Quite RSS una alternativa para saber qué se actualizó en tu blog, site, podcast, favorito sin usar Twitter o Facebook a través de RSS

Ícono de RSS


Rss es un código que viene en algunos sites como los blogs tanto de Blogspot como WordPress y de otros sites que, si uno los coloca en un lector de RSS, permite saber si se publicó algo nuevo ahí sin necesidad de entrar en ellos.

Antes Firefox tenía incorporado un lector de RSS, en las últimas actualizaciones quitó esa función.

Hay un programa gratis llamado Quite RSS que permite leer esos RSS aunque no viene incorporado en el navegador.

QuiteRSS, un lector de RSS muy sencillo, rápido, gratuito y OpenSource

Como hemos dicho, QuiteRSS es un lector de noticias RSS gratuito y de código abierto que ofrece a los usuarios todas las funciones básicas para el uso diario y el seguimiento de las noticias a la vez que cuenta con un gran número de opciones avanzadas para aquellos que necesiten hacer un uso más avanzados de las fuentes de noticias.

Las principales características de este lector de noticias son:

  • Cuenta con un navegador integrado para abrir las noticias que nos interesen.
  • Cuenta con una buena variedad de filtros, tanto para las noticias como personales para el usuario.
  • Actualiza las bases de datos automáticamente para tener siempre todos los feeds listos.
  • Notificaciones de noticias.
  • Posibilidad para importar y exportar la lista de feeds seguidos.
  • Hay una opción para insalarlo en español.

Soft Zone


Desde su página principal hay una opción para descargar el programa que es gratis

La forma de usarlo es bastante intuitiva, una vez que lo instalan, arriba a la izquierda hay un signo +, cliqueando en él puede agregar los sites que le interese.

En algunos casos hay que saber la dirección donde está el código RSS, para los casos de Blogstpot y WordPress sólo tiene que colocar la dirección del blog, la de la raíz, por ejemplo: NoOficial.wordpress.com y el programa detecta donde está la dirección con el código RSS

Si no sabe o el programa no detecta la dirección RSS del site que quiere agregar pruebe colocando Feed al final de la dirección raíz de lo que está buscando.
Por ejemplo la dirección del New York Times en español eshttps://www.nytimes.com/es/feed/ o sea, luego de /es que indica las páginas en español del New York Times, coloca feed y obtendrá la dirección que tiene que colocar en Quite RSS.
En otros casos la dirección está junto con los botones donde están los enlaces a las redes sociales, por ejemplo en el site de Ctxt.es arriba a la derecha encuentra estos íconos:


ctxt.es_

Los íconos que aparecen en el site Ctxt.es el primer ícono empezando desde la derecha es el de donde está la dirección RSS del site, ese es el que hay que copiar.


Gracias a Lucho Ferrer por la sugerencia.

Cuando las estrategias de márketing eran simples e iguales para todos…

supermercado_censored

Las golosinas a la altura de los chicos en un súpermercado, una estrategia simple y que todos podemos ver!


Conferencia de Zeynep Tufekci: Estamos construyendo una distopía sólo para hacer que las personas clickeen en las propagandas:

En la base del video a la derecha donde aparece un globo y … elija <i>spanish</i> y podrá ver la conferencia con los subtítulos en español.


La transcripción de la conferencia

Una vez más se repite la intromisión de sectores medios con asertividad, con soberbia y con ideologismo en los movimientos populare

Toda Esperanza salió a pedir justicia tras el femicidio de Agustina

Roces en la marcha

Aunque el grito de “Agustina presente” unificó el dolor de todos los esperancinos presentes en la movilización, hubo ciertos roces cuando los colectivos organizadores de la marcha realizaron un discurso improvisado en las escalinatas de la Municipalidad.

Mientras las organizadoras trataban de explicar la necesidad de políticas públicas y de la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral para evitar más casos de femicidios, tres vecinas comenzaron a insultarlas de manera violenta para mostrar su marcada oposición. “Taradas, todas me dan vergüenzas, boluda”, dijo una, mientras otra les gritó “mugrientas”. De fondo, la gente sólo gritaba “Justicia”.

Play Televisión


Este incidente doloroso, en medio del reclamo popular por Agustina, me recuerda inevitablemente el modo en que actuaban los troskos durante el año 2001 y 2002, en las numerosas asambleas populares que los vecinos habían organizado en Buenos Aires.

Quisiera pensar que este primer rechazo que realizan las mujeres de la ciudad de Esperanza a la militancia dura feminista, puede ser el comienzo de una reacción popular que favorezca un debate más sensato sobre el tema, y en el que podamos involucrarnos todos sin suscitar necesariamente, por provocación y extremismo, el surgimiento en Argentina de un fenómeno tipo Bolsonaro.

Una vez más se repite la intromisión de sectores medios con asertividad, con soberbia y con ideologismo en los movimientos populares.

Es ya una característica de la política argentina desde los años 70 que se reproduce una y otra vez con nuevos rostros . Creo que es un desafío el poder resolverlo, y ello requiere dar una batalla en el seno de los sectores medios, predicando el respeto y la humildad de la que se carece.

En los años 70 esa falta de humildad y de respeto condujo a matar dirigentes obreros o cuestionar al conductor en la misma Plaza de Mayo.

Muchos años después, la misma ausencia de respeto y humildad condujo a quebrantar más de 80 asambleas populares en la ciudad de Buenos Aires, y luego condujo al enorme escenario de los simulacros y de los relatos que por exceso de manipulación y también de corrupción condujeron, a su vez, a la actual gestión de gobierno.

No obstante tantos fracasos vemos como se reproduce el afan de poder y la total asertividad de sus convicciones en una pequeña burguesía que siempre se radicaliza, pero no más allá de las performances y de las inevitables derrotas que suceden a sus acciones y que como la dictatura militar del 76, o con el gobierno de Macri, luego debemos pagar todos, y digo todos, porque siempre pagamos también, aquellos que fuimos críticos a la soberbia armada y a la soberbia de las consignas extremas.//

Jorge Rulli