Conferencia Magistral Gustavo Esteva 25 de Octubre de 2013

SEMINARIO INTERNACIONAL LAS VENAS ABIERTAS DEL CHIAPAS CONTEMPORÁNEO
(23-25 de Octubre de 2013, San Cristobal de las Casas, Chiapas)
MÁS INFORMACIÓN: http://www.dialogoschiapas.org(23-25 de Octubre de 2013)


Audio de la Conferencia:


Si no la puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: visite esta página


Gustavo Esteva nos sorprende una vez más refiriendo a la muerte o inexistencia de muchos mitos que todavía sobreviven en el anacrónico pensamiento de la izquierda latinoamericana.

Así, refiere al imperialismo yanqui, al patriarcado,al neoliberalismo,al desarrollismo, el estado moderno y también se explaya sobre el modo en que las izquierdas progresistas prolongan en América Latina,un capitalismo agonizante basado en la depredación de los recursos naturales y en la marginalizaciòn y en la asistencialización de los pueblos que ellas gestionan…

Jorge Rulli en: Trinchera Por La Liberación Nacional

El programa secreto del capitalismo totalitario

The Guardian

Por: Georgio Monbiot

Como Charles Koch y otros multimillonarios financiaron, en las sombras, un proyecto político que implica devastar al servicio público y los bienes comunes, para establecer la “libertad total” del 1% más rico

Es el capítulo que faltaba, una clave para entender la política de los últimos cincuenta años. Leer el nuevo libro de Nancy MacLean, Democracy in Chains: the deep history of the radical right’s stealth plan for America [“Democracia Encadenada: la historia profunda del plan oculto de la derecha para EE.UU.] es ver lo que antes permanecia invisible.

El trabajo de la profesora de Historia empezó por accidente. En 2013, ella se deparó con una casa de madera abandonada en el campus de la Universidad George Mason, en Virginia (EUA). El lugar estava repleto con los archivos desorganizados de un hombre que había muerto en aquel año, y cuyo nombre es probablemente poco familiar para ud.: James McGill Buchanan. Ella cuenta que lo primero que le despertó su atención fue una pila de cartas confidenciales sobre millones de dólares transferidos hacía la universidad por el multimillonario Charles Koch1.

Su descubrimiento en aquella casa de horrores rebelan como Buchanan desarrolló, en colaboración com magnates y los institutos fundados por ellos, un programa oculto para suprimir la democracia en favor de los muy ricos. Tal programa está ahora redefiniendo la política, y no sólo en los Estados Unidos.

Buchanan fue fuertemente influenciado por el neoliberalismo de Friedrich Hayek y Ludwig von Mises y por la supremacía de propietarios de John C Carlhoun. Este último argumentaba, en la primera mitad del siglo XIX, que la libertad consiste en el derecho absoluto de usar la propiedad – incluyendo a los esclavos – según el deseo de cada uno. Cualquier institución que limitara a este derecho era, para él, un agente de opresión, que oprime a hombres propietarios en nombre de las masas descalificadas.

James Buchanan reunió a estas influencias para crear lo que llamó de “teoria de la elección pública. Argumentó que una sociedad no podria ser considerada libre excepto si cada ciudadano tuviese el derecho de vetar sus decisiones. Queria decir que nadie deberia ser tributado contra su voluntad. Pero los ricos, según él, estaban siendo explotados por gente que usa al voto para reivindicar el dinero que otros ganaron, por medio de impuestos involuntarios usados para garantizar el gasto y el bienestar social. Permitir que los trabajadores formasen sindicatos es establecer tributos progresivos eran, siempre según su teoria, formas de “legislación diferencial y discriminatoria” sobre los propietarios del capital.

Cualquier conflicto entre lo que él llamaba de “libertad” (permitirle a los ricos hacer lo que quisieran) y la democracia deberia ser resuelto a favor de la “libertad”. En su libro The Limits of Liberty [“Los límites de la libertad”], señaló que “el despotismo puede ser la única alternativa para la estructura política que tenemos”. El despotismo en defensa de la libertad…

Él prescribía lo que llamó de una “revolución constitucional”: crear restricciones irrevocables para limitar la elección democrática. Patrocinado durante toda su vida por fundaciones riquísimas, multimillonarios y corporaciones, él desarrolló una noción teórica sobre que sería esta revolución constitucional y una estratégia para implementarla.

Describió como los intentos de superar la segregación racial en el sistema escolar del sur de los Estados Unidos podrían ser frustrados con el establecimiento de una red de escuelas privadas, patrocinadas por el Estado. Fue él el primero en proponer la privatización de las universidades y el cobro de mensualidades sin ningún subsídio estatal: su propósito original era aplastar al activismo estudantil. Recomendó la privatización de la Seguridad Social y de muchas otras acciones del Estado. Queria romper los lazos entre los ciudadanos y el gobierno y demolir la confianza en las instituciones públicas. Él quería, en síntesis, salvar al capitalismo de la democracia.

En 1980, pudo colocar este programa en práctica. Fue llamado a Chile, donde ayudó a la dictadura de Pinochet a escribir una nueva Constitución – la que, en parte debido a los dispositivos que Buchanan propuso, se tornó casi imposible de revertir por completo. En medio a las torturas y asesinatos, le aconsejó al gobierno a ampliar sus programas de privatización, austeridad, restricción monetária, desregulamentación y destrucción de los sindicatos: un paquete que ayudó a producir el colapso económico de 1982.

Nada de esto perturbó a la Academia Sueca que, por medio de Assar Lindbeck, un devoto en la Universidad de Estocolomo, le concedió a James Buchanan el Premio Nobel de Economía de 1986. Fue una de las varias decisiones que convirtieron a esta honra en algo dudoso.

