¿Los argentinos que están en África serán cómplices por las leyes que criminalizan el intercambio de semillas?

Al leer este artículo:Tanzania Nueva Ley Criminaliza El Intercambio Tradicional de Semillas

“Además, como comentábamos antes, estas nuevas medidas suponen incluir en el régimen de propiedad privada a bienes que siempre se han considerado comunes, lo cual atenta contra la base que sustenta la alimentación de muchos pueblos del planeta.En el caso de Tanzania, como ocurrirá próximamente en otros países africanos, esta legislación se ha implementado como condición para recibir ayudas al desarrollo, que supuestamente “sacarán de la pobreza” a estas mismas personas. Sin embargo, el propio portavoz de Syngenta, una de las empresas que más presente ha estado en estas negociaciones, afirma que ellos han entrado en esto como empresa, con un enfoque comercial, y que “Los agricultores que tratan meramente de sobrevivir o de operar en un clima que no es favorable se quedan fuera”. A la vez, dice no ser consciente de que a los agricultores no se les dejará la opción de seguir intercambiando semillas como hasta ahora.

Las organizaciones tanzanas están intentando que se amplíe el régimen de Calidad Declarada, más fácil y barato de obtener que una patente.”


Es inevitable pensar en los argentinos que están en África intentando imponer el modelo de los transgénicos en el continente


Entrevista en “El Puente” del 23 de enero de 2017 a un argentino que va a “colonizar” a África a triunfar donde la Fundación Billy Gates y Mark Lynas no consiguieron hacerlo imponiendo los transgénicos.

Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página


Juego de Tronos: Lucha de derechas ecuatorianas del siglo XX y XXI, por Alberto Acosta y John Cajas-Guijarro

Descarguen el texto en pdf que está mejor formateado


Click con el botón derecho del mouse y elegir descargar

en este enlace donde está el archivo pdf


Juego de Tronos:
Lucha de derechas ecuatorianas del siglo XX y XXI
Alberto Acosta, John Cajas Guijarro
21 de febrero de 2017

