo con Milanez, el Estado “es uno de los principales agentes de estímulo a la extracción de recursos naturales que son destinados al mercado internacional”. Al mismo tempo, enfatiza, “esos gobiernos legitiman la necesidad de la extracción mineral, afirmando que son condiciones para inversiones sociales. (…) En Brasil, se promete usar los royalties del petróleo para financiar la educación. Ese mecanismo ha sido llamado por algunos autores de ‘paradoja latino-americana’; El Estado estimula actividades concentradoras de renta y generadoras de desigualdades sociales, recauda más recursos y, con ellos, compensa a las pesonas perjudicadas por tales actividades”.

En la entrevista a continuación, Milanez comenta también al nuevo código de minería, que todavía está en trámite en el Congreso Nacional. En su evaluación, “el problema principal es que la propuesta del nuevo código solamente mira al subsuelo; los tecnocratas que propusieron ese proyecto parecem haberse olvidado que hay pesonas viviendo arriba del minaral”. Y concluye: “Por ejemplo, cuando el último substitutivo del proyecto de ley (divulgado el 08 de abril de 2014) habla en ‘áreas libres’, se refiere a áreas que todavía no fueron solicitadas para la extracción mineral. En otro artículo, el substitutivo define que ‘la creación de cualquier actividad que tenga potencial de crear impedimentos a la actividad de minería depende de previa anuencia de la Agecia Nacional de Minería – ANM, organismo a ser creado por el nuevo código. Si esto fuera aprobado, el sector mineral va a tener el poder de impedir la creación de nuevas unidades de conservación, la demarcación de tierras indígenas e, incluso, la definición de áreas de captación de agua para abastecimiento humano”.

Es graduado en Ingenieria de Producción por la Universidad Federal de Rio de Janeiro – UFRJ, maestrado en Ingenieria Urbana por la Universidad Federal de São Carlos y doctor en Política Ambiental por la Lincoln University. Da clases en la Universidad Federal de Juiz de Fora.

A continuación la entrevista.

IHU On-Line – ¿Cuál es el papel de la minería en el actual proyecto neodesarrollista nacional? Que contradicciones pueden ser señaladas en este proceso?

Bruno Milanez – Brasil, así como América Latina, vive actualmente un momento económico que está siendo llamado de pos-neoliberal. Este momento se caracterizaria por la llegada al poder de gobernantes llamados progresistas que buscarian, en algunas áreas, una ruptura con algunas de las premisas del período neoliberal como, por ejemplo, aquellas relativas al papel del Estado. Por otro lado, este momento también puede ser caracterizado por la continuidad de otras políticas del período anterior; entre ellas la búsqueda de una mayor inserción en el mercado internacional. Si observamos la pauta de exportación de Brasil podemos percibir como la minería es central para promover esa inserción. De acuerdo con datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, entre 2006 y 2013, la participación del sector mineral pasó de 7,1% para 14,5% de las exportaciones. En los últimos años, la exportación de minerales, junto con la soja, fue el principal responsable por el equilibrio en la balanza comercial brasileña. Sin embargo, este equilíbrio es muy frágil, pués el precio de las commodities es mucho más volátil que el precio de los bienes manufacturados. La caída en el precio del mineral de hierro en los últimos meses, por ejemplo, es uno de los factores que ha contribuído para el emperoamiento en el saldo de la balanza comercial brasileña.

IHU On-Line – ¿Qué tipo de modelo de minería se está consolidando en Brasil?

Bruno Milanez – Brasil presenta un modelo de extracción mineral altamente dependiente de la exportación de mineral de hierro. Cerca de 70% de las operaciones mineras están vinculadas a ese sector y más de 80% del mineral de hierro extraído en el país es exportado. Como la producción de mineral de hierro ocurre en megaminerías a cielo abierto, el modelo termina por generar grandes impactos ambientales y sociales. El impacto más obvio es la destrucción del paisaje y el desplazamiento compulsivo de las personas. Como los proyectos necesitan ser de gran escala para ser competitivos internacionalmente, ellos están implantándose en el interior del país, luego, muchas comunidades rurales son removidas de sus propiedades. Además, la extracción y el beneficio exigen cantidades significativas de agua, lo que genera todavía más conflictos.

Los impactos no se limitan a la extracción. Como el modelo está enfocado a la exportación, se debe tener en cuenta también los efectos causados por el sistema logístico, como ferrovias, mineroductos y puertos.

IHU On-Line – ¿Cómo el proyecto de desarrollo actual nos remonta a las prácticas seculares de extractivismo primario-exportador?