Pero su poder realmente se intensificó cuando Charles Koch, hoy el séptimo hombre más rico de los EUA, dicidió que Buchanan tenía la clave para la transformación que deseaba. Para Koch, incluso los ideólogos neoliberales como Milton Friedman y Alan Greenspan eran vendidos, ya que intentaban perfeccionar la eficiencia de los gobiernos, en lugar de destruírlos de una vez. Buchanan era el realmente radical.

Nancy MacLean afirma que Charles Koch invirtió millones de dólares en el trabajo de Buchanan en la Universidad George Mason, cuyos departamentos de Derecho y Economia se parecen mucho más a thinktanks corporativos que instituciones académicas. Le encargó al economista a seleccionar el “cuadro” revolucionario que implementaria su programa (Murray Rothbard, del Cato Institute, fundado por Koch, había sugerido al multimillonario estudiar las técnicas de Lenin y aplicarlas en favor de la causa ultraliberal). Juntos, empezaron a desarrollar un programa para cambiar las reglas.

Los documentos que Nancy Maclean descubrió muestran que Buchanan veía al sigilo como crucial. Él le afirmaba a sus colaboradores que “el sigilo conspirativo es esencial en todos los momentos”. En lugar de revelar su último objetivo, ellos deberían actuar por medio de sucesivas etapas. Por ejemplo, al intentar destruir el sistema de Seguridad Social, afirmarían que estaban salvándolo y argumentarían que se quebraria sin una serie de “reformas” radicales. De a poco, construirían una “contra-inteligencia”, articulada como una “vasta red de poder político” para, al final, constituir un nuevo establishment.

Por medio de la red de thinktanks financiada por Koch y otros multimillonarios; de la transformación del Partido Republicano; de cientos de millones de dólares que destinaron a disputas legislativas y judiciales; de la colonización masiva del gobierno Trump por miembros de su red y de campañas muy efectivas contra todo – desde la Salud pública a las acciones para enfrentar el cambio climático, seria justo decir que la visión del mundo de Buchanan está aflorando en los EUA.

Pero no sólo allá. Leer su libro me reveló mucho de la política británica actual. El ataque a las regulaciones resaltado por el incendio de la Torre Grenfell, la destrucción de los servicios públicos por medio de la “austeridad”, las reglas de restricción presupuestaria, las tasas universitarias y el control de las escuelas: todas estas medidas siguen fielmente al programa de Buchanan.

En un aspecto, él tenía razón: hay un conflicto inherente entre lo que él llamaba de “libertad económica” y la libertad política. Dejar a los multimillonarios con las manos libres significa, para todos los demás, pobreza, inseguridad, contaminación del agua y del aire, colapso de los servicios públicos. Como nadie votará a favor de este programa, sólo puede ser impuesto por medio de la mentira y el control autoritario. La elección es entre el capitalismo sin restricciones y la democracia. No se puede tener a los dos.

El programa de Buchanan equivale a la prescripción del capitalismo totalitario. Y sus discípulos sólo empezaron a implementarlo. Pero al menos, gracias a los descubrimientos de Nancy Maclean, ahora podemos comprender la agenda. Una de las primeras reglas de la política es conocer a tu enemigo. Estamos en ese camino.

En los últimos años, reportajes y videos han empezado a dar algo luz sobre la actividad política de los hermanos Charles y David Koch, y sus vínculos con la ultraderecha en los EUA y en otras parte del mundo. Se puede ver, por ejemplo, a Koch Brothers exposed, documental de Robert Greenwald (https://www.youtube.com/watch?v=2N8y2SVerW8);

o leer  “Por dentro del imperio tóxico de los hermanos Koch”, publicado por la revista Rolling Stones (en inglés) http://www.rollingstone.com/politics/news/inside-the-koch-brothers-toxic-empire-20140924

Visitando el Museo Abierto de Arte Urbano de San Pablo-Brasil

El Museo Abierto de Arte Urbano de San Pablo (MAAU-SP) se constituyó en un conjunto de 66 paneles de grafitis instalados en los pilares que sustentan el trecho elevado de la Línea 1-Azul del Metrô [subte] de San Pablo, localizados en el centro de la Avenida Cruzeiro do Sul entre las estaciones Santana y Portuguesa-Tietê, en el distrito de Santana, Zona Norte de San Pablo. Esta región de la ciudad es considerada como la cuna del grafiti paulistano desde los años 80 y 1990. De acuerdo con sus organizadores es el primer Museo Abierto de Arte Urbano de Brasil y del mundo.

Fue elaborado a partir del encarcelamiento de once grafiteros en el mismo lugar por no poseer la autorización legal del Metrô. Según Binho, uno de los organizadores: “Resolvimos pintar por nuestra cuenta y entonces se pudrió todo. En la comisaría, maduramos la idea, esbozamos un proyecto y se lo presentamos a la Secretaria de Estado de Cultura, al presidente del Metrô y a la directora de SP-Urbanismo”. Luego de la aprobación del proyecto, fue creada una alianza entre el Metrô, la Secretaria de Estado de Cultura, Paço de las Artes y la Galeria Choque Cultural. La Secretaria de Estado de Cultura y el Metrô contribuyeron con pintura y spray y revitalizaron las estructuras, los futuros paneles de 4 metros de altura.

Wikipedia


CAM00673

Uno de los pilares del Metrô donde estarán pintando un panel


CAM00682

Un grafitero pintando uno de los paneles


CAM00681


CAM00634

CAM00638

Otro grafitero pintando en uno de los lados de los pilares del Metrô


CAM00605

Otro de los paneles


Más imágenes del Museo Abierto de Arte Urbano de San Pablo


Si quiere descargar el pdf con las fotos del Museo Abierto de Arte Urbano de San Pablo que hice paseando por ahí