Después de un prolongado dominio electoral, que giró alrededor de Rafael Correa -el caudillo del siglo XXI-, las elecciones de 2017 en Ecuador han creado incertidumbre entre dos posibilidades: que el país defina a su gobernante por los próximos cuatro años en una segunda vuelta electoral, o que continúe en manos del correísmo en primera vuelta. Tal incertidumbre nació por el manejo de todo el proceso de votaciones, especialmente por parte del Consejo Nacional Electoral: retrasos al presentar resultados oficiales (aun cuando éstos se esperaban “en cuestión de horas”); “fallas técnicas” en difundir resultados; actas con inconsistencias; un conteo rápido oficial cancelado; encuestas que solo generaron incertidumbre; elecciones con tintes autoritarios (p.ej. denuncias de alteración de las papeletas electorales); problemas para que Participación Ciudadana presente su conteo rápido; etc. En fin, se dieron múltiples denuncias de potencial fraude que incluso provocaron protestas frente al Consejo Nacional Electoral…
En definitiva, el aroma de fraude es inocultable, independientemente del resultado final. Y afectará a cualquiera que sea el ganador: si gana el correísmo en primera vuelta, terminará débil y deslegitimado, y si gana en segunda vuelta, la manipulación electoral le hará sombra y pesará en su contra; si hay segunda vuelta y gana Lasso, su victoria no sería con un verdadero apoyo popular, sino el resultado de un voto útil contrario al correísmo. Semejante incertidumbre augura un futuro aún más conflictivo y el inicio de una grave crisis política e institucional. Situación que llega a su punto más alto en la confrontación entre la derecha del siglo XX -representada en este momento en Lasso- y la del siglo XXI -representada en estas elecciones en el correísmo sin Correa-. Una lucha entre quienes se disputan el poder sacando lo peor de sí, sin representar genuinamente los intereses de los estratos populares.
Ahora, cabe anotar que previo a la pugna Moreno-Lasso, ni siquiera las viejas derechas del siglo XX -representadas en Lasso y Cynthia Viteri (apoyada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot)- pudieron conciliar intereses y unificar listas. Tal fragmentación de la vieja derecha, y hasta los pactos que el correísmo logró con grupos de poder, hicieron que la vieja derecha no pueda asegurar la segunda vuelta. Todo esto denota la enorme complejidad, y quizá hasta la crisis de las clases dominantes en el país actual, en donde se vive una verdadera “lucha de tronos”. Pero, a pesar de semejante heterogeneidad, fragmentación y pugna entre derechas, en lo medular, todas terminarán haciendo lo mismo para mantenerse en el poder: exacerbar la explotación al ser humano y a la Naturaleza.
En este complejo escenario, las fuerzas populares deben redoblar su resistencia, independientemente de quién sea el triunfador final en las urnas. Semejante lucha se complica aún más al recordar que el candidato más cercano a las izquierdas, Paco Moncayo, alcanzó una baja votación, a pesar de que el correísmo está debilitado (a diferencia de 2013, cuando la imagen de Correa estaba en su mejor momento). Solo esto ya genera varias interrogantes: ¿Dónde quedaron los votos de la izquierda? ¿Qué le falta a la izquierda para ser una auténtica alternativa electoral? ¿Cómo hacer para que los proyectos de izquierda no terminen volviéndose hacia la derecha? ¿Cómo las fuerzas populares pueden construir opciones reales de poder en la actualidad y bajo las actuales reglas del sistema democrático?
A pesar de estas y muchas otras incertidumbres, el enfrentamiento entre el binomio Moreno-Glas impuesto por el caudillo, y el binomio Lasso-Páez establecido en conciliábulos empresariales, plantea varias certezas. Aun cuando su lucha aparente ser encarnizada, los candidatos de ambas derechas coinciden en varios ámbitos: económico, político, derechos y libertades individuales (incluyendo sexuales), etc. Si bien sus orígenes y discursos difieren, y sus simpatizantes hasta se confrontan, sus acciones anticipan cómo sería su gobierno desde múltiples puntos comunes. Básicamente, luego de la primera vuelta electoral, tenemos a dos grupos de poder que se disputan la batuta para llevar al país hacia un nuevo neoliberalismo, camino que ya empezó a ser trazado por Rafael Correa.
Lenín Moreno y su binomio, Jorge Glas, con larga experiencia gubernamental, sostendrán la propuesta de Correa. Propuesta que, como ya hemos mencionado en varias ocasiones, es el retorno a un neoliberalismo híbrido, un “neoliberalismo transgénico” pero neoliberalismo al fin y al cabo. Ambos, Moreno y Glas, en su papel de vicepresidentes-sombra del caudillo, mantuvieron “perfiles bajos” pero, en especial Glas, ganaron influencia dentro del gobierno. Por eso, ambos sintetizan -de alguna manera- una serie de corrientes e intereses al interior del movimiento político gobernante, Alianza País (cuya unidad interna ya plantea serias dudas). Solo recordemos todo el misterio al momento que Alianza País definía a su candidato presidencial.
A eso dejemos apuntado también que la carta de presentación del binomio Moreno-Glas fue su anuncio de ser el gran ganador en primera vuelta, anuncio hecho en medio de un ambiente electoral oscuro, matizado por el hedor a fraude, e incluso con un Jorge Glas que, cual “vidrio empañado”, se volvió una carga para la candidatura de Moreno (incluso Glas fue recibido con abucheos y gritos de “¡fuera Correa, fuera!” al momento de sufragar).
Mientras que así se presenta el binomio correísta, el presidenciable del binomio de CREO, Guillermo Lasso, no es nuevo en política. Ya fue funcionario público: fue gobernador del Guayas -principal provincia del país- y superministro de economía del entonces presidente Jamil Mahuad, gobernante de ingrata recuerdo en amplios sectores de la sociedad, derrocado en el año 2000. Mahuad, actualmente prófugo, estuvo al frente del Estado durante la grave crisis del tornasiglo, en la cual se impuso la dolarización y se dio el salvataje bancario. Ese salvataje, y otras acciones propias del ajuste neoliberal, hundieron en la pobreza a millones de habitantes de este pequeño país andino. Pocos años después, Lasso entró de lleno a la política electoral, enfrentando a Correa en las elecciones
del 2013. Junto con Lasso, se presenta el vice-presidenciable Andrés Páez, jurista que saltó de la socialdemocracia en crisis hacia la derecha pura y dura.
Estos son algunos puntos de partida a tener presente para cualquier análisis de lo que podría ser un gobierno, ya sea de Moreno-Glas, o de Lasso-Páez. Ambos binomios representan intereses de grupos de derecha, que se disputan el poder precisamente luego de que Correa encaminara al Ecuador hacia un nuevo neoliberalismo.
Sin usar largas reflexiones, hay unas cuantas conclusiones básicas que rodean al “choque” entre las dos derechas. Al cabo de un poco más de diez años de correísmo, el período 2007-2017 es la década desperdiciada. No solo se vivió el gobierno de mayor tiempo ininterrumpido en funciones, sino el régimen con más ingresos en toda la historia republicana. Correa contó durante años con el mayor respaldo popular de las últimas décadas (incluso su victoria de 2013 no fue tan problemáticas como está resultando la “victoria” de 2017). Su gobierno tuvo una Constitución que le habría facilitado el camino institucional para transformaciones estructurales. Y todo con un ambiente internacional, sobre todo sudamericano, propicio para cambios serios tanto económicos -por los elevados precios del petróleo- como políticos e integracionistas, pues -como pocas veces- hubo un escenario favorable al progresismo, desde Venezuela a Chile, exceptuando Colombia y Perú; momento en que EEUU tuvo una posición hasta tolerable.
El saldo de la década es pobre. Se redujo la pobreza, pero aumentó la concentración de la riqueza como nunca antes, ganaron desde las grandes corporaciones hasta los bancos; una situación entendible por la redistribución de una parte de los elevados ingresos fiscales sin afectar la modalidad de acumulación capitalista. En palabras del propio Correa: “no es nuestro deseo perjudicar a los ricos, pero sí es nuestra intención tener una sociedad más justa y equitativa”. No se redistribuyó ni la tierra ni el agua, menos aún otros medios de producción. Igualmente en palabras del propio Correa: “la pequeña propiedad rural va en contra de la eficiencia productiva y de la reducción de la pobreza… repartir una propiedad grande en muchas pequeñas es repartir pobreza”. No se afectaron las estructuras oligopólicas de los mercados. No se transformó la “matriz productiva”, sino que se profundizaron los extractivismos: extractivismo agrario, en favor de los agronegocios y en detrimento de los campesinos; extractivismo petrolero, ampliando la frontera petrolera al sur de la Amazonía y enterrando la revolucionaria Iniciativa Yasuni-ITT (por manifiesta incapacidad de Correa); extractivismo minero: Correa resultó el mayor promotor de la megaminería, llegando incluso más lejos que los anteriores gobiernos neoliberales. Se mantuvo la elevada dependencia importadora en insumos y “bienes de capital”. Y la economía queda altamente endeudada, con una producción paralizada ya por casi tres años según cifras oficiales (si no es más…) y una dolarización en condición incierta.
Solo tengamos presente que el proceso de agresivo endeudamiento público, incluyendo el retorno del Ecuador al redil del FMI, se dio en 2014, cuando los precios del petróleo aún bordeaban los cien (100) dólares por barril. Y súmese a lo anterior, en este apretadísimo resumen, la corrupción que ahoga a todo el gobierno en casos como: Odebrecht; Refinería de Esmeraldas; Refinería del Pacífico; preventas petroleras; mal manejo de disputas con petroleras extranjeras (p.ej. caso del campo Palo Azul con Petrobras); hidroeléctricas con retrasos y aumentos drásticos en precios; onerosos gastos
en “nuevas” universidades, con sueldos despegados de la realidad ecuatoriana; abandono de empresas públicas en sectores vitales (p.ej. ENFARMA, TAME); privatización de activos públicos (p.ej. venta de gasolineras de Petroecuador); entrega de campos petroleros y potenciales desvíos de fondos de inversión petrolera al presupuesto general (p.ej. Auca y Sacha); apoyo al capital transnacional en telecomunicaciones (p.ej. renovación de contratos con Claro y Movistar en 2008); y un largo etcétera… En el campo de la política la década no es alentadora, ni siquiera para el correísmo. Es innegable que el país vivió una larga estabilidad explicable, en especial, por el consumo exacerbado o consumismo incentivado con la modernización capitalista. Inclusive la aceptación del presidente Correa tiene su fundamento en ese punto, por eso se anticipó oportunamente que cuando el correísmo ya no pueda sostener el consumismo, entrará en crisis política. También la “estabilidad” se logró con esquemas represivos exacerbados en 2015, incluyendo la detención de centenares de manifestantes.
Pero esa “estabilidad” parece llegar a su fin. La imagen de Correa se ha deteriorado aceleradamente luego de las elecciones de 2013. Hay un debilitamiento sostenido de la hegemonía que ejercía el correísmo. Tal situación se observa, por ejemplo, en las votaciones que no fueron hacia el binomio oficialista en 2017: incluso con datos oficiales, más del 60% de votos válidos no fueron para ellos, porcentaje mayor si se toma en cuenta a nulos y blancos. Si a ese bajo apoyo popular sumamos el manejo -nada transparente- del proceso electoral, y la crisis económica, quizá ya podemos pensar en una crisis de la hegemonía correísta. Lo cierto es que, desde hace ya varios años, sabemos que Correa no estaba para alternativas, mucho menos para revoluciones. Peor aún, ya con la evidencia de la historia, podemos ver que Correa nunca ha estado para utopías como aquellas que inspiran al Buen Vivir o sumak kawsay. La recuperación del Estado, que impulsó Correa, devino en desmedro del fortalecimiento de la sociedad. Así el Estado fortalecido ha servido para imponer autoridad, disciplina, orden y hasta para modernizar la explotación capitalista al ser humano y a la Naturaleza. Y, lo más perverso, todo en nombre de la Patria, del “progreso” y del propio Buen Vivir. En síntesis, Correa enterró pronto las propuestas de cambio iniciales, y se transformó en el caudillo del siglo XXI. Así, al no haber generado una acción política radical, que cambie las estructuras sociales y económicas, Correa se ahogó en los discursos. De ese modo, luego de unos cuantos intentos postneoliberales, volvió al neoliberalismo. Lo logró usando un Estado modernizado y fortalecido, que le permitió alcanzar “logros” inalcanzables para los gobiernos neoliberales anteriores; como, p.ej., la mencionada megaminería, que aparte de la destrucción ambiental y humana que provoca, ni siquiera en términos económicos generaría al país grandes ingresos. Yendo incluso más lejos, ante una potencial victoria de Lasso en segunda vuelta, desde ya podemos decir que el principal promotor de semejante victoria será el propio correísmo. Fueron las prácticas y fallas correístas las que políticamente hundieron a
cualquier opción real de izquierda. El correísmo creó una imagen falsa de la izquierda que, tarde o temprano, se va a pagar muy caro. El saldo, entonces, no permite confusiones. No están en juego dos formas de entender el Estado y, menos aún, la posibilidad de plantear alternativas profundas. Las dos son opciones de derecha, con diferencias confundidas en los matices. Recordemos que el correísmo se concentró en modernizar el capitalismo, dando al Estado toda una institucionalidad autoritaria. Lasso tendría el mismo objetivo modernizador, con mayor presencia empresarial, pero sin desmontar totalmente el Estado (especialmente para efectos de control y represión): la derecha parece que ya aprendió la lección, luego del anterior fracaso neoliberal. Esto es aún más complejo si la vieja derecha, que tiene una larga experiencia en esta materia, replica el “éxito” correísta al mantener la actual institucionalidad autoritaria y antidemocrática. Moreno, por su forma de ser, sería un presidente menos prepotente y autoritario, a diferencia de Correa. Viviríamos una suerte de correísmo sin Correa, aunque eso sí, con Glas en el gobierno y Correa en el poder. Y Lasso sintetizaría una suerte de correísmo 2.0, es decir, un correísmo sin Correa ni Glas, en donde el Estado pierda algo de presencia (no toda) pero que, en esencia, terminará haciendo lo mismo que el gobierno de Correa: modernizar nuestro capitalismo dependiente e impulsar una restauración conservadora. En ambos casos seguiremos con el correísmo al fin y al cabo. Y, desde múltiples trincheras y desde las calles, las fuerzas populares seguirán en la lucha.-

Las Precausas en la Argentina o Philip K. Dick como jurista criollo!

“La ex-SIDE utilizó un instrumento pseudo-legal para poner en marcha el primer espionaje. Las pre-causas le permiten a la AFI lo que se denomina “salir de pesca”, investigar para ver si aparece, si pescan, algún delito. Lo que corresponde es lo contrario: fundamentar la posible existencia de un delito a partir de alguna evidencia y generar una investigación.

Según pudo averiguar este diario, la AFI –o sea el gobierno de Mauricio Macri– armó una precausa con el argumento de que Parrilli se podría haber llevado información de inteligencia de La Casa, como le dicen a la ex SIDE.

Las precausas están al borde de la ilegalidad, incluso de la inconstitucionalidad. Son un instrumento utilizado para casos gravísimos y de urgencia: defensa de la seguridad nacional, terrorismo, mega-movimientos de drogas que suponen un riesgo para el país. Se pueden prolongar por 60 días con una extensión de 60 días más. Al finalizar este período se debe tomar una decisión: o se abre una causa o se destruye todo el material.

La omisión de destrucción de los elementos de una precausa es una violación de la ley de inteligencia y tiene pena de cárcel. Y deben destruirse todos los materiales, incluyendo las escuchas, la transcripción de las escuchas y todos los informes del expediente. Es que no se trata de pruebas judiciales sino de material de inteligencia. La destrucción abarca incluso la grabación en el server central de la AFI, la llamada sala-cofre, en el edificio de Avenida de los Incas.”

Página 12


Sobre el Precrimen:

“Precrimen o pre-crimen es un término introducido por el escritor de ciencia ficción Philip K. Dick. Es usado cada vez más en literatura académica para describir y criticar la tendencia de los sistemas de justicia criminal a focalizarse en crímenes aún no cometidos. Algunos ejemplos prácticos pueden encontrarse en la ley criminal europea”

“Orígenes del concepto

En la historia de ciencia ficción de Philip K. Dick escrita en 1956 y llamada “El Informe de la Minoría”, “Precrimen” es el nombre de una agencia de justicia criminal cuya tarea es identificar y eliminar personas que cometerán crímenes en el futuro. El funcionamiento de la agencia está basado en la existencia de “mutantes precognicientes”, un trío de seres cuasi-vegetativos cuyas declaraciones incoherentes son analizadas por una computadora de tarjetas perforadas. El jefe de esta agencia comenta este procedimiento: “En nuestra sociedad no tenemos mayores crímenes, pero sí tenemos un campo de detención lleno de criminales en potencia”. Y advierte sobre la desventaja de la metodología del precrimen: “Estamos encarcelando a individuos que no han violado la ley.”

El concepto fue luego popularizado por la película de Steven Spielberg, Minority Report, una adaptación de esta historia.”

Wikipedia

En la wikipedia no lo citan pero en el Código Penal cubano existe la figura Medidas de Seguridad Predelictivas:

SECCION SEGUNDA
De las Medidas de Seguridad Predelictivas
ARTICULO 82.- Al declarado en estado peligroso en el correspondiente proceso, se le
puede imponer la medida de seguridad predelictiva más adecuada entre las siguientes:
a) terapéuticas;
b) reeducativas;
c) de vigilancia por los órganos de prevención del delito
ARTICULO 83.- 1. Las medidas terapéuticas son:
a) internamiento en establecimiento asistencial, siquiátrica o de desintoxicación;
b) asignación a centro de enseñanza especializada, con o sin internamiento;
c) tratamiento médico externo.

2. Las medidas terapéuticas se aplican a los enajenados mentales y a los sujetos de
mentalidad retardada en estado peligroso, a los dipsómanos y a los narcómanos.
3. La ejecución de estas medidas se extiende hasta que desaparezca en el sujeto el
estado peligroso.
ARTICULO 84.- 1. Las medidas reeducativas son:
a) internamiento en un establecimiento especializado de trabajo o en una escuela taller;
b) entrega a u colectivo de trabajo, para el control y la orientación de la conducta del
sujeto en estado peligroso.
2. Las medidas reeducativas se aplican a los proxenetas, a las prostitutas, a los que
exploten o ejerzan vicios socialmente reprobables, a los vagos habituales y a los
individuales antisociales.
3. El término de estas medidas es de un año como mínimo y de cuatro como máximo.
ARTICULO 85.- 1. La vigilancia por los órganos de prevención del delito consiste en la
orientación y el control de la conducta del sujeto en estado peligroso por funcionarios de
dichos órganos.
2. Esta medida es aplicable a los dipsómanos, a los narcómanos, a los proxenetas, a las
prostitutas, a los que exploten o ejerzan vicios socialmente reprobables, a los vagos
habituales y a los individuos antisociales.
3. El término de esta medida es de un año como mínimo y de cuatro años como
máximo.
ARTICULO 86.- El Tribunal puede imponer la medida de seguridad predelictiva de la
clase que corresponda de acuerdo con el índice respectivo, y fijará su extensión dentro
de los límites señalados en cada caso, optando por las de carácter detentivo o no
detentivo, según la gravedad del estado peligroso del sujeto y las posibilidades de su
reeducación.
ARTICULO 87.- El Tribunal, en cualquier momento del curso de la ejecución de la
medida de seguridad predelictiva, puede cambiar la clase o la duración de ésta, o
suspenderla, a instancia del órgano encargado de su ejecución o de oficio. En este
último caso, el Tribunal solicitará informe de dicho órgano ejecutor

Código Penal Cubano es un pdf.


El documental Conducta Impropia sobre el uso de la Medidas de Seguridad Predelictivas


Así que en la Argentina tenemos Precausas el Precrimen viene avanzando…

Cuando algo se hace para vigilar, ¿puede cambiar su objetivo?

martillo

De una entrevista a Martin Hilbert, experto en redes digitales:

” La verdad, es una cosa triste. Pero no es culpa de la tecnología, es la manera en que la usamos hoy día. Toda tecnología es normativamente neutral, tú puedes usar un martillo para colgar un cuadro o para matar a tu vecino. Lo mismo con la tecnología digital: podríamos usarla para unir gente, para mezclar gente de opiniones opuestas, pero no lo estamos haciendo.”

Martin Hilbert, experto en redes digitales


Recordemos quien es Martín Hilbert:

“Martin Hilbert (39), Doctor en Ciencias Sociales y PhD en Comunicación, es alemán, pero vivió largos años en Chile como funcionario de la Cepal. Hoy trabaja en la Universidad de California, es el asesor tecnológico de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y vive a cuarenta minutos de Silicon Valley, donde un futuro inevitable toma forma. “

Sobre eso del futuro inevitable comentaba en otra entrada, ahora sobre lo del martillo y la famosa historia de que la ciencia es normativamente neutral, es imprescindible analizarlo y saber cómo repensar una afirmación así, por ejemplo:

Ahora bien, una pregunta inherente al nexo entre la ciencia y la ética como la
deliberada complicidad y silencio de algunos científicos creadores de teorías para el
exterminio de los hombres, ha tratado de ser soslayada desde el campo del cientificismo, apelando a lo que se conoce como el modelo de la ciencia martillo.
Esta pregunta en efecto, ha sido contestada a veces echando mano de la distinción
entre la ciencia y su uso. Una cosa, se arguye, es la ciencia como expresión del
conocimiento y la racionalidad del hombre, y otra cosa es su uso o mal uso por instituciones, gobiernos y políticas. Los científicos no son responsables del uso que haga de sus teorías fuera de los laboratorios, el poder. Criterio que se desea abonar con este u otro ejemplo semejante: la ciencia es como un martillo que a veces se usa para clavar un clavo y otras veces para aplastar la cabeza de una persona.
Este criterio de demarcación entre la ciencia y su uso, digamos entre la buena ciencia y el mal uso, no es satisfactorio, ni apto para dilucidar el papel de la ciencia en la sociedad y la cultura del hombre según su evolución actual a fines de nuestro siglo, ni menos aún para un examen de la metodología de las teorías científicas.
La distinción entre «sanos» productos científicos y el uso «insano» de estos productos, fuera ya de las manos de los científicos, por los gobiernos, los estados, las
agencias o corporaciones, no es una descripción ni siquiera aproximada de las modalidades que asume la producción científica en esta centuria.

El criterio de demarcación indicado silencia no sólo las peculiaridades del modo de producción de la ciencia y de la tecnología por el Estado militar-industrial, sino un universo, no precisamente secundario, de teorías que son en sí mismas mortíferas, es decir que emplean recursos lógicos-metodológicos combinados para producir la destrucción del hombre y la naturaleza. Son teorías mortíferas en sí, mala in se,

que salen de la labor de científicos y técnicos amalgamados en laboratorios e instituciones.
Teorías que, desde el inicio, se proyectan, planifican, y elaboran sin otro destino, ni más finalidad, que la destrucción del hombre y su entorno ecológico.
Tenemos un ejemplo aislado pero que podría multiplicarse: la producción de la bomba neutrónica.
¿Podemos hablar a su respecto de una teoría, la teoría sobre fisión del átomo, originariamente «neutral» usada luego en forma ominosa por el poder? ¿Se  corresponde esto con la metáfora de una teoría martillo-para-clavar-un-clavo en un primer paso y, en un segundo, martillo-para-romper-el-cráneo-de-una-persona?, ¿estamos en presencia de una sola teoría con buen o mal uso alternativo y dependiente de la política o, por el contrario al producirse la bomba que destruye a los seres y deja intactas las cosas materiales como edificios, instalaciones, etc., se lo hace en base a nuevas teorías científicas que complementan y se agregan a la primitiva?
En el paso de lo neutral (por llamarlo de alguna manera) a la tecnología neutrónica,
aparecen nuevas teorías científicas respecto de la originaria, nuevas observaciones, nuevas experiencias, nuevo instrumental lógico-matemático, nuevos procedimientos y nueva articulación que permiten al producto científico producir la muerte en cualquiera de las formas de su aplicación y no, por ejemplo, la energía eléctrica.
Del mismo modo, entre las teorías de los físicos sobre la energía nuclear y la producción de los distintos modelos de bombas atómicas hay un tramo de tecnología pero también un tramo de teorías científicas complementarias, con cambios en los procedimientos de metodología interna, sin los cuales el producto científico destructivo no sale al mercado de la muerte.
Se trata de teorías en cualquiera de los sentidos que pueda darse a la palabra, teorías científicas con hipótesis, con sistema de axiomas, con aparato semántico, términos
teóricos y observacionales, que no pueden tener otro uso que el de martillo-rotura-de-cráneos.
¿Estarán los científicos, de contrato-a-buen-sueldo, autores de esas teorías (o sus
colegas cientistas naturales que afirman dogmáticamente la neutralidad de la ciencia) en condiciones de únicos epistemológicos válidos para expedirse sobre ellas, o podrán y deberán expedirse también los epistemólogos que no son físicos aunque en su perfil predomine el interés sobre la historia externa de la ciencia?
La respuesta de los partidarios del modelo de ciencia-martillo corre así: el cientista
natural se pondrá en una habitación el guardapolvos de metodólogo para expedirse sobre la bondad de los procedimientos inferenciales y empíricos puestos en juego en la elaboración de las teorías cuyas únicas condiciones de aplicación son la muerte de los hombres y la salvación de los edificios, pero pasará luego a otra habitación donde con nuevo guardapolvos se expedirá como hombre ético acerca de la función, el modo de producción, circulación y consumo del producto.
Esta concepción de las dos habitaciones del científico o del epistemólogo, correlato
de la concepción de la ciencia-martillo de doble uso, no es satisfactoria, y emana de la vieja distinción entre ciencia pura-ciencia aplicada. En esta esquemática y simplista división de la ciencia (no obstante el peso que tiene en la tradición) la ciencia pura sería neutral y desprovista de toda connotación ética, política e ideología, en tanto que a la aplicación de la ciencia le correspondería asumir la condición de buen o mal uso.
La ciencia pura no es, sin embargo, una bonne à tout faire, ciencia lista para todo
servicio.
Como lo han puesto en evidencia Gaston Bachelard, Louis Althusser siguiendo sus
pasos, C. Ulises Moulines y todos los epistemólogos que defienden la non statement view (concepción no enunciativa de las teorías) las teorías incluyen sus condiciones de aplicación en su aparato conceptual. En cuanto a las teorías empíricas, Moulines al referirse al problema de los aspectos semánticos y pragmáticos de las ciencias y a la imposibilidad de separar la tarea de reconstruir teorías particulares de la tarea de aclarar la noción de aplicación, dice: «Pero no creo que esto sea metodológicamente aceptable. Las teorías empíricas están siempre construidas en vista a algunas aplicaciones «externas» concretas, de tal modo que las aplicaciones están incluidas también conceptualmente en la teoría misma. No podemos realmente separar las dos cosas. Algunos autores, que de algún modo se han dado cuenta de que las teorías y sus aplicaciones están entrelazadas conceptualmente, han propuesto la famosa tesis de la “carga teórica” de todas las observaciones empíricas.
Pero parece que han olvidado señalar la otra cara de la moneda, a saber, lo que  podríamos llamar la “carga aplicativa” de todos los constructos teóricos.
Carnap y Hempel ya habían tratado de hacer justicia a este aspecto al introducir las
llamadas “reglas de correspondencia” y los “postulados de significación”. Sin embargo, su construcción de tales correspondencias es forzada y en parte ficticia. No puede decirse que proporcionan una solución verdaderamente satisfactoria, aunque se encontraban en la dirección correcta.


CIENCIA Y ÉTICA. EL MODELO
DE LA CIENCIA MARTILLO, Enrique E. Marí
es un pdf


Así, la neutralidad planteada como virtud por la ciencia clásica deviene intencionalmente falaz ya que desde esta posición puede realizarse cualquier tipo de
aplicación —desde bombas guiadas por láser o armas bacteriológicas hasta saté-
lites de comunicación— sin el riesgo de ser estigmatizado por la sospecha de
alianza con el poder.
De este modo, Klimovsky puede hablar cómodamente de ‘ciencia martillo’: una serie de dispositivos conceptuales que el científico produce por puro amor al saber y cuyo empleo escapa al campo de sus decisiones.
Que la ciencia pura se trata de una construcción mediática se puede ilustrar con un ejemplo que nos muestre el momento de su aparición: las primeras investigaciones en antropología social moderna fueron realizados por funcionarios ingleses que contaban con el apoyo de la administración colonial para mejor conocimiento de los habitantes nativos; lo mismo ocurrió en Estados Unidos donde los estudios de antropología han estado ligados a la política de los gobiernos en la medida en que describen problemas administrativos o asuntos de Estado: “Como ocurre con otras ciencias contemporáneas, sus progresos se realizan a la sombra de intereses cuya naturaleza no coincide siempre con el objetivo cultural de la disciplina”. (Evans-Pritchard 7).
El ejemplo expuesto es susceptible de generalización: probablemente no hay ciencia en el sentido moderno que en sus comienzos no haya sido un conjunto de prácticas o aplicaciones destinadas a obtener algún beneficio. Solo a posteriori los científicos pueden dejar caer en el olvido el origen de la ciencia y  al igual que las familias ilustres que prefieren no mencionar el origen de sus fortunas— construirse discursivamente un desinterés y una nobleza de propósitos que en sus orígenes están muy lejos de tener.
Angelina Uzín Olleros, es un pdf

Algo más:

“–Todavía está bastante difundida la idea de una “ciencia neutral” o “ciencia martillo”, que puede usarse para hacer el bien o el mal. ¿Cómo le parece que se puede discutir con esta idea?

–La mejor forma de discutir con esta idea es mirar la historia, la historia impide usar la ciencia como ciencia martillo. De hecho yo escuché decir que la ciencia hace mejores a las personas, es el viejo ideal de que el conocimiento hace mejores a las personas. Yo querría que fuese cierto, pero no es cierto. El conocimiento, en última instancia, podría hacer más responsable a la persona, en el sentido de que no puede aducir ignorancia en los actos que comete, pero no la hace mejor, toda la historia desmiente esto. Incluso teniendo las mejores intenciones. Yo pongo siempre el ejemplo de los eugenistas, aquellos que promovieron la mejora genética de la especie humana. Esto lo dice François Jacob, un biólogo francés, que asociamos la eugenesia con el nazismo, pero es falso. Provino de sectores que llamaríamos de la izquierda, progresistas, interesados por el bien público, desarrollado en países democráticos, y tenían las mejores intenciones, pero nadie creyó que debían hablar con la población, que los demás actores debían intervenir, sino que el bien se decidía internamente desde el propio saber científico. Ninguna actividad humana es neutral. Confundimos la ciencia con una descripción de fenómenos naturales. La ciencia en sus decires porta imágenes del mundo. La tecnología no es neutra. Yo defiendo la objetividad de la ciencia, pero no es la objetividad de “yo saco una foto del mundo tal cual es”, sino que se trata de enunciados teóricos y diseños instrumentales y técnicos que con el tiempo adquieren una validez que está más allá del sujeto que lo enuncia. Pero de todas formas siempre eso está inmerso en una matriz político-cultural. Yo creo que ésa es una de las peleas más significativas que hay que dar, porque la ciencia-espectáculo es una ciencia que se imagina neutra y objetiva, y la imagina mejorando al mundo, imagina a los científicos como mejores personas. Es un enunciado peligroso para la democracia decir que los científicos son mejores personas por ser científicos, porque esto me llevaría a un gobierno aristocrático: que nos gobiernen los mejores.”

“La ciencia implica una relación con los poderes políticos e industriales”


¿Algo que idealizado para vigilarnos puede ser reconvertido en otra cosa?

Hay más afirmaciones de Martín Hilbert que me llaman la atención:

” el gran cambio es que estamos conociendo a la sociedad como nunca antes y podemos hacer predicciones con un nivel científico. ¡Lo de antes era arte, no era ciencia!”

” Sacaron datos de todos lados. Incluso tuvieron acceso a las Setup-Boxes, lo que sería el DirectTV en Chile, que registra cómo tú ves televisión. Si tienen acceso a eso, ya saben lo que te interesa, y empezaron a llevar comerciales individualizados. Lo más delicado es que no sólo pueden mandarte el mensaje como más te va a gustar, también pueden mostrarte sólo aquello con lo que vas a estar de acuerdo. Si Obama tiene sesenta compromisos de campaña, puede que 58 te parezcan mal, pero al menos con dos vas estar de acuerdo. Digamos que estás a favor del desarrollo verde y a favor del aborto. Bueno, empezaron a mostrarte en Facebook sólo estos dos mensajes.

¿Con avisos publicitarios?
–No, lo hicieron más sofisticado. Como algún amigo vas a tener que hizo un like a la campaña de Obama, ese like les dio acceso a los perfiles de todos sus amigos –esto también va en la licencia que nunca leemos–, entonces podían ver tu historial y clasificarte. Y además tenían acceso a postear desde el timeline de tu amigo, porque esto también está permitido. Él no lo ve, Facebook no se lo muestra, pero tú sí vas a ver muchos artículos así como “Obama el héroe de la energía alternativa”, “Obama el héroe del aborto legal”. No son propagandas de la campaña, son artículos de prensa bien elegidos. Y si tú por medio año ves “Obama héroe” de estas dos cosas que te gustan, al final vas a decir “oye, tan mal no está este Obama”. Bueno, en 2012 le cambiaron la opinión al 78% de la gente que atacaron así. Y Trump lo hizo con 250 millones. Creo que George Orwell se metería un tiro, porque ni él se imaginó algo así. La democracia es completamente inútil con algo así.

En un artículo explicabas que también los call center de Estados Unidos te clasifican mientras hablas, y cuando vuelves a llamar te
derivan a un empleado con una personalidad afín a la tuya.

–Así es. El que habla contigo no lo sabe, ¿no? Una vez conté esto en una conferencia y uno de mis estudiantes, la próxima vez que llamó a un call center, le dijo “¡oye hueón, deja de clasificarme la personalidad!”. El otro no entendía nada, ¡ja, ja, ja! El trabajo lo hacen alrededor de diez mil algoritmos que te escuchan hablar y clasifican tu personalidad en seis diferentes cajas. La última vez que hablé con esta compañía, me dijeron que ya el 30% de las llamadas a los call center de Estados Unidos están intermediadas así. Y ya hay sistemas que les dan inteligencia en tiempo real: el tipo está ahí con un monitor que le dice “ahora es el momento de ofrecerle tal cosa”, “ahora ya no”. Pero eso es reciente, por ahora lo más común es que te dejan clasificado. Y todo esto, al final, ¿a qué nos lleva? A crear burbujas, en todos los niveles.

¿Cómo así?
–Que la gente emocional sólo hable con gente emocional, la gente de acción con la gente de acción, los reactivos con los reactivos. Hablamos mucho de que ahora los demócratas no hablan con republicanos, pero esta fragmentación de la sociedad en subgrupos va mucho más allá de la política. La verdad, es una cosa triste. Pero no es culpa de la tecnología, es la manera en que la usamos hoy día. Toda tecnología es normativamente neutral, tú puedes usar un martillo para colgar un cuadro o para matar a tu vecino. Lo mismo con la tecnología digital: podríamos usarla para unir gente, para mezclar gente de opiniones opuestas, pero no lo estamos haciendo.”

¿Es cierto que las grandes compañías ya toman decisiones sin saber por qué las toman? Sólo porque la IA ve los datos y les dicen “hagan esto”.
–Claro, y está perfecto. Además, las relaciones de causalidad, muy filosóficamente, nunca las podemos conocer. Como decía Popper, sólo podemos descartar causas: tú no puedes saber si realmente X causó Y, sólo puedes comprobar que Z no causa Y. Pero estas correlaciones nos sirven para explicar y predecir. Ahora, si tú cambias el sistema que produjo estos datos, ahí te puedes equivocar muchas veces. Pero ese ya es otro problema.”

“Al final, el juego con la tecnología siempre ha sido ver cuáles tareas se pueden automatizar y cuáles se quedan con nosotros. Los primeros imperios, por ejemplo, su gran innovación fue hacer canales de agua para sus plantaciones. Así ya no necesitaban usar un tercio de su fuerza laboral en ir cada vez al río y traer agua. Imagínate, qué brutal: un tercio de la gente quedó desempleada. ¿Pero qué hicieron con ellos? A la mitad los convirtieron en soldados y empezaron a dominar a otros pueblos. A otros los hicieron arquitectos y constructores y crearon las ciudades y templos más grandes de la humanidad. Otros se hicieron artistas, otros empezaron a escribir… ¡a escribir, hueón, no tenían nada más que hacer! Y es así como las sociedades han avanzado, ahorrando tiempo y automatizando tareas. Si un robot reconoce células de cáncer, te ahorras al médico. En San Francisco hay una farmacia donde no hay ninguna persona trabajando: yo soy un robot, tú me das una receta, yo te mezclo un poco de este polvo, un poco de este otro, lo pongo en una caja y te lo doy. Además el robot sabe exactamente qué interacción hay entre qué medicamentos, más que ningún farmacéutico. Más del 50% de los actuales empleos son digitalizables, incluso escribir noticias rápidas, como sabrás. Y ya no hablamos de reemplazar a los obreros, como en la revolución industrial, sino también los trabajos de la clase más educada: médicos, contadores, ¡abogados, hueón! ”

“No es en ningún caso el fin de la humanidad, es la evolución que sigue su camino. Y la manera en que esto ocurra va a depender de nosotros. Entonces nos conviene entender que tenemos por delante una gran responsabilidad, porque nosotros diseñamos las instituciones que van a definir el futuro de estas convergencias.”

Toda la entrevista a Martin Hilbert, experto en redes digitales:


¿Alguien puede creer que nosotros somos los que diseñamos las instituciones que van a definir el futuro de estas convergencias?

¿Es la evolución que sigue su camino o es el modelo impuesto el que lo sigue?

¿No es tiempo de repensar nuestra relación con la tecnología?

¿A quién beneficia que se piense a la tecnología como un “martillo”?

Toda la reconversión de los trabajadores que fueron expulsados por la tecnología produjo muchísimo dolor, no fue un proceso simple ni rápido, muchos murieron o sufrieron muchísimo, ¿Hilbert no lo sabe?

Él cree que Silicon Valley está enojado con Trump, sin embargo Kalanick, CEO de Uber y Tim Cook de Apple (AAPL, Tech30) fueron algunos de los cerca de doce ejecutivos de tecnología que se reunieron con Trump en Trump Tower el mes pasado

O sea, Silicon Valley está enojado…pero no tanto.

Repensemos eso de ciencia martillo y cuando nos lo diga alguien que viene del ámbito de la tecnología, pongámonos alertas.RF

Más motivos para irse de Facebook y usar un “nic”, un apodo en las redes sociales (plataformas de empresas privadas)

Según esta nota en Telam

“El secretario de Seguridad Interior, John Kelly afirmó que las embajadas estadounidenses podrían exigir las contraseñas de redes sociales a las personas que soliciten visas para efectuar controles más estrictos.”

“”Queremos tener la posibilidad de consultar sus redes sociales con las contraseñas. ¿Qué hacés? ¿Qué decís?”, manifestó el funcionario el martes, durante una audiencia ante la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes.”

“”Si no quieren cooperar, entonces no entran”, continuó, según declaraciones reproducidas por la cadena NBC News.”
“Las redes sociales suelen contener tanto opiniones como detalles sobre el credo o las etnias de las personas, entre otra información, y de hecho, según diversos medios estadounidenses, es esperable que agentes gubernamentales ya revisen los muros de Facebook o Twitter de las personas que quieren ingresar.

Pero exigir las contraseñas de estas redes es ir un paso más allá, porque permitiría ver también cuestiones como los mensajes privados o los contactos de las personas.”
Toda la nota en Telam


Creo que cada vez más es imprescindible que protejamos nuestra privacidad, tratar de no usar Facebook ni de incentivar su uso y que las organizaciones sociales revean su política de comunicación.

No es algo fácil.

Silicon Valley, donde un futuro inevitable toma forma

De una nota de The Clinic:

“Lo conocen en la academia de las TICs por haber creado el primer estudio que estimó cuánta información hay en el mundo, cifras que acá comenta en un castellano aliñado con modismos chilenos, tecnicismos gringos y erres alemanas. Martin Hilbert (39), Doctor en Ciencias Sociales y PhD en Comunicación, es alemán, pero vivió largos años en Chile como funcionario de la Cepal. Hoy trabaja en la Universidad de California, es el asesor tecnológico de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y vive a cuarenta minutos de Silicon Valley, donde un futuro inevitable toma forma.”
The Clinic


  • ¿Por qué es ineivtable ese futuro que toma forma en Silicon Valley?
  • ¿No es posible pensar en otros futuros o en resistir?

Cuando se hacen este tipo de afirmaciones recuerdo la Cartilla del Complejo de Borg no hay un futuro inevitable hay futuros que se construyen y que podemos construir entre todos descartando aquello que no queremos o, por lo menos, resistiendo a eso.


vlcsnap-2016-01-15-00h10m43s403

El Capitan Picard convertido en un Borg!

Fernando Giannoni, de Monsanto a Barrick Gold

Diario La Nación:

A menos de un mes de conocerse un incidente por el derrame de aguas ácidas del túnel del proyecto binacional Pascua Lama, en San Juan, la minera canadiense Barrick Gold informó sobre un nuevo cambio en la cúpula de la compañía. Como director ejecutivo en la Argentina, el máximo representante en el país, asumió Fernando Giannoni, quien ya trabajó para la empresa y que previamente desarrolló su actividad en la multinacional Monsanto.


Alguna vez, cuando Giannoni trabajaba en Monsanto, le dijeron a su hija en el colegio que su papá envenenaba a la gente:
Pueden escucharlo en este audio del programa El Puente:

Si no pueden escucharlo o quieren descargar el archivo de audio: visiten esta página


Vemos que su vocación es esa!

De Monsanto a Barrick Gold, ¿luego algún puesto en el gobierno?, ¿quién sabe?


Sobre Fernando Giannoni:

-¿Cuál fue su mayor logro en la compañía?

-La aprobación de la biotecnología en Paraguay.”

-¿Usa Twitter, Facebook o alguna otra red social?

-Uso dos: Twitter e Instagram.” [Cuenta en Twitter de Fernando Giannoni]

Sin Corbata, La Nación


Recordemos que a Fernando Lugo lo destituyeron justamente por intentar oponerse a las semillas de Monsanto en Paraguay.