Bruno Milanez – Este modelo neoextractivista está profundamente calcado en el paradigma primario-exportador. Existen algunas novedades, como el papel activo del Estado como incentivador del modelo, inclusive por medio de empresas estatais o paraestatales. Otro diferencial es la nueva división internacional del trabajo, con el surgimiento de “nuevos centros”, como China, que pasa a actuar no sólo como consumidor, sino también como financiador de algunos proyectos extractivistas. En este sentido, ella intenta copiar la experiencia de Japón de la segunda mitad del siglo XX.

IHU On-Line – El argumento de quien defiende al nuevo código de minería es el de que la nueva ley traería más rendimiento económico, incluso al Estado, con la recolección de impuestos. Frente de tal escenario, ¿quién gana y quién pierde con la nueva legislación?

Bruno Milanez – La propuesta del nuevo código minero no es una “novedad” brasileña; simplemente copiamos (con algo de atraso) a otros países de América Latina. Por ejemplo, Bolívia, Chile, Equador y Venezuela, a lo largo de los años 2000, cambiaron sus legislaciones para estimular a las actividades de extracción y exportación de recursos no renovábles (mineral, gas y petróleo) y, al mismo tiempo, aumentar la captura de la renta por el Estado. A este modelo lo hemos llamado de “neoextractivismo”, donde el Estado es uno de los principales agentes de estímulo a la extracción de recursos naturales que son destinados al mercado internacional.

Al mismo tiempo, estos gobiernos legitiman la necesidad de la extracción mineral, afirmando ser esas condiciones para las inversiones sociales. Por ejemplo, en Bolívia, uno de los programas de transferencia de renta, el Bono Juancito Pinto, está directamente vinculado al resultado de la extracción de gas. En Brasil, se promete usar los royalties del petróleo para financiar a la educación. Este mecanismo ha sido llamado por algunos autores de “paradoja latino-americana”; el Estado estimula actividades concentradoras de renta y generadoras de desigualdades sociales, recauda más recursos y, con ellos, compensa a las pesonas perjudicadas por tales actividades.

IHU On-Line – ¿Cuáles son los principales límites en lo que dice el nuevo código de minería brasileño que está por ser votado?

Bruno Milanez – El equívoco del nuevo código está en su concepción. Fue elaborado a puertas cerradas por la Casa Civil, junto con el Ministerio de Minas y Energia y las empresas del sector. Es un código del sector minero, por el sector minero y para el sector minero. Así, no consigue mirar más allá del aumento de la extracción mineral y del reparto de la renta. Después que la propuesta del ejecutivo estuviera lista, fueron hechas algunas audiencias públicas, pero ninguna de las reivindicaciones más estructurales de las comunidades afectadas o de los movimientos sociales fue incorporada de fato.

El principal problema es que la propuesta del nuevo código solamente mira al subsuelo; los tecnocratas que propusieron este proyecto parecem haberse olvidado que hay pesonas viviendo arriba del mineral. Por ejemplo, cuando el último substitutivo del proyecto de ley (divulgado el 08 de abril de 2014) habla en “áreas libres”, se refiere a áreas que todavía no fueron solicitadas para la extracción mineral. En otro artículo, el substitutivo define que “la creación de cualquier actividad que tenga potencial de crear impedimiento a las actividades de minería depende de previa anuencia de la Agencia Nacional de Minería – ANM”, organismo a ser creado por el nuevo código. Si esto fuera aprobado, el sector mineral va a tener el poder de impedir la creación de nuevas unidades de conservación, la demarcación de tierras indígenas e, incluso, la definición de áreas de captación de agua para el abastecimiento humano.

IHU On-Line – ¿Cómo equalizar la equación de la actividad mineral, donde los grupos beneficiados y tomadores de las decisiones tienen mucho más poder que el de los grupos que sufren los efectos negativos de la minería?

Bruno Milanez – Como consecuencia de la falta de transparencia del gobierno federal sobre la propuesta del nuevo marco legal, en 2013 fue constituído el Comité Nacional en Defensa de los Territorios, compuesto por más de 50 instituciones, como CNBB, IBASE y Fase. A partir de un amplio debate, estas organizaciones definieron diferentes puntos que deberian ser incluídos en el nuevo código: (1) democracia y transparencia en el proceso decisorio sobre la concesión de derechos minerarios, licenciamiento y monitoreamiento ambiental; (2) derecho de consentimiento y veto de los grupos locales a las actividades mineradoras; (3) definición a priori de tasas y ritmos de extracción; (4) definición de criterios que definan áreas libres de minería; (5) contingenciamiento de recursos durante la operación de la mina para garantizar el cumplimiento de los planes de cierre; (6) garantia de los derechos de los trabajadores; (7) respeto a los preceptos de la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo en la reglamentación de la minería de las tierras indígenas y definición de estas reglas dentro del contexto del Estatuto de los Pueblos Indígenas. La elaboración de políticas que respeten a esos principios podria ser un primer paso en la reducción de las injusticias causadas por el actual modelo de minería.

IHU On-Line – ¿El nuevo código de minería brasileño le dá alguna seguridad jurídica a las famílias afectadas por las actividades de las mineras? Tales garantias son condicentes a los prejuícios a que están sujetas?

Bruno Milanez – Las seguridades presentes en el nuevo código son meramente retóricas. El substitutivo define comunidades impactadas como “conjunto de personas que tienen su modo de vida significativamente afectado por la lavra”, sin embargo no explica lo que quiere decir “significativamente afectado”, ni como será decidido si un impacto fue “significativo” o no. ¿Una comunidad podrá autodeclararse significativamente afectada? ¿O serán los burocratas del sector mineral los que van a arbitrarlo? ¿O incluso las consultorias de licenciamiento ambiental, contratadas por las empresas mineras? Nada de esto fue discutido con las comunidades.

De resto, las directrices hablan en el compromiso con el “bienestar de las comunidades impactadas”, pero el proyecto de ley no ofrece ninguna garantía de como será hecho esto.

IHU On-Line – ¿Qué alternativas económicas seriam viables en relación al proyecto de extracción a larga escala de commodities?

Bruno Milanez – No existe una fórmula única. En muchos casos, las “alternativas” son exactamente las atividades que son inviabilizadas por la minería. Por ejemplo, existe el caso de un asentamiento rural en el estado de Mato Groso que está bajo riesgo de desafectación para dar lugar a una mina de hierro. Este asentamiento produce de acuerdo con principios de la agroecologia y forma parte del programa de merienda escolar, proveyendo alimentos baratos, saludables y sin agrotóxicos para los niños de la red pública. Ya es viable, la región no necesita de “alternativa”. De la misma forma, existen comunidades de pescadores artesanales y áreas de turismo en el sur de Bahia amenazadas por la construcción de un puerto para la salida de mineral de hierro. Nuevamente, las comunidades están perdiendo su sustento y modo de vida (que se mantiene hace generaciones) para darle lugar a una actividad económica con perspectiva de 20 años.

El problema es que cuando se habla en la “generación de empleos” de la minería, raramente se tiene en consideración a las personas que pierden su medio de sustento, ni se menciona que la mayor parte de los empleos “generados” se limitan a la etapa de implantación de la mina y que son empleos temporarios y precarizados (basta ver el caso de trabajo análogo a la esclavitud en Conceición do Mato Dentro, Minas Gerais). Para un debate verdadero sobre los benefícios de la minería y desarrollo local, precisamos cambiar la métrica usada para la evaluación de estos proyectos.

IHU On-Line – ¿Qué son y cuál es la importancia de los proyectos de economia pos-extractivista? ¿Hay alguno de estos modelos siendo pensado para Brasil?

Bruno Milanez – Empiezan a surgir iniciativas contrarias al modelo neoextractivista en diferentes partes del mundo, una vez que diversos países están percibiendo que tal modelo genera más prejuícios que benefícios. Por ejemplo, Costa Rica prohibió la extracción de oro a cielo abierto con uso de cianuro debido a la contaminación ambiental y al riesgo impuesto a las comunidades. En las Filipinas, diferentes províncias declararon una moratoria por tiempo indeterminado de grandes proyectos de minería. Al mismo tiempo, Indonesia está discutiendo la prohibición de la exportación de mineral bruto e India está imponiendo restrcciones a la exportación del mineral de hierro.

Yendo un poco más allá, diferentes grupos dentro de América Latina están discutiendo la construcción de la transición al pos-extractivismo. Dentro de esta propuesta, se espera construir caminos para los países latino-americanos salír de la extracción predatoria y buscar una extracción indispensable. Las estrategias para construir esta transición pasarian por la garantia del cumplimiento de la legislación ambiental y laboral, por el fin de los subsídios públicos a las actividades extractivistas, por una mayor integración regional (disminuyendo la dependencia del comercio global) y por un cambio en la base productiva con incentivos a la industrialización apropiada (reduciendo desperdícios, desarrollando productos durables y estimulando el reúso y los sistemas de reciclado). En Brasil, esta discusión aún es muy incipiente en los medios académicos e inexistente en los grandes centros de decisión.

(Por Ricardo Machado y Patricia Fachin)

Fibre del Oro-Serie de Discovery

Zapeando por ahí encontré esta serie:

Fiebre del Oro

A los tipos no les interesa lo que destruyen, lo que van dejando atrás. Pensar que esa gente es la que nos gobierna
No pude aguantar ningún capítulo, parece una apología a la minería a cielo abierto y destrucción de la naturaleza…
¿Alguien parará toda esta locura en que nos están metiendo quienes nos gobiernan?
Si buscan Discovery, Fiebre del Oro encontrarán varios capítulos online:


[Discovery] Fiebre del Oro T2x02 – Tierra Virgen por zeth